LO NUEVO EN DISCOS

"América invertida", un vinilo de Little Butterfly que rescata el sonido de los ochenta

Los sellos Little Butterfly y Vampi Soul publicaron "América invertida", un álbum que recopila varias joyas musicales de la década de los ochenta.

Fernando Cabrera y Eduardo Darnauchans forman parte de "América Invertida". Foto: Archivo El País.
Fernando Cabrera y Eduardo Darnauchans forman parte de "América Invertida". Foto: Archivo El País.

Cada vez que se aborda a la música uruguaya que definió los ochenta, se analizan dos corrientes. Primero se habla del canto popular, que hasta 1985 era una de las principales corrientes musicales gracias a festivales, exitosos ciclos en teatros y numerosas ventas de discos.

Las base del movimiento musical radicaba en tres aspectos: un abordaje mayoritariamente acústico, la fusión de varios estilos musicales uruguayos (folclore, candombe y murga) y latinoamericanos, y una serie de letras que, entre líneas, reaccionaban contra una dictadura que empezaba a llegar a su final. Así, el canto popular se consolidó como la banda sonora de un pueblo que anhelaba la libertad.

Luego llegó 1985. El año que cambió el sonido de Uruguay. Cuando vuelve la democracia, el canto popular, empieza a perder fuerza y es el lugar es tomado por un nuevo género: el rock posdictadura. Con Tango que me hiciste mal, el debut de Los Estómagos, como álbum fundacional, nace toda una camada de grupos que toman al rock y a la energía punk para exteriorizar los sentimientos reprimidos de una generación.

Pero esas dos corrientes, a las que ya se le han dedicado libros como Los que iban cantando, detrás de las voces (Guilherme De Alencar Pinto) y En la noche (Mauricio Rodríguez), no son las únicas que definieron a una de las décadas más fructíferas de la música uruguaya. Durante esos 10 años de constantes cambios se formó otro movimiento que tenía un aspecto en común: la experimentación sin prejuicios.

Artistas como Jaime Roos (con el disco Mediocampo como ejemplo ideal de mezcla entre rock y tradición uruguaya), Leo Maslíah, Eduardo Darnauchans, Fernando Cabrera, Eduardo Mateo, Mariana Ingold y Estela Magnone (todos habían comenzado sus carreras solistas unos años antes) se encargaron de grabar discos históricos en los que la fusión era una constante.

Y la recopilación América Invertida, publicada a finales del año pasado por Little Butterfly Records y el sello español Vampi Soul, es un excelente resumen de esa movida musical. Bajo el rótulo de “folk experimental uruguayo de los ochenta”, el vinilo reúne 10 canciones que representan lo bien que podían convivir los sintetizadores con el gen musical uruguayo.

Por ese lado va “Llamada insólita”, de La Escuelita, el grupo que acompañó a Jaime Roos durante finales de los ochenta y principios de los noventa. Liderados por los teclados de Hugo Fattoruso y el pulso candombero de Gustavo Etchenique en batería, el tema está atravesado por un clima hipnótico que parte del sello de Fattoruso y el gran aporte de Popo Romano en bajo.

La cara más experimental de América Invertida se completa con dos rescates del único disco solista de Hugo Jasa: Estados de ánimo (1990). Allí destaca “Kabumba (La fuerza amenazadora de lo grande)”, que, junto a la trompeta de Gastón Contenti tiene nuevamente al sintetizador de Fattoruso como protagonista, y que presenta un sonido que recuerda a los discos You’re Under Arrest (1985) y Tutu (1986), de Miles Davis.

Pero esta recopilación también incluye momentos puramente acústicos. La hermosa “Desencanto”, de Contraviento, se construye sobre los arpegios de la guitarra de Fernando Yáñez, coros femeninos y el diálogo entre la flauta de Ana María Apotheloz y el clarinete de Gisella Hernández. Héctor Bardanca aporta climas relajantes con su palo de lluvia. También destaca “En este momento”, del histórico Travesía, con las delicadas armonías de Estela Magnone, Mariana Ingold y Mayra Hugo.

El sonido inspirado en The Police irrumpe en “De los relojeros”, de Eduardo Darnauchans, que problematiza el concepto del tiempo, mientras Bernardo Aguerre construye una atmósfera tensa con sus arreglos de guitarra (a lo Andy Summers) y teclados. El tema termina de despegar cuando entra el bajo de Andrés Recagno y la batería de Gustavo Etchenique

El rock vuelve a aparecer en la excelente “A ustedes”, donde Fernando Cabrera apunta contra la trascendencia del canto popular. "Insisto: yo apenas canto este canto, / Y es bueno que no exageren, / El alcance que tendrá", canta mientras se acompaña de los coros, cada vez más intensos, de Gustavo "Pacho" Martínez, Daniel Magnone y Roberto Zoppolo.

Sin dudas, uno de los momentos más destacados del disco llega en "Tras tus ojos", que originalmente formó parte del álbum a dúo entre Estela Magnone y Jaime RoosMujer de sal junto a un hombre vuelto carbón (1985). Mientras Magnone se acompaña de su teclado ("Entre el verde de todos los árboles, claro de luna / Tras tus ojos lejanos, desvelos llenos de bruma"), Roos carga el ambiente de arpegios de guitarra y originales sonidos orgánicos: respiraciones cerca de un micrófono, chasquidos, una percusión corporal, gritos primitivos y cantos que imitan a animales. Todo en un crescendo que hace sentir al oyente que se está adentrando en una selva oscura. Un viaje musical de poco más de cinco minutos. 

América Invertida es un álbum imprescindible para cualquier interesado en bucear en la rica y diversa historia de la música uruguaya.

ficha
América Invertida. Foto: Difusión.
Varios artistas
Disco:"América Invertida"
¿Cómo se consigue?Está a la venta en Little Butterfly Records
¿Està bueno?Es una joya para los amantes de la música uruguaya.

Cara A: 
1. "Desencanto" - Contraviento
2. "Tras tus ojos" - Jaime Roos y Estela Magnone
3. "De los relojeros" - Eduardo Darnauchans
4. "Kabumba" - Hugo Jasa
5. "El Chi-Li-Ban-Dan" - Eduardo Mateo

Cara B:
1. "En este momento" - Travesía
2. "Capítulos" - Mariana Ingold
3. "Llamada insólita" - La Escuelita
4. "Y el tiempo pasa" - Hugo Jasa
5. "Bombinhas" - Leo Masliah y Jorge Cumbo
6. "A ustedes"  - Fernando Cabrera

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error