Crítica

Balbis tiene nuevo disco, sin maquillaje y con la esencia vestida en traje pop

Ya está en plataformas digitales el último disco de un innovador de la murga canción, "Sin maquillaje", el primero desde "Sin remitente" (2013)

El cantautor Alejandro Balbis. Foto: Difusión
El cantautor Alejandro Balbis. Foto: Difusión

Alguna vez dijo que el murguista seguía estando adentro suyo, aunque sin el traje y sin el maquillaje. Que su disco nuevo se llame, justamente, Sin maquillaje, y que en la foto de portada aparezca de impecable saco y corbata, todo en blanco y negro y sin el colorido habitual del carnaval, es entonces una reivindicación de una esencia que, en la nueva producción, queda menos expuesta que en las anteriores. Sin maquillaje, el flamante disco de Alejandro Balbis, o de Balbis a secas, es una ratificación de quién es y una muestra de lo que le interesa hoy, del riesgo que quiere correr. Lo que debería ser cualquier disco.

Editado en 2019 y llegado hace días a plataformas digitales, su tercer álbum solista vio la luz a seis largos años de Sin remitente, un material que había confirmado todos los méritos que había mostrado en el inicial El gran pez. Aunque lo de álbum solista no está, para el caso de Sin maquillaje, muy bien usado: este disco es un mano a mano con Julio Berta, productor y responsable de mucho de lo que pasa.

Berta produjo, grabó y mezcló este material; comparte con Balbis el crédito de toda la música del disco, y además aportó guitarras, percusiones, programaciones, teclados y hasta theremin. El cantautor le agradece así en el librillo interno: “a mi compañero en este proyecto, mi amigo, por estar exactamente dónde y cuándo lo necesitaba, con su leal sinceridad”. Juntos se lanzaron a un nuevo camino y el resultado es sorprendente y más que digno, así que semejante agradecimiento tiene con qué sostenerse.

Sin maquillaje es un disco diferente no solo en el camino de Balbis, sino en el de toda la movida del MPU y la murga canción, de la que él es una de sus principales figuras. Quizás esté ahí, al menos en primera instancia, el mayor mérito.

Más de 10 años después de la aparición de aquel festival que reunió a un montón de cantores del carnaval que estaban haciendo (o estaban empezando a hacer) sus propias composiciones, la consolidación y expansión del movimiento no cumplió con lo que parecían ser las promesas iniciales. El desarrollo de ese lenguaje propio y representativo de una generación y un momento ha sido lento, y no ha logrado soltar las amarras de la tradición, como para dar con una estética sonora más moderna.

En ese sentido el disco de Balbis, posiblemente influido por el paisaje sonoro argentino, que es el que lo cobijó por 20 años, busca dar un paso más allá entendiendo que el alma murguista está, pero que su música también puede ser otra cosa. Por eso, hay baterías y percusiones que sugieren como marcha camión deconstruida, en cámara lenta —aunque también hay cierta similitud en las bases rítmicas, lo que no ayuda a las dinámicas—. Por eso también destacan tanto los violines y las violas a cargo del “bajofondo” Javier Casalla; por eso el “Vals de la ausencia” suena tan citadino. Por eso el theremin juguetón de la buena “Dobla la apuesta”, por eso el cierre con dos temas que son bien de pista, “Ni blanco ni negro” y “Siempre vuelve”.

Su poética continúa por la línea del cronista que recoge imágenes cotidianas y las acomoda en forma de versos, de ese cronista que no necesita mayor pompa para ser contundente con su mensaje. Y el mensaje de este disco es solemne: ni la tristeza ni la amargura, ni la rabia ni la pasión, se salen de las casillas, y todo es presentado de forma elegante y moderada. Balbis es muy bueno en ese oficio y acá da cátedra, en un disco que es un salto medido al vacío y que le aporta algo distinto y logrado, a la música popular local uruguaya.

ficha
El cantautor Alejandro Balbis. Foto: Difusión
Alejandro Balbis
DiscoSin maquillaje
¿Está online?Sí, y en disquerías editado por MMG
¿Está bueno?Sí, buena colaboración con Julio Berta
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados