Entrevista

Alejandro Sanz: "El conformismo es el padre de todos los fracasos"

El español estará el 19 de febrero en el Antel Arena pero antes se hizo un tiempo (corto) para charlar con El País

Alejandro Sanz. Foto: Difusión
Alejandro Sanz. Foto: Difusión

Alejandro Sanz es un hombre con paciencia. Está de ronda de prensa telefónica y cuando le toca la de El País, la llamada insiste en cortarse. De cada una de las interrupciones, y ante el temor del cronista, Sanz recuperaba la conversación con el mismo buen ánimo de antes. No siempre pasan esas cosas con estrellas de su repercusión.

El pasado, fue un gran año para el español, una situación que se la ido dando en una carrera internacional que empezó en 1989. Editó #ELDISCO, su mejor album en muchos años que se convirtió, además, en uno de sus más vendidos. Recibió por él, tres Grammy Latino sy fue el “mejor disco de música pop latina” en los Grammy estadounidenses, lo que suele ser más prestigioso y difícil.

#ELDISCO es, ciertamente, un muy buen disco y que demuestra que la experimentación dentro del pop ha sido una marca registrada de su música. La participación de artistas de primer nivel como Camila Cabello, René Pérez (o sea Residente de Calle 13) o el regatonero, Nicky Jam, demuestran la envergadura del proyecto y la comodidad con que la música de Sanz acoge colegas de distintos géneros.

Como para cerrar el proyecto, en diciembre Sanz editó #LAGIRA de #ELDISCO, que documenta una actuación en el Wanda Arena madrileño. Allí presentó un repertorio de canciones nuevas y clásicos que ahora los uruguayos podrán conocer en vivo y en directo: estará el 19 de febrero en el Antel Arena con entradas en venta en Tickantel y aunque hay sectores agotados quedan localidades que van de 2.000 a 4.500 pesos.

En #LAGIRA queda claro que Sanz es un artista con un vivo muy cuidado y una banda que le permite un ecleticismo musical y aportar una potencia de show en vivo internacional.

Este es el resumen de esa charla, interrumpida y siempre simpática aunque breve, que Sanz tuvo con El País.

—#ELDISCO ha sido visto como un trabajo de quiebre en tu carrera, de exploración de nuevos territorios o actualización de su música. Pero muchos de esos sonidos ya han estado en su obra desde siempre. ¿Se ve como un pionero de muchos sonidos de ahora?

—Me encanta que lo digas tú porque si lo dijese yo voy a aparecer como un presumido. Es cierto que yo mezclé en su momento el pop con el flamenco e incluso me atreví a explorar otros estilos como el funk, el soul, todo eso. Para mi nunca fue un problema mezclar los estilos musicales. Incluso es una obligación a la hora de componer. Una obligación y una vía de escape. Me ayuda porque me da más herramientas. Siempre he intentado hacer algo que no sonara a nadie y que fuera mío. Eso es lo que me pedía el cuerpo.

—La gira que está haciendo tiene una puesta en escena impactante. ¿Cómo fue cambiando su vivo a lo largo de tu carrera?

—Este es uno de mis shows más grandes. Con la gira de El alma al aire cometí el error de hacer solo estadios de fútbol e hice un escenario que tenía una cantidad de pasarelas de hierro para mi que me muevo poquísimo, le tengo miedo al entorno y aquello era una cosa inservible totalmente, como una piscina vacía que estaba detrás de mí. Así que lo que hice ahora, es poner cosas que se muevan solas y hagan el trabajo.

—Que se muevan por usted...

(se ríe) Exactamente. Y que den el ambiente para las canciones.

—Ahora que tiene uno como este que vienes a presentar. ¿Cuál es tu disco en vivo favorito?

—Creo que había uno de Led Zeppelin que me parece que era en Japón que era buenísimo. Un disco en vivo tiene que ser lo más fiel posible a lo que pasó en el escenario, dentro de que hay cosas que se mejoran porque siempre hay ruidos y es mejor mejorar. Tiene que ser fidedigno y mostrar lo que ocurrió ahí y sobre todo pasar eso y traer la energía que había en el escenario al salón de la casa del que lo esté escuchando o viendo.

—¿Cuál fue el lugar más raro en la que tocó en vivo?

—(piensa) La Casa Blanca. (Sanz tocó allí en 2013 durante la presidencia de Barack Obama).

—Si uno mira su carrera, aparece como un trabajador incansable desde hace, cuánto, 30 años. ¿Qué papel juegan una ética y una cultura de trabajo en la construcción de una carrera como la suya?

—Absolutamente. El trabajo es la madre de todas las ciencias y la madre de todos los éxitos. El conformismo, eso sí, es el padre de todos los fracasos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)