ENTREVISTA

Alex González habla de la vuelta de De La Tierra y del sueño del rock and roll

El baterista del supergrupo de metal De La Tierra y de la banda de pop Maná conversó con El País sobre su presente y sus gustos

La banda De La Tierra. Foto: Martín DarkSoul
La banda De La Tierra; a la derecha, Alex González. Foto: Martín DarkSoul

En Guadalajara, donde Alex González atiende la llamada de El País, la pandemia del coronavirus está bastante más controlada que en otros puntos de México. Eso dice un baterista que, a diferencia de muchos, está acostumbrado a pasar largos períodos sin tocar. Con Maná, la popular banda que integra desde mediados de los ochenta, suele hacer giras largas, de un año y medio o dos, y después se viene una pausa también larga, de esas que se conocen como “año sabático”.

Este año de inactividad forzosa tiene otros componentes particulares, preocupantes. Sin embargo, Alex tiene un motivo para alegrarse y es que De La Tierra, el supergrupo metalero que integra con el guitarrista brasileño Andreas Kisser de Sepultura, el cantante argentino Andrés Giménez de A.N.I.M.A.L y el bajista puertorriqueño Harold Hopkins de Puya, editó música nueva: “Distintos” es el primer tema que lanzan desde 2016.

“Todo el rollo de lo que iba y va a ser el disco nuevo de De La Tierra lo venimos arrastrando desde el año pasado”, cuenta Alex a El País, y “Distintos” era parte de ese proceso que se dilató por distintos asuntos. Para integrar ese disco iba a ser una canción “más heavy”, fiel al estilo de la banda, pero para la versión estrenada ahora decidieron ir al origen acústico, a la primera vez que escucharon la idea de Andreas, en un camarín en algún lugar de México.

“Mucha gente estaba esperando que sacáramos algo superdenso, pesadísimo, y salimos con algo mucho más tranquilo que a la vez sigue siendo muy pesado. Porque tú puedes ser pesado sin tener que usar la distorsión”, asegura el baterista. “Y lo interesante es que sí, nos unimos cuatro amigos con la intención de tocar juntos, pero nosotros cuatro somos personas con mentes musicales muy universales. No estamos encasillados en un solo de tipo de música”.

—La sonoridad que eligieron para “Distintos”, que tira más al folclore, hace énfasis en el concepto De La Tierra de compartir territorio. ¿Encontraron en ese lenguaje de raíz algo en común para explorar?

—Por supuesto, estamos todo el tiempo en esta exploración. Por eso también Latinoamérica es tan rica en cultura, porque tenemos tantas cosas desde lo indígena hasta las nuevas fusiones, y ni se diga de la poesía, la literatura. Es esta fusión de toda esta música que escuchamos, que está en el disco duro de cada quien. Pero lo importante aquí es no limitarse, porque en definitiva lo que queremos es hacer música. Por eso esta unión de juntarnos a tocar siempre fue, precisamente, la de hacer música. Y cualquier cosa que podamos rescatar y meter en la música y tenga sentido, lo vamos a hacer.

"Lo importante aquí es no limitarse, porque en definitiva lo que queremos es hacer música"

Alex GonzálezSobre la banda De La Tierra

—Vos nunca te has encasillado. Has transitado tu camino en una banda de pop como Maná, en la que siempre la pata rockera ha estado en tus manos, y te movés entre eso y el metal de De La Tierra. ¿Es el mismo Alex el de los dos lugares?

—Definitivamente. Maná siempre ha sido una banda de rock pop que hace fusión; ha sido el estilo y seguirá siendo. Pero yo crecí tocando la batería con bandas de rock pesado como Led Zeppelin, Van Halen, y siempre me fui empapando de las tendencias, siempre estoy en esa búsqueda; todo el tiempo estoy escuchando nuevas bandas. Siempre me estoy tratando de enriquecer mi alma, mi corazón y mi mente de mucha música. Es una manera también de abrir más el panorama y no encasillarnos en lo que se debería o no tocar.

—De La Tierra cambió de bajista, pasó de Sr. Flavio de Fabulosos Cadillacs a Harold Hopkins de Puya. ¿En qué se nota más ese cambio?

—Bueno, Sr. Flavio será siempre parte de la historia de De La Tierra, trajo su estilo que quedó. Harold, por otro lado, viene de una forma de tocar que tiene esa vieja escuela de bajo muy estilo metal, muy pesado, pero también tiene ese lado de ritmo, de swing, de melodía de un bajista que viene de una isla encantadora como Puerto Rico. Eso amarra muy bien con la forma con la que yo toco la batería que también tiene que ver con ese lado de raíz cubana y colombiana mía. El arreglo de bajo que hizo para “Distintos” es alucinante, muy melódico y tiene mucho peso.

—Y con Maná tienen el proyecto de lanzar un disco con invitados el año que viene.

—Sí, un disco muy divertido. Ya hicimos dos versiones, “Rayando el sol” con Pablo Alborán y “No ha parado de llover” con Yatra, y van a venir otros amigos. Esta idea salió a raíz de cuando nos dieron el premio a Persona del Año en los Grammy Latinos, y se nos hizo alucinante ver cómo otras personas pueden interpretar canciones de Maná a su modo. Y la buena noticia es que sí vamos a hacer un álbum de estudio; he estado componiendo mucho por mi lado y la idea es que vamos a entrar en estudio a finales de 2021. Y si eso marcha bien, va a haber una gira muy grande de Maná para 2022 y 2023.

—Te esperan años movidos. ¿Seguís disfrutando de la vida de rockero?

—Por supuesto, no lo cambio por nada (se ríe). Yo soñaba desde chiquito con poder andar en una banda o ser parte de un grupo famoso. E independientemente del rock and roll siempre estoy ocupado haciendo cosas, y creo que este año le ha dado la oportunidad a mucha gente de hacer cosas que tenía ganas de hacer, de reflexionar y de valorar muchas cosas que igual no le prestaban atención antes. Esperemos que todo este tiempo de reflexión vaya a ser algo positivo para la humanidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados