ENTREVISTA

Américo, el cantante chileno que enfrenta el despecho con cumbia y conquista la región

El cantante chileno de clásicos como "Te vas" y "El Embrujo", lanzó "Júrame", el nuevo adelanto de su disco "Cumbias despechadas", y habló con El País 

Américo. Foto: Difusión.
Américo. Foto: Difusión.

Luego de la clásica presentación de cortesía que antecede una entrevista por videollamada de Zoom, Américo responde con el mismo gesto. “Bueno, yo también me presento”, dice con una sonrisa. “Soy un artista chileno y hago cumbias románticas para bailar; es música para sentir, y mucho”, comenta frente a la cámara de su computadora. Está sentado en una de las habitaciones de su casa y detrás de él hay dos teclados y una ventana por la que entra el sol. “Tengo canciones que han viajado un poquito más lejos y que la gente ha recibido con cariño”, dice antes de enumerar los clásicos “Te vas”, “El embrujo”, “Traicionera” y “Que levante la mano”.

Gracias a su repertorio de éxitos románticos que buscan exorcizar el despecho a través del baile, el músico nacido en Arica se fue ganando un lugar destacado en la escena musical de la región. “Es bonito el ejercicio de poner en letras y melodías ciertas cosas que a uno le pasa”, explica. “Una vez que uno se libera, puede compartir sus sentimientos y la gente se conecta para descargar sus emociones”.

Y eso fue justamente lo que le sucedió con “Te vas”, el éxito que lo llevó a trascender fronteras. “Y hoy te vas, te vas, te vas, te vas, / Pero sé que por algo me has de recordar, / Quizás con él me has de comparar, / No creo ser mejor, fui diferente y nada más”, canta en ese clásico que años más tarde reversionaría en 2018 junto a Lucas Sugo en el Teatro Gran Rex. La dupla se repetiría al año siguiente con “Ahora no”, otro éxito que aborda el final de una relación.

Y es sobre esa temática que Américo ideó su siguiente trabajo discográfico, Cumbias despechadas, que se editará próximamente en plataformas digitales. Para acompañar la espera, el músico lanzó “Júrame”, la excusa para esta entrevista con El País. “Tiene una temática muy romántica y de desamor, que es un clásico en mis canciones”, comenta.

Si bien el enfoque es similar al de sus hits, el cambio está en el encare de las canciones. “Júrame” es una cumbia clásica “con una base directa, suave y sencilla para bailar”, define el cantante, donde el acordeón se vuelve protagonista. “Es un sonido retro que le da más dramatismo para poder interpretar bien apasionadamente”, dice.

Para Américo, haber incorporado un acordeón en “Júrame” representa una manera de “volver a lo básico, a lo esencial, para sensibilizar con el sentimiento de reflexionar sobre la vida en tiempos de pandemia”. El uso del instrumento se inspira en su colaboración “20 rosas” con Los Ángeles Azules —el grupo mexicano que, al igual que Los Palmeras, tiene al acordeón como sello musical— y le permitió reinventarse para su próximo disco.

“Yo quiero contar historias para que la gente las haga suyas”, asegura. Y la letra de su nueva canción es una de esas que se canta a todo volumen cuando uno quiere superar una relación que terminó mal. “Júrame, que el tiempo que vivimos ya no volverá, / Que el día de mañana esto se acabará, / Dejando cicatrices y un amargo sueño”, canta el músico.

“Quiero que la gente de Uruguay la baile con sentimiento y que sufran, pero sabroso”, comenta antes de lanzar una carcajada. “Ojalá disfruten de nuestra esencia rítmica”.

Y hablando de esencias, Américo comenta que la etapa de composición en tiempos de pandemia le permitió conectarse con su relación con la música. “Me ha ayudado mentalmente y ha sido superliberador encontrarlo en las canciones”, comenta. “Resulta difícil trabajar desde casa porque los niños te llaman y atiendes, pero siempre que me refugio en la música me siento importante, activo y vivo. Es una forma de liberarme”.

A falta de recitales, Américo se concentró en las canciones de su próximo disco junto a sus músicos. “Me tocó trabajar con amigos que me han acompañado siempre en mis shows y en mis giras. Compartimos mucho y nos hizo muy bien”, comenta. “Fue bonito ponernos de acuerdo en el concepto del desamor y en Cumbias despechadas pudimos juntar un montón de sentimientos que tuvimos en este tiempo”.

El proceso fue exigente, pero está satisfecho con el resultado. “Nos acercamos a estas canciones que duelen, pero que son esas que aunque estamos en nuestro mejor momento volvemos a ellas. Por eso siempre volvemos a canciones como ‘Hasta que me olvides’. Como latinos que somos, tenemos una tendencia a acercarnos a esas canciones que nos acercan al corazón”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error