ENTREVISTA

Agustín Casanova, sobre Got Talent: "Algunos no están de acuerdo con que esté de jurado"

Antes de la final de "Got Talent Uruguay" y de su show del miércoles en el Teatro de Verano, Agustín Casanova habló con El País

Agustín Casanova. Foto: Marcelo Bonjour
Agustín Casanova. Foto: Marcelo Bonjour

Para Agustín Casanova, esta va a ser una de esas semanas que quedan en la memoria. Esta noche llegará al Antel Arena para participar de la final de Got Talent, el programa de talentos que se convirtió en una de las grandes revelaciones de la televisión local del 2020.

Durante unos cuantos lunes, el cantante compartió el rol de jurado junto a Orlando Petinatti, Claudia Fernández y María Noel Riccetto, y terminó de mostrar su cara más simpática mientras evaluaba las actuaciones de cientos de uruguayos que subían al escenario para cumplir su sueño de consolidarse en el programa de talentos más popular. Pero esta noche será diferente. Casanova va a ir al Antel Arena para disfrutar de cada una de las actuaciones, porque será el público quien elija al ganador.

Pero hay más. El miércoles a las 21.00, el cantante llegará al Teatro de Verano para presentar lo que será su primer show con público presencial desde el comienzo de la pandemia. El cantante promete un repertorio lleno de éxitos de Marama —la banda de cumbia pop con la que se hizo conocido— y de su carrera solista.

Las entradas están a la venta a través de RedTickets y están por agotarse. Además, el recital será transmitido por streaming para todo el mundo a través de la plataforma TicketHoy. “Es la primera vez que lo hago”, le dice a El País. “Va a ser rarísimo”, adelanta sobre una transmisión cuya mayor apuesta es el público argentino.

Antes del reencuentro con los escenarios, Casanova habló con El País para hacer un balance de su paso por Got Talent, adelantar algunos detalles de su primer disco y repasar el surgimiento de “Bonita”, la canción que grabó junto a El Reja y De La Planta y en una semana ya acumuló más de dos millones de reproducciones en YouTube.

—Esta noche se celebra la final de Got Talent Uruguay en el Antel Arena. ¿Cómo va a ser la gala y cómo analizás tu evolución en el programa?

—Para la final voy a estar tranquilo porque no voy a tener que votar, así que me voy a relajar porque no le tengo que decir “no” a los participantes. Voy a estar de espectador para darle para adelante a los participantes. Y sobre mi evolución, creo que fue buena. En el formato mundial de Got Talent soy el jurado más joven, entonces hay una responsabilidad extra y está esa presión de que hay gente que no está de acuerdo con que esté de jurado. Yo sentía que estaba preparado, pero quería mostrar que podía hacerlo y por eso estudié mucho. También siento que le aporto frescura a la cosa.

—A lo largo de las presentaciones, ¿te has sentido reflejado en alguno de los concursantes que se exponen por primera vez al público?

—Sí, y eso es lo más difícil del programa. Yo estuve en cuatro programas de talentos y en todos perdí, entonces sé cómo se siente la frustración de que te digan que no. Por eso se me ha vuelto muy difícil en el programa el tener que decirle que no a alguien. Si vos estuviste en ese lugar sabés cómo lo puede vivir esa persona que está superilusionada y luchando por su sueño. Por eso se me ha hecho muy difícil e intento explicarles que este no es el final del camino. Me acuerdo que cuando estuve en el programa Yo me llamo para hacer de Abel Pintos, estaba Roberto Musso de jurado y me dijo:“Agustín, vos cantás bien, pero tenés que ser vos. No tenés que imitar a nadie”. Al final no pasé, pero esas cosas me quedaron, y eso es lo que intento hacer con mis devoluciones. Quiero que la gente se lleve algo más que una frustración o la felicidad de pasar a la final.

—Es que al ver los programas, siento que lo que te define es la empatía con los participantes. Es distinto al “no me gustó” de Petinatti, que ya se sabe que es un personaje, pero que terminar frustrando al que sube al escenario.

