LO NUEVO EN DISCOS

Alanis Morissette lanzó su primer disco en ocho años y presenta sus letras más honestas

Alanis Morissette publicó "Such Pretty Forks in the Road", su primer disco en ocho años, y presenta 11 canciones que abordan la maternidad, las adicciones y la depresión.

Alanis Morissette. Foto: Difusión.
Alanis Morissette. Foto: Difusión.

El título del primer disco de Alanis Morissette en ocho años, Such Pretty Forks in the Road (“Tan bonitas bifuraciones en el camino”, en español), resume muy bien el espíritu de las 11 canciones. En cada letra uno puede encontrarse con la canadiense en el modo más honesto posible: hay depresión, adicciones y bastante dolor. Pero esas “bifurcaciones” en su camino están abordados desde una belleza casi irónica.

Es que si uno escucha las canciones sin prestarle atención a las dolorosas imágenes que se transmiten en las letras podría pensar que se está enfrentando a un álbum de agradecimiento. Sentada frente a su piano, Morissette canta con un tono dulce mientras se acompaña de arreglos con aires optimistas.

El ejemplo más claro es “Reasons I Drink”. Sobre un ritmo sincopado y un estribillo con ADN pop-rock, la cantante aborda sus problemas con el alcohol. Con una melodía perfectamente tarareable, la cantante comenta que sus problemas están relacionados a una vida cargada de presiones:“Trabajo desde que tengo memoria, desde que tenía un solo dígito”. Más adelante, dice:“Nada puede darme un respiro de esta tortura”.

La mayor parte del Such Pretty Forks in the Road va por ese lado. “Losing the Plot” está dedicada a sus problemas para conciliar el sueño. “Bienvenido de nuevo, insomnio, / Regreso al silencio cuando todos los demás están durmiendo”, canta frente a su piano mientras se acompaña de delicados arreglos de cuerdas que van en un crescendo que termina con el resto del grupo tocando a tocando a todo volumen.

Uno de los grandes momentos del disco es “Diagnosis”, una canción desgarradora que presenta una mirada sincera sobre la depresión posparto. “No he salido de casa en un tiempo / No he sentido un atisbo de tranquilidad / Y no he avanzado mucho. / Desde que volví de la guerra”.

A pesar del dolor, hay otros momentos optimistas como “Ablaze”, una canción construida arpegios de guitarra eléctrica que dan paso a un mensaje dedicado a los hijos de la artista. “Mi misión es mantener la luz en tus ojos”, canta en un tono cálido y protector que se gana un lugar como lo más memorable del disco.

Con Such Pretty Forks in the Road, su primer disco en ocho años, Alanis Morisette se muestra más reflexiva que nunca mientras demuestra que su capacidad para escribir letras llenas de crudeza están vigentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados