ENTREVISTA

Alejandro Sanz: "Si hubiese hecho un disco con el mismo estilo que el anterior, me dirían por qué siempre el mismo estilo"

El famoso músico español contó a El País los entretelones de su polémico nuevo disco

Alejandro Sanz
Alejandro Sanz, un nuevo paso en su gran carrera. Foto: Difusión

Estuvo cuatro años sin lanzar un nuevo disco de estudio, hasta que ahora salió al mercado #El disco, que viene siendo un éxito, y que también desencadenó alguna polémica, por el cambio de estilo que supuso en la carrera de Alejandro Sanz.

Con un total de 10 temas, el flamante material también ha despertado muchos comentarios por el peso artístico de sus colaboradores: Camila Cabello (en “Mi Persona Favorita”), Nicky Jam (“Back In The City”), Residente (“Los Lugares”) y la cantautora catalana Judit Neddermann (“Este Segundo”).

Grabado en los Art House Studios y MOW Studios en Miami, el álbum tiene una ficha técnica de grandes nombres: ha sido producido por Julio Reyes Copello, Alfonso Pérez (músico insustituible en las giras de Sanz desde 1997), y el propio Sanz. Y contó con Trevor Muzzy como ingeniero de mezclas, artista que ha trabajado al servicio de Lady Gaga, JLo, y Jason Derulo. Y el mastering lo realizó Gene Grimaldi, nombre vinculado a las carreras de Sting y Johnny Cash. Y realmente, este nuevo disco, que ya está a la venta en Uruguay, puede producir todo menos indiferencia. En conversación telefónica desde España, Alejandro Sanz habló con El País para contar algunos entretelones de su exitosa carrera.

-La prensa te cuestionó todos los cambios que presenta este nuevo disco, pero si hubiera sido igual al anterior, también te señalarían eso.

-Sí, es así. Si yo hubiese hecho un disco con el mismo estilo que el anterior, me hubieran dicho por qué siempre el mismo estilo. Eso es algo que en música ocurre mucho. Hay muchos artistas que buscan anclarse en un estilo, y continuar con él el resto de su vida artística. Pero yo realmente encuentro muy satisfactorio buscar cosas nuevas siempre. Ese es para mí el reto: intentar siempre sorprenderse a uno mismo primero.

-¿Y en este caso, qué buscaste?

-Hacer un disco muy ecléctico, que se desenvuelve en muchos estilos, pero lo más interesantes es que al final, no importa qué estilo sea, el que lo escucha puede ser capaz de reconocer que la canción fue hecha por mí. Como siempre, le puse toda el alma del mundo, y eso que muchas veces es complicado entrar en el estudio y volver a crear un nuevo concepto de álbum, pero estoy muy satisfecho con el resultado.

Alejandro Sanz
Alejandro Sanz, un músico con tanto pasado como presente. Foto: Difusión

-¿Cuánto pesa la música de América Latina en tu creación?

-Muchísimo. Desde temprano la música latinoamericana tiene mucha influencia en mí. Todo este tiempo que he vivido en Miami he estado muy en contacto con la música caribeña. Y también los grandes desconocidos, ese folklore sudamericano, que quizá no es tan conocido internacionalmente, pero que tiene una riqueza rítmica impresionante.

-¿Y en América Latina también tenés buena parte de tu público?

-Sí, desde mi primer disco. Yo tuve la suerte de vivir una etapa en la que se podía trabajar mucho en Latinoamérica. Las discográficas todavía invertían, entonces yo me tiraba meses y meses, nada más que promocionando los discos. Desde México hasta completamente al sur, podía visitar los países para hacer la promoción. Y creo que todo ese trabajo quedó ahí, y creó una base de fans que todavía hoy están ahí. Más mucha gente que se fue sumando después. 

-Y ese trabajo hoy rinde frutos.

-Sí, en base a hacer el trabajo bien, y de intentar siempre hacer los conciertos lo mejor posible. En aquella época, pasaba que en España había muchos conciertos, sobre todo patrocinados por el ayuntamiento, y se vendían muchos discos. Entonces, muchos artistas no querían salir a trabajar fuera de España. Les costaba salir del país, tomarse un avión, irse a América, a empezar de cero. Muchos no quisieron hacer ese trabajo y hoy en día se lamentan, porque hoy se han perdido tener la posibilidad de tener todos esos mercados abiertos, además de la experiencia maravillosa que es poder conocer diferentes culturas.

-Vos sos un hombre de mundo, ¿te sentís muy madrileño?

