ENTREVISTA

Agustín Casanova: "Al principio era muy exigente conmigo"

El cantante uruguayo realiza tres conciertos en el Teatro Movie esta semana con entradas casi agotadas

Agustín Casanova. Foto: Marcelo Bonjour
Agustín Casanova lanzará pronto su nueva canción, “2024” que tendrá una estética futurista, dice. Foto: Marcelo Bonjour

Iba a ser un solo concierto, aunque la rapidez con la que se agotaron las entradas para el concierto de Agustín Casanova, hizo que se fueran sumando más fechas. Ahora son tres, del 29 de junio al 1° de julio en el Teatro Movie y las entradas están casi agotadas. “Ojalá que sean cuatro. Para mí, si son 25 está todo bien también”, dice un simpático Agustín Casanova que inicia su gira 2024 en Montevideo.

El año pasado se inició en la actuación con la telenovela Simona, donde terminó siendo el protagonista de esa ficción que protagonizó junto a Ángela Torres, con quien se lo vinculó sentimentalmente, aunque asegura que solo fueron rumores. Actuar le gustó, aunque antes de volver a trabajar en televisión prefiere prepararse mejor “para tener más herramientas”. Lo que más le costó fueron las escenas de llanto ya que “quedaba muerto, seguía llorando después y estaba todo sensible. Mezcla muchas emociones la actuación, es como una especie de terapia”, dice.

Arriba del escenario Casanova tiene otra cintura, gracias a una carrera de varios años. “En un recital hago lo que quiero, y sé que si llega a pasar algo mal en el escenario, voy a saber manejarlo. Si vas a ver uno de mis shows te vas a divertir y la vas a pasar bien. Acepto que pagues una entrada para ver un show internacional que está bien hecho porque todo es muy bueno, y me considero bueno arriba del escenario. En cambio cuando actúo me cuesta decir mirá la novela o andá al teatro. No es por tirarme abajo pero me da una sensación rara. Mi padre dice que no diga esto pero soy sincero. Igual que bailando, no bailo bien. Me muevo, pero si me contratan para bailar digo que no, porque soy un ladrón”.

Dice que antes la pasaba mal porque se exigía mucho para que todo salga bien. “Aprendí a relajarme un poco más, pero al principio era muy exigente conmigo mismo”, dice Casanova.

Agustín Casanova. Foto: Marcelo Bonjour
Agustín Casanova sobre Fer Vázquez, "me parece un tipo tremendamente habilidoso en lo que es la producción musical".  Foto: Marcelo Bonjour

—¿Cuándo empezaste a disfrutar de los shows?

—Cuando empecé a crecer más. Antes si no funcionaba un micrófono o una luz, era muy detallista con que algo no funcionara, y medio que me quedaba todo el show pensando en eso. Y después dije: ya fue, voy a disfrutar el show, porque en el momento que no pueda hacer más shows por algún motivo, me voy a arrepentir de haberme frenado por esa luz que no funcionaba. Maduré un poco en esa parte.

—¿En qué más has madurado?

—De todo. En los cuatro años que han pasado en mi vida, mi cabeza se transformó. Pasé de ser casi un niño, aunque sigo siendo medio un niño, mi forma de pensar cambió mucho, porque vas viviendo tantas cosas que no podés entender que te pasen. Como que haya gente afuera esperándote, y a medida que va pasando el tiempo, vas transformándote.

—¿Todavía te sorprende que te esperen a la salida?

—Sí, creo que eso nunca va a dejar de sorprenderme. O que se pongan a llorar, ya que me vayan a ver, eso es un quilombo. Después dejé de preguntármelo, porque si no me iba a volver loco, si seguía preguntándome ¿por qué me pasa esto a mí? Nunca voy a tener una respuesta. Creo que fue un cambio que se dio, tengo que aceptarlo y manejarlo de la mejor manera posible.

—Son las reglas del juego de la exposición y la fama.

—Ni que hablar. Al principio me afectó mucho porque era un cambio muy brusco, pero aprendí a manejarlo porque me sentía un poco invadido, en general. Gente afuera del hotel, acampando en la puerta de mi casa que siguen haciendo, ir a comer y que te saquen fotos, ¿cómo manejarlo? Porque pasé de estar encerrado en una cerrajería haciendo llaves a llenar el Luna Park y con la gente que me gritaba, y yo preguntándome qué hago acá. O estar en el casamiento de Messi tocando. Los cambios en la vida, en general traen crisis a pesar de ser buenos o malos. Porque el cerebro sale de su zona de confort en la que se mantiene una rutina y de golpe transformaste tu vida, y el cerebro no las puede procesar tan rápido. Por eso, en esos primeros años pensé que me iba a volver loco. Además tu vida es muy distinta a la de los demás. Mis amigos se juntaban a comer un asado, o el 31 de diciembre, y yo estaba sentado solo en la habitación de un hotel, mirando la televisión de donde esté, en el idioma que esté. Es raro.

—Pero volviste a salir de tu zona de confort, y trabajaste en la telenovela, Simona, donde no te fue nada mal, con una nominación al Martin Fierro como revelación.

—Sí, era la revelación y terminé siendo el protagonista. Cualquiera. No lo termino mucho de explicar porque entré como si fuera un hobby y terminó siendo algo que me terminó gustando y lo volvería a hacer. Pero nunca imaginé que fuera a ser algo tan fuerte, que me llamaran de otros lugares para hacer series y películas.

Ángela Torres y Agustín Casanova
Ángela Torres y Agustín Casanova en la telenovala Simona. Foto: Difusión

—Sí te enganchaste con la obra de teatro Aladdín.

—Sí, ese fue el único proyecto que me animé a aceptar. Agarré porque me convencieron, porque al principio había dicho que no, porque son todos muy profesionales. Y a uno le da un poco de miedo que los demás sean muy buenos. Yo no tuve la oportunidad de estudiar comedia musical, y los que participan son consecuencia de un casting de miles de personas, y quedaron 20. De mil que bailaban, actuaban y cantaban muy bien en Argentina, eligieron a 20, y entre ellos estoy yo. Y como son todos unos monstruos, uno se siente como presionado y más chiquito de lo que soy.

—Ya tenés cuatro canciones que han sonado fuerte en la radio, y estás ensayando una nueva, que se llamará “2024”.

—Es el nombre del nuevo tour y de la nueva canción. Viene con un estilo un poco futurista y del espacio exterior. ¿Por qué? Ni idea. Vi una imagen de un astronauta y como soy medio espontáneo y loco dije: hagamos un show que sea todo del espacio, y así es como sale casi todo de lo nuestro.

—¿Por qué "2024"?

—Porque la escribí a una persona que siempre, por mi trabajo no nos podíamos ver. Entonces a forma de broma decíamos que nos íbamos a ver en el 2024. Es raro, porque la canción es para ella. La escribí, se la mostré y no tenía pensado sacarla, pero un día la escucharon los productores y dijeron saquémosla. Les dije que es una balada, y me dio un poco de vergüenza, pero me convencieron de sacarla, y nunca se van a enterar para quién es.

—¿No es para Ángela Torres?

—No, porque a Ángela la veo siempre, así que no sería. Es una persona que nadie sabe.

—Ahora estás hablando con los medios por este concierto, ¿cansan las giras de prensa?

—Me cuesta hacer las giras largas de prensa. Me parecen divertidas las notas, me mata el salir de un lado para entrar a otro, estar sentado esperando, y así seguir todo el día. Una vez me pusieron una gira de prensa que empezaba a las seis de la mañana y terminaba a las ocho de la noche, me mata. Eso fue en Bolivia.

—¿Cuál fue el país al que llegaste y dijiste, llegué acá?

—Marruecos. Ahí no entendía nada, estaba con los camellos al lado y no entendía qué estaba pasando. También en Toledo, un pueblo cerca de Madrid, donde estuve tocando en un castillo para el casamiento de Griezmann.

Agustín Casanova. Foto: Marcelo Bonjour
Agustín Casanova tuvo muchas ofertas para hacer cine y televisión, aunque prefiere centrarse en su carrera como solista Foto: Marcelo Bonjour

—En los últimos meses has lanzado muchas colaboraciones.

—Con Chino, Abraham Mateo, Mau y Ricky, y ahora saco una canción que escribió Abraham Mateo y produjo en Miami. El plan es seguir por ese camino, quiero involucrar más la cumbia, porque su género es urbano y no sé si los puedo sacar de ahí y traerlos a la cumbia. Entonces quiero sacar algunas canciones solo para tirar algunas cumbias y después seguir haciendo colaboraciones.

—A vos te sirven porque te dan visibilidad.

—Creo que el error del por qué la cumbia bajó mucho, obviamente demoró en bajar porque tres o cuatro años demoró en perder la fuerza, es porque no hacíamos cosas entre nosotros. Yo no tenía oportunidad de decidir, pero nosotros grabábamos solo con Rombai, y hay otras bandas de cumbia que pueden crecer. A nosotros más allá que la gente piense que es competencia, nos sirve que la música de otras bandas suene en otros lados. Porque si Rombai suena en Checoslovaquia, nosotros también podemos sonar allá. En el reggaetón fueron más inteligentes e hicieron, hacen, colaboraciones entre ellos. Porque las canciones de reggaetón son entre tres o cuatro que se dan una mano entre ellos. Para mí ese fue el error nuestro, porque yo estaba en la banda.

Fer Vázquez y un final con sabor agridulce

—¿Cómo terminó la relación con Fer Vázquez?

—No creo que haya terminado mal. A nivel comercial, sí porque Marama se disolvió. Igual yo lo veo como una puerta que se abre, en vez del final de un ciclo.

—¿Volverías a trabajar con él?

—Sí, porque me parece un tipo tremendamente habilidoso en lo que es la producción musical.

—Tenía tres bandas que sonaban fuerte al mismo tiempo.

—Rombai, Marama y Dame 5, a todas las hizo sonar. Por eso no voy a ser hipócrita. Si bien sí, a nivel de personalidad puede que no haya cosas que comparta, no quiere decir que el tipo sea malo trabajando, al revés, creo que es uno de los mejores en el país. Por eso digo que si me tocara volver a trabajar, no veo el por qué no. Él quizás no.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)