PERFIL

Andrés Calamaro: el regreso de un argentino con formación en Uruguay

El sábado, Andrés Calamaro volverá a Montevideo para presentar su último disco, "Cargar la suerte", en el Antel Arena; antes del show, un perfil sobre el músico

Andrés Calamaro. Foto: Difusión.
Andrés Calamaro. Foto: Difusión.

"El sábado Montevideo... siempre un honor cantar en el Uruguay”, escribió Andrés Calamaro en su cuenta de Twitter @bradpittbull666. Para acompañar el mensaje, incluyó el videoclip de “Biromes y servilletas”, el clásico de Leo Maslíah que versionó para Romaphonic Sessions, un disco íntimo donde el argentino reversionaba canciones propias y ajenas de forma cálida y espontánea con la única compañía de Germán Wiedemer al piano. La relación de Calamaro con Uruguay es bastante estrecha, y el músico se ha referido al tema varias veces. “Me amamantaron en Uruguay a Conaprole”, le dijo el músico a El País a principios de octubre.

“Uruguay me enseñó demasiado”, agregó, vía mail, mientras se tomaba un mate y escuchaba Searching For Simplicity, de Gregg Allman. “Mi mentor es Beto Satragni, de Canelones”. Es que antes de convertirse en una de las promesas del rock argentino al entrar a Los Abuelos de la Nada y componer los clásicos “Mil horas” y “Sin gamulán”, un Calamaro de 17 años debutó como tecladista del disco B.O.V. Candombe, del grupo Raíces, liderado por Satragni, quien supo ser bajista de Spinetta Jade.

Ya pasaron más de 40 años desde la publicación del disco que dio comienzo a una carrera que aportó varios clásicos al cancionero argentino: “Flaca”, “Loco”, “La parte de adelante”, “Cinco minutos”, “Te quiero igual”, “El salmón” y una larga lista de éxitos para llenar varios volúmenes de Greatest Hits. En estos años, Calamaro presentó en Uruguay cada uno de sus proyectos, generando más cercanía con el público local. Para mantener la costumbre, el argentino llegará mañana al Antel Arena para presentar Cargar la suerte, su último disco, que celebrará su primer año en el lugar donde antes estaba ubicado el Cilindro Municipal.

Cargar la suerte, que fue grabado en Los Ángeles con músicos sesionistas de la Costa Oeste, muestra al cancionista en un período de madurez que comenzó con el excelente Bohemio (2013) y que continuó en Romaphonic Sessions (2016). En Cargar la suerte, que está nominado a cuatro Grammy Latino, Calamaro reafirmó su lugar en el podio de los íconos del rock argentino (un lugar que comparte con Charly García, Fito Páez, Indio Solari, Luis Alberto Spinetta y Gustavo Cerati) a base de grandes canciones.

Aunque en el álbum no hay espacio para aquellos éxitos inoxidables sobre los que se construía Alta suciedad -el disco de 1997 que también fue grabado en Estados Unidos-, Calamaro mantiene la tradición de componer canciones que se vuelven joyas para los fanáticos. Incluso, no sorprendería que canciones como “Verdades afiladas” y “Falso LV” le traigan nuevos fanáticos. Volviendo al rock centrado en las guitarras -destaca la guitarra slide y el pedal steel a cargo de Rich Hinman-, el músico encuentra la originalidad en canciones como “Tránsito lento”, “Siete vidas” y “Las rimas”.

Además, Cargar la suerte aprovecha al máximo dos cualidades que consolidaron al músico: una voz que puede pasar desde la delicadeza de un crooner a la crudeza de un rock sucio; y, especialmente, letras llenas de imágenes y frases ideales para dedicarle a una pareja o para estamparlas en camisetas. “El amor en tiempos de ibuprofeno tiene cobertura pero no tiene relleno”, canta en “Las Rimas”. “Cuando ladra la moral, en modal inquisición / Me corresponde cantar a la libertad”, dice la letra de “My mafia”. Pero el ejemplo ideal de la capacidad de visión actual está en “Falso LV”, un rock con buenos arreglos de vientos donde habla sobre la “guillotina” de la moral. Sobre este tema, Calamaro parece tener mucha experiencia: en los últimos años fue atacado numerosas veces por sus polémicas declaraciones en entrevistas y en redes sociales.

En la gira de presentación de Cargar la suerte, el argentino -que en los noventa hizo carrera en España con Los Rodríguez- presenta un repertorio que mezcla las canciones con aquellos clásicos que fue construyendo a lo largo de más de 40 años de música. En la lista hay lugar para varias de Honestidad brutal, el disco doble de 1999 que marcó un punto de quiebre en su carrera. “El detonante fue detonarse para el fin los calendarios de un siglo milenio”, le dijo Calamaro a El País durante su entrevista.

Honestidad brutal resume en 141 minutos lo mejor de la carrera del argentino. Si el oyente acepta el desafío de una escucha concentrada va a encontrarse con varios capítulos confesionales en los que reina la crudeza y hasta la visceralidad. De allí salieron grandes canciones como “Paloma”, “Los aviones” y “La parte de adelante” para confirmarlo. Las tres sonarán en el Antel Arena.

más

El perfil mediático y polémico de Calamaro

Además de la música y la estética —el uso de lentes oscuros, los rulos y los movimientos de torero cada vez que puede—, el personaje de Andrés Calamaro termina de conformarse con su perfil mediático que en varias ocasiones llegó a ponerlo en un lugar de cuestionamiento.

En redes sociales —es muy activo en Facebook y Twitter, y acostumbra a responder a sus seguidores—, Calamaro suele ser criticado por sus líneas de pensamiento. Apoya abiertamente la tauromaquia —se transformó en un objeto de ataque de los animalistas— y el último año se mostró bastante crítico con algunas líneas del movimiento feminista.

“Existen muchachas intentando ‘ser lesbianas’ para evitar contacto con el ‘macho enemigo’… En un contexto privado donde los hombres no participan, entonces enarbolar las banderas del feminismo extremo es más sencillo”, escribió en su blog hace un tiempo. Luego de las críticas, el músico se disculpó con una carta.
Luego, entró a la polémica tras hablar sobre la cuota de paridad en eventos culturales, una ley aprobada recientemente en Argentina. “No me consta que las prostitutas califiquen para este 50/50”, dijo. Nuevamente, el músico tuvo que disculparse por sus dichos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)