-Imagínate, ahora me han hecho hijo adoptivo de Cádiz, que es la ciudad de mi madre y mi padre. Mi padre es de Algeciras, pero mi familia es de la provincia de Cádiz. Me han hecho hijo adoptivo de Sevilla también. O sea que soy madrileño, pero también sevillano, gaditano, y de tantos lugares, porque he vivido tantas experiencias. Además, si vas de conciertos a un país, y no te empapas de ese país, es muy difícil que te conectes con el público. Porque hay algo más allá de lo estrictamente musical: es como cuando dos amigos se caen bien, y se empiezan a gastar bromas, pero también se respetan. Y saben de qué pueden opinar y de qué mejor guardarse la opinión. Todo eso va creando un vínculo con cada país, cada lugar. Yo me siento un poco de cada lugar que he visitado, e incluso de los que no he visitado.

-¿De niño ya eras artista?

-De niño era introvertido, y no sé si eso no tiene algo que ver con ser artista. Y me gustaba un tipo de música determinado: mi hermano me acuerdo que escuchaba un grupo infantil, Parchís, que era un poco como Menudo. Y yo escuchaba Paco de Lucía. O sea que desde muy pequeño escuchaba flamenco. Escuchaba Camarón. A mí Parchís me aburría mucho, y lo digo con todo mi cariño por lo que significa para la infancia de todos. Es decir, ya desde pequeño tenía un gusto musical un poco sofisticado.

-¿Actualmente vivís entre Miami y Madrid?

-Sí, paso mucho tiempo en Miami, pero tengo casa aquí en España también. Tengo este rincón donde estoy ensayando ahora, que aparece en ese documental mío: es un pequeño ranchito que tengo, a dos horas de Madrid. Ese lugar es una cosa increíble, maravillosa, y totalmente apartada, donde me encierro con los músicos, en un plan convento, y ensayamos. Y ahí paso mucho tiempo también.

-En su nuevo disco está “Back In The City”, donde hablás sobre volver al sitio de uno. Supongo que tiene un componente autobiográfico.

-Sí, siempre recuerdo esas temporadas muy largas, de las que te hablaba, en las que pasaba mucho tiempo fuera de mi casa. Todavía vivía en un barrio de Madrid, muy humilde, que es donde me crie, y siempre tenía esa sensación cuando volvía a mi barrio y a mi casa. Entonces, cuando hice “Back In The City”, tenía en la cabeza a Celia Cruz, con su canción “Por si acaso no regreso”. Y tenía ganas de hacer ese cruce con Celia Cruz, que de hecho aparece en el tema. Y un día apareció Nicky Jam por la casa, con un amigo, y la verdad nos caímos muy bien. Y grabó en esa canción sus frases y sus cosas. Y esa canción refleja bien eso que nos pasa a todos los artistas: que hay un momento en que vuelves a tu casa, y se surge un extra de motivación, de energía. Es muy bonito viajar, pero también es muy bello regresar a casa.

-¿Tú como padre qué aprendiste?

-Como padre aprendí que no sé nada absolutamente sobre la paternidad. Es algo que vas aprendiendo con el tiempo. Pero hay una cosa clara: si quieres ser un buen padre, tienes que amar mucho a tus hijos. Y poner siempre a tus hijos por delante de lo que tú quisieras, o de lo que te pide el cuerpo, o la cabeza. Y uno muchas veces quiere disciplinarles de determinada manera a los hijos, y siempre hay que preguntarse si eso va a ser bueno para ellos. Y dejarle crecer con cierta libertad, que siempre pensamos que no era tan buena. Yo siempre he pensado que crecer con libertad es muy bueno.

Alejandro Sanz y Nicky Jam
Junto a Nicky Jam. Foto: Difusión

-¿Cuál sentís que es la clave de una canción tan exitosa como “Corazón partío”?

-Tiene que ver con no abandonarla en ningún momento. Una canción, desde que nace, pasa por muchos procesos. De repente la compones con una guitarra, pero luego lleva arreglos, y entra la batería, y demás instrumentos. Y todo eso va moldeando la canción. Entonces, llega un punto, en que si has soltado la canción en algún momento de todo eso proceso, la canción deja de ser tuya. Y se convierte en otra cosa. Y eso le pasó a “Corazón partío”, incluso yo paré la mezcla de esa canción. Estábamos a punto de mezclar todo el disco, y luego de gastar un dineral en grabar arreglos para esa canción, decidí parar, y volver a grabar todo. Porque había perdido la canción. La canción había perdido el espíritu.

-¿El tango es un género que te resulta próximo?

-No, para nada lejano, en absoluto. Valoro mucho esa pasión que expresa, esa métrica, como Gardel, que entraba y salía del ritmo. Me gusta esa pasión que tienen el tango y el flamenco, y esa cosa histriónica, llevada casi a lo tremendo. El tango y el flamenco son el mismo perro con otro bozal. Parece que tanto en el flamenco como en el tanguero están a gusto en el medio de la tormenta de arena en el desierto. Con una cosa de desaste. Y si no existiera eso, que es como que se cae todo alrededor, casi que no existirían ni el tango ni el flamenco.

Alejandro Sanz
"Back In The City", un tema sobre el placer de volver al lugar de uno
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)