CONCIERTO

Aisha Syed, la prodigio del violín que se presenta esta noche junto a la Orquesta juvenil del Sodre

La artista llega al Auditorio Nacional con un programa que incluye Rimski-Korsakov, Tchaikovsky y Wagner.

Aisha Syed se presenta esta noche en el Auditorio junto a la Orquesta Juvenil del Sodre. Foto: Darwin Borrelli
Aisha Syed se presenta esta noche en el Auditorio junto a la Orquesta Juvenil del Sodre. Foto: Darwin Borrelli

Aisha Syed es considerada una de las violinistas más importantes del mundo. Una “virtuosa”, “artista profundamente dotada” y “una de las embajadoras del violín más jóvenes y dotadas” han sido los elogios que ha recibido esta joven de solo 29 años que llega por primera vez a Uruguay para presentarse junto a la Orquesta Juvenil del Sodre en el concierto Romántico que se realizará esta noche, a las 20.00, en el Auditorio Nacional del Sodre. Quedan algunas entradas para este concierto que inaugura la temporada de la Orquesta Juvenil del Sodre. En la dirección estará el afamado director israelí Doron Salomon.

Oriunda de Santiago, República Dominicana, el acercamiento de Syed a la música comienza cuando era pequeña, y con cinco años comienza a estudiar violín en su ciudad natal, Santiago.

A los 10 años había demostrado una capacidad para la música que la llevó a interpretar conciertos como solista. Su debut fue en el Teatro Nacional de República Dominicana junto a la Orquesta Nacional. “Realicé mi debut con el concierto de Max Bruch, que es un concierto bastante complicado para esa edad”, dice Syed a El País. “A esa edad todo fue muy grande para mí”, agrega.

Cuando cumplió 13 años fue admitida en la escuela para niños precoces, la Yehudi Menuhin de Londres, donde permanece siete años entrenándose y “tratando de mejorar”, cuenta. Una vez finalizada esa etapa liceal, entra en el Royal College of Music gracias a una beca completa que le fue otorgada por la realeza británica.

Desde 2013 realiza conciertos en todo el mundo y en los mayores escenarios de la música y dirigida por importantes directores. Aquí un resumen de la charla que tuvo El País con Syed, esta joven prodigio del violín.

Aisha Syed se presenta junto a la Orquesta de la Ciudad de Londres con el Concierto de Tchaikovsky
Aisha Syed junto a la London City Orchestra con el Concierto de Tchaikovsky

—Eres considerada una de las violinistas más emocionantes, ¿qué significa hacer emocionar con el violín?

—Para mí, el instrumento y la música clásica si bien es un modo de entretener, siempre creo que tener un propósito detrás es importante, y para mí, conectar con la audiencia por encima de todo es lo más importante, porque van, pagan un ticket y muchas veces les permite olvidarse de la realidad. Como cristiana que soy, trato de que sea un medio de bendición para los que atienden el concierto y yo disfrutarlo en plenitud.

—Más allá del lugar donde te presentes, imagino que te diviertes con realizas los conciertos.

—Sí, me encanta. Es un lujo y tener una orquesta con 80 o 100 músicos acompañándome es una sensación increíble, la adrenalina que se siente, ya en los ensayos, en los tutes de Tchaikovsky, es impresionante. Y la Orquesta Juvenil del Sodre suena increíble, estoy impresionada por ese nivel de orquesta que logró el maestro Ariel Britos.

—Usted no llega sola, también la acompaña el maestro Doron Salomon.

— Sí, es un lujo contar con Salomon, quien ha dirigido las más importantes orquestas, como la de Israel y la de Italia. Para mí es mucho estar aquí por primera vez, con Salomon, quien estudió en el Royal College of Music como yo, y encima presentarnos en el Auditorio nacional.

Aisha Syed: "la Orquesta Juvenil del Sodre suena increíble, estoy impresionada por ese nivel de orquesta que logró el maestro Ariel Britos".
Aisha Syed: "la Orquesta Juvenil del Sodre suena increíble, estoy impresionada por ese nivel de orquesta que logró el maestro Ariel Britos". Foto: Darwin Borrelli

—Tiene manos delicadas, imagino que ser una violinista destacada le impide moverse como una persona común.

—Sí, tengo que tener cuidado. Por ejemplo no corto cebolla. No corto nada en casa, y hay que tener mucho cuidado, especialmente cuando voy de gira. Ahora que tengo una bebita trato que la zanahoria o las verduras, la corte mi esposo, porque es delicado.

—Su violín se ve antiguo, ¿lo es?

—Sí, es un Antonio Spelitzio, un violín de casi 300 años que me fue provisto por la casa Florian Leonhard Fine Violins de Londres. Ellos me han prestado violines desde cuando me presenté en el Carniege Hall de Nueva York y en un sinnúmero de conciertos en el mundo. Me han prestado Stradivaruis que valen millones de dólares. Son personas que han estado conmigo desde que tengo 18 años, apoyando mi carrera, y es un lujo tocar con un instrumento así.

—¿Qué aporta tener un violín de 300 años, suena mejor?

—Hay muchos luthiers que son muy buenos, pero en mi opinión, mientras más viejos los instrumentos, mejor, por la madera. Además, esos instrumentos tienen que ser tocados constantemente, porque aún los Stradivarius tienden a perder su voz, si no son ejecutados a menudo, porque son instrumentos muy viejos.

—¿Qué otros conciertos tiene planificados para este año?

—Después de aquí parto a Londres para hacer un concierto allí, continúo al Palau de les Arts en Valencia que es un sitio emblemático para tocar el mismo programa con la Orquesta de la Comunidad Valenciana, y regreso a Carnegie Hall. También tengo conciertos en Boston y Chicago. Y en la India, donde el maestro Zubin Mehta, me extendió una invitación para realizar un concierto en el Royal Opera House de la India, un lugar que es impresionante y muy hermoso. Además regreso a Argentina, Chile, me presento por primera vez en Perú, regreso a la Casa de la Música en Quito y estoy superemocionada por todo lo que ha traído este año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)