Entrevista

Adriana Varela: “El tango tiene una actitud de tensión”

Adriana Varela. Foto: Difusión
Adriana Varela. Foto: Difusión

Es una de las grandes voces del tango, lo ha renovado hace décadas y le ha inferido su estilo inconfundible, que valoriza cada palabra. Ahora, la Gata Varela vuelve a Uruguay, junto a Cacho Castaña, con el show La Vida: tango, balada y bailanta. Será este sábado 18 a las 22.00 en Enjoy Punta del Este, y las entradas están