ENTREVISTA

Ana Prada, antes del show en la Balzo: "El arte tiene que ir a la vanguardia del cambio"

Una charla con Ana Prada, que mañana toca en el Auditorio, en el ciclo Paysandú en la Balzo

Ana Prada. Foto: Difusión
Ana Prada. Foto: Difusión

Ana Prada dice que ya pasaron 10 años desde que editó el disco Soy pecadora, y parece un montón. Esa fue la mitad de una trilogía que arrancó con Soy sola en 2006, se completó en 2013 con Soy otra, y la definió como una cantautora capaz de abordar la música popular y la raíz folclórica con una sensibilidad pop, y con una poética muy personal. Fue el disco con el que se arriesgó y conquistó un público que, y desde acá se pierde un poco la perspectiva, es grande.

Con esa trilogía, Prada forjó una carrera en Argentina y aunque lleva seis años sin editar un álbum propio, no ha parado de tocar. Hizo un disco a medias con la folclorista Teresa Parodi, con quien ahora retomó la gira, y la lista de tareas de sus últimos años es eterna. “Giré un año entero con Pata Kramer, que metimos más de 60 shows”, recuerda, “e hice muchos shows y ciclos de cosas distintas, con canciones y músicos distintos”.

En el medio, hizo una obra de teatro que fue presentada en Panamá, El Salvador y Argentina, para Unicef, llamada Mi derecho a un sueño y con un elenco integrado por Soledad Villamil, Daniel Hendler, Lola Berthet, Diego De Paula y el artista Miguel Rep. La intención de la obra era “sensibilizar a las autoridades migratorias de diversos países, con diferentes escenas y un hilo conductor que eran mis temas”.

“A todas estas autoridades que venían de etiqueta, les sacabas los celulares, les dabas unos bolsos y las metías en esas jaulas de tejido de pollo en las que meten a los migrantes”, cuenta. “Fue alucinante”.

Y hay más planes, pero antes, está el show que dará mañana en la Sala Balzo del Auditorio del Sodre. Prada se presentará junto con Juan Manuel Barrios en el ciclo Paysandú en la Balzo, que promueve la Intendencia sanducera y tiene como objetivo “fomentar ese intercambio fluido entre la capital y el interior, que parece mentira, pero todavía cuesta”, trayendo a tocar a artistas sanduceros de mayor o menor reconocimiento en Montevideo. Prada destaca el trabajo que está haciendo el gobierno departamental en general para impulsar la música sanducera, “porque en el fondo, cuando uno hace canciones es para compartirlas, para que te escuchen, para decir algo. Y saber que tenés espacios donde mostrarlas hace que te pongas las pilas”.

Prada se reconoce afortunada por el respaldo que ha recibido desde siempre de sus colegas “con mucho más camino y experiencia que yo”, y nombra de Liliana Herrero a Ruben Rada, pasando por sus propios primos, los Drexler, y varios más. “La unión hace la fuerza y lo que uno pueda aportar, suma. Y en esa tarea estamos: en aportar un granito de arena a la canción sanducera”, dice.

Además de estar en eso, la cantautora proyecta su próximo disco solista, y está grabando temas de otros compositores —el espectro es amplio, de Rafaella Carrá a Garo Arakelian— relacionados al género, que piensa editar de cara al próximo ocho de marzo. Porque lo social y lo político parecen indivisibles de la carrera artística de Prada, en pareja con la también cantautora Pata Kramer, coordinadora general de la campaña de Carolina Cosse en las últimas elecciones internas, y con quien tiene un hijo, Hugo.

“Yo soy una convencida de que el arte tiene que ir a la vanguardia del cambio, de una apertura de pensamiento”, dice, “y dentro del arte, la música es una de las manifestaciones más efectivas y potentes”.

“Yo no me callo lo que pienso, y me parece que si uno es auténtico y respetuoso, está buenísimo poder discutir e intercambiar opiniones", sigue. "Bueno, a alguno le gustará más y a otro, menos, pero yo no puedo mentir sobre lo que creo que es lo mejor para el mundo, para que haya oportunidades más parejas. Entonces está bueno poner el arte de uno al servicio de causas que te trascienden”.

DETALLES

Paysandú en Montevideo

"Paysandú en la Balzo" es un ciclo que se viene desarrollando en la sala del Auditorio del Sodre y que, a decir de Ana Prada, es “un desembarco de artistas sanduceros, de los que tenemos más recorrido en la capital y de otros que no se conocen tanto”, y que tiene como intención dinamizar el intercambio cultural entre Montevideo y el resto del país. Ella comparte la función de mañana a las 21.00 con Juan Manuel Barrios; la acompañan Daniel Rosa en acordeón, Roberto Heredia en bajo y Mariana Vázquez en guitarra, y las entradas están en Tickantel a 500 pesos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)