Show

Ampersan, el dúo mexicano que va de la raíz a la electrónica, toca en Montevideo

Kevin García y Zindu Cano hablan de su historia con Uruguay y del proyecto que los motiva

Ampersan. Foto: Darwin Borrelli
Ampersan. Foto: Darwin Borrelli

Zindu Cano dice, mientras transita su tercera visita a Uruguay (la primera fue en 2016), que con Kevin García ya aprendieron que no tienen fuerza para cargar con el tambor y tocar candombe. “Pero la murga nos llama la atención por el arreglo de voces”, comenta, y por eso tienen ganas de pasar más temporadas en Uruguay: para interiorizarse en una de las manifestaciones populares de por acá.

Cano dice eso y yo pienso en la grabación de “Mandato”, canción del último disco de Jorge Drexler, que tiene una reminiscencia murguera en su coro. Y pienso en Ampersan, el dúo que Cano y García componen, trabajando en el estudio mano a mano con el uruguayo.

El vínculo del dúo mexicano de raíz folclórica con Uruguay, tiene que ver con los Drexler, pero más que nada con Daniel Drexler, músico y uno de los organizadores del festival esteño Serenadas, del que participaron varias veces (incluyendo este año). Sin embargo, la historia de García con la música uruguaya viene de más atrás: su primer maestro de guitarra fue un uruguayo, Joselo Cardozo, y le enseñó sobre milonga, sobre Maslíah, Cabrera, Mateo, Darnauchans. Para García, estar acá es, un poco, un sueño.

García y Cano se conocieron hace 16 años en la Universidad de Guadalajara, mientras estudiaban música, y se reencontraron años más tarde en Ciudad de México. Allí nació Ampersan, “con el precepto de no tener limitaciones en cuanto a géneros musicales. Queríamos darle salida a todo lo que nos gustaba”, cuentan a El País. Esa música libre la mostrarán hoy, en la azotea del Centro Cultural de España (Rincón 629), desde las 20.00 y con entrada libre. Como invitados estarán los cantautores locales Florencia Nuñez y Franny Glass, que son parte del colectivo latinoamericano Núcleo Distante, que también integran los Ampersan.

“La música latinoamericana en general, el folclore, ha sido una de las influencias que tiene Ampersan. Son varios acervos de donde el proyecto se nutre, y sí es la pregunta del millón para nosotros: en qué palabras encasillar el proyecto. World music puede ser una, alternativa, otra... Nos gusta pensar en la palabra ‘ecléctico’”, resume García sobre la impronta musical del grupo.

“A nosotros nos gusta jugar, y por eso se nos hace difícil describirnos”, complementa Cano, y asegura que la intención de Ampersan nunca ha sido insertarse en determinado mercado, sino mostrar una propuesta genuina. “Donde nos quieran poner, estamos. Nosotros lo que hacemos es música; cantamos y transmitimos eso”, resume.

Con esa intención, los Ampersan son conscientes de que han elegido el camino largo, el de la independencia y la autogestión, lo que le quita tiempo al trabajo de estudio. Su objetivo, una vez que vuelvan a México, es concentrarse en un tercer disco que a diferencia de Flor de Biznaga y Autorreverse, estará más volcado a la electrónica. “Baquiné”, editada en 2018, es la primera muestra de eso. La letra es del poeta boricua Luis Palés Matos, y el ritmo tribal tiene tintes psicodélicos, programaciones y un bajo grave, y está la voz de Cano, de una expresividad fascinante, en la línea de referencias como Toto La Momposina o Susana Baca.

“Es tan fuerte la raíz en México que no es que uno la busque: le llega a los músicos”, asegura García, quien igual que Cano, encuentra en el arte mexicano de hoy un elemento clave para fortalecerse y atravesar la crisis y la violencia. La canción, lo saben, siempre une.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)