—La empatía es una de las cosas que manejo en la vida como prioridad. Yo no sé si soy el tipo más empático del mundo, pero en un programa de talentos siento que la gente se va a tomar de una manera seria lo que vas a decirle. Uno tiene que tener mucho cuidado con lo que dice al participante porque podés dañarlo por mucho tiempo. Peti hace de malo, pero la persona que entra a Got Talent tiene que saber que es un personaje. No es que el show fue una porquería, pero justo vio que se cayó una serpentina y te lo dijo. No es que lo piense realmente.

—Ahora que ya pasó más de un año del comienzo de las audiciones, ¿te sorprendió todo lo que generó Got Talent?

—Yo creo que Uruguay entero se sorprendió con Got Talent. Me acuerdo que cuando yo decía que se venía el formato, todo el mundo me respondía: “Ta, pero en Uruguay no hay talento”. Es como si fuéramos distintos a los demás. Y yo sabía que iba a haber talento, pero ni a palos pensé que iba a ser tanto. Hay gente que anda volando, y si a esa misma persona la ponés en el Got Talent de otro país, decís: “Claro, es de ahí”. A veces hay un cantante de Melo o de Treinta y Tres con un gran talento y no le damos crédito. y eso me parece injusto. Todos son muy buenos, sean de donde sean.

—Además de Got Talent, este miércoles te vas a presentar en el Teatro de Verano. Después de tantos meses sin shows, ¿sentís que la energía va a ser diferente?

—Sin dudas. No sé si me va a generar inseguridad, pero antes me subía al escenario y para mí era un lugar más. Pero ahora estoy nervioso, aunque sé que va a salir bien. Esta es la primera vez que sumamos el streaming, que es otra manera de llegarle al público sin verle la cara. Va a ser rarísimo porque yo voy midiendo el show cuando miro las caras de la gente. Pero lo bueno es que te permite llegar a todo el mundo. Por ejemplo, hay una chica de Bulgaria que me escribió para decirme que está aprendiendo español y que le gustan mis canciones, así que va a sacar entrada.

—¿Cuál fue el lugar más inesperado donde sonó tu música?

—Una vez me escribió una amiga que estaba de viaje por Asia y me dice: “Mirá lo que está sonando en este bar de Bangladesh”, y me mandó un video de “Nena”, de Marama. No lo podría creer (se ríe).

—Ya que mencionaste a Marama, a finales de octubre cambiaron la foto de perfil del grupo en sus redes sociales. ¿Están pensando en algún nuevo proyecto?

—Por ahora no hay nada confirmado y con el grupo está todo bien, pero las puertas no están cerradas.

—La semana pasada publicaste “Bonita”, una canción grabada con El Reja y De La Planta. El video ya tiene más de dos millones de reproducciones en YouTube. ¿Cómo surgió la colaboración?

—Es un tema muy divertido. La propuesta llegó de El Reja y yo le dije que sí. Yo no estaba sacando temas porque estoy preparando mi disco, pero al final le dije que sí. Al principio no me convencía mucho, pero lo escuché dos o tres veces y vi que la melodía estaba buena y se te pegaba. Ahora estoy en el auto escuchándola a todo volumen y sé que queda raro que esté por la calle escuchándome. Por eso la escucho con la ventana cerrada (se ríe). Si me ven cantándola y bailándola, no me juzguen. Puede pasar.

—Dijiste que estabas preparando un disco. ¿Cómo va a ser?

—Todavía estamos viendo cómo lo voy a hacer, pero va a tener baladas y cumbia. Me pasó que cuando terminé con Marama lo primero que hice fue alejarme de la cumbia, pero después la extrañé y la gente también. Además me di cuenta de que me divierto mucho con eso, así que quería hacer un disco así. Va a tener una mezcla con otras cosas, pero va a ir por ese lugar que me hizo empezar mi carrera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados