OBITUARIO

Alberto Cortez, un poeta con alma de cantor

A los 79 años murió en Madrid el cantautor argentino, uno de los artistas más exitosos y respetados de la música.

Alberto Cortez
Cortez, uno de los cantautores argentinos más populares falleció a los 79 años. Foto: Archivo

Es una tarea de las arduas explicarle a un menor de 30 años, quién fue Alberto Cortez y por qué tantos lo recordaron ayer, cuando se supo que había muerto a los 79 años. Para cualquiera que haya sobrevivido a la década de 1970, la respuesta es sencilla: Cortez fue una de las grandes estrellas de la música iberoamericana de aquel tiempo.

Así, fue imposible escapar a algunas de sus canciones que integraban un repertorio de grandes éxitos en el que estaban “Callejero” (la historia de aquel perro que “era callejero por derecho propio”), “A partir de mañana”, “Cuando un amigo se va” (“...queda un espacio vacío”), “En un rincón del alma”, “No soy de aquí” y tantas otras. Sonaban en la radio, se veían sus actuaciones en televisión argentina, se compraban sus discos e incluso actuó unas cuantas veces en Uruguay. Para los cuarentones y cincuentones de hoy, Cortez fue una parte importante de la banda sonora que les aportaron sus padres.

Bautizado José Alberto García Gallo, Cortez nació el 11 de marzo de 1940 en Rancul, en La Pampa. La parte más importante de su carrera, sin embargo, la desarrolló en Europa a donde llegó en 1960 junto al Argentine International Ballet and Show, y donde se instaló, primero en Bélgica (donde editó su primer disco Mr. Sucu Sucu y conoció a su futura esposa la pintora Renée Govaert) y finalmente en España.

Alberto Cortez
Alberto Cortez interpreta "A partir de mañana"

Fue en Bélgica donde se apropió del nombre y del estilo (medio tropical) de un cantante peruano para conseguir su primer trabajo discográfico, según recordó ayer El País español. Después de demandas y peleas judiciales, el argentino se quedó con el nombre.

Mudado a España, en 1967 se presentó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid con una repercusión que lo convirtió en una estrella. Desde allí desarrolló un estilo (muy cercano a artistas como Joan Manuel Serrat o Jacques Brel) con arreglos orquestales para letras humanistas, de poesía sensible y popular, rimas ocurrentes y riqueza de vocabulario.

Se ganó el apelativo de “poeta de las cosas sencillas” y así forjó una carrera de éxito transcontinental. En el camino ganó un Grammy Latino por su trayectoria en 2007 y la Medalla de Oro al Mérito Artístico en España.

Alberto Cortez
Alberto Cortez. El músico argentino había nacido en 1940 en La Pampa. Foto: Archivo

A pesar de que su popularidad había quedado a un círculo fiel aunque grande de sus contemporáneos y que tuvo serios achaques de salud, Cortez, quien murió de una hemorragia gástrica, no paró de trabajar. Sacó discos (En un rincón del alma”, en 2001, Alberto Cortez Sinfónico en 2004) y libros de poemas y de memorias.

“Cuando yo trabajaba en el programa Una de cal y una de arena con Héctor Larrea en Buenos Aires, tuve la oportunidad de acompañarlo en dos temas”, recordó ayer Julio Frade a El País. “Recuerdo que luego estuvimos hablando muchísimo de por qué gustaba la música que él hacía. Muchos de los temas que hacía eran estupendos, entonces se nos fue un gran cantante y una excelente persona”.

Recital de Alberto Cortez en el Teatro Solís. Foto: Archivo
Recital de Alberto Cortez realizado en el Teatro Solís. Foto: Archivo

“Su obra era muy buena”, agregó Frade. “Era un hombre que tenía rasgos de poeta y de buen músico. Hacía muy buenas letras porque elegía bien cada palabra. Además interpretaba muy bien y uno se acordaba para siempre lo que decía”.

Alguna vez Cortez escribió “Pero sé, bien que sé.../que algún día también me moriré./ Si ahora vivo contento con mi suerte/ sabe Dios qué pensaré cuando mi muerte, cuál será en la agonía mi balance, no lo sé, nunca estuve en ese trance./ Pero sé, bien que sé.../ que en mi viaje final escucharé/ el ambiguo tañir de las campanas/ saludando mi adiós,/ y otra mañana / y otra voz, como yo/ con otro acento/, cantará a los cuatro vientos... Qué suerte he tenido de nacer”. El poeta siempre sabe la verdad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)