MÚSICA

Un amor, un bar y una década de larga espera

Federico Deutsch & Maverick tocan hoy en La Trastienda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Deutsch fue el gestor de este proyecto. Foto: Fernando Ponzetto

Federico Deutsch dice hoy que "la interna estaba un poco nublada" para cuando el disco Mi amor yo voy al bar solo a verte se editó, o sea en 2007, y entonces lo que vino después, la distancia espontánea, fue lo que tenía que pasar. Nadie reparó en la necesidad de hacer al menos una presentación formal en ese momento, o de darle cierta contención afectiva a ese puñado de canciones que habían hecho entre todos, y así el propio Deutsch y cada uno de los Maverick, la banda con la que grabó, empezaron a hacer caminos separados.

Nadie reparó en esa necesidad de hacer una presentación quizás hasta el año pasado, cuando todos volvieron a coincidir en tiempo y espacio. Deutsch tocaba en el Centro Cultural de España y Pedro Dalton, que acompañaba como público, le habló de la emoción que le había dado ese reencuentro, emoción que se fue propagando entre los demás.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Al final, el empujón que faltaba lo dio Marcelo Fernández (hermano de Dalton y guitarrista de Buenos Muchachos): "Che, vamos a hacer una Trastienda. Vamos a ensayar con tiempo y arrancamos arriba".

Hoy a las 21.00, Federico Deutsch & Maverick presentarán en La Trastienda el disco Mi amor yo voy al bar solo a verte, por primera vez y a 10 años de su salida. Hay entradas en venta en Red UTS desde 400 pesos, y un desafío interesante que los tiene a todos motivados.

Los Maverick ahora son Dalton, Fernández, José Nozar, Nacho Durán que antes no estaba, y Gustavo "Topo" Antuña (todos de Buenos Muchachos); Tussi Dematteis de La Hermana Menor, Iván Krisman de Iván & Los Terribles en lugar del bajista original, Alejandro Itté; y Adrián "Garza" Biniez.

"Fue como si hubiésemos puesto una pausa, y ahora la levantamos y sigue la misma emoción. Eso fue lo que animó todo esto, la amistad que tenemos", dice Deutsch, que entre aquel álbum y ahora estuvo tocando mucho solo con su set electrónico, y también haciendo música para obras de teatro, incluso tocando en vivo como le sucedió en Las mujeres de Shakespeare. "Ahora que volvemos a tocar en banda está buenísimo, es esa cosa de rock de mucha gente interactuando y está siendo lo "nuevo" para mí", comenta el líder de este proyecto que, tal vez, tenga ahora una chance de continuar.

En Mi amor yo voy al bar solo a verte, el concepto rock abraza un grupo de canciones pop e interludios instrumentales o climáticos, un conjunto curioso de piezas en el que la electrónica tiene su peso.

"Es un disco re de todos, y no te lo digo por falsa humildad. Cada uno está siendo él mismo y aportando desde ahí, y todo convive", destaca Deutsch, entusiasmado por lo que se ha ido generando en este reencuentro y sin descartar la posibilidad de tocar alguna vez más. Por lo pronto, alguna canción nueva ya nació y aprovecharán para mostrarla esta noche en La Trastienda, con este viaje en el tiempo hacia algún día de hace 10 años.

—¿Y hoy cómo te vinculás vos con Mi amor yo voy al bar solo a verte?

—Me encanta. Viste que a veces hay un disco que en una época te encantó y a los 10 años ya no. Pero eso no me pasa. Siempre que lo vuelvo a escuchar le tengo ese cariño bárbaro. Si sintiera que los temas ya fueron, capaz la idea esta no daba y nos juntábamos para hacer otros temas. Igual vamos a hacer temas nuevos, que nacieron en este proceso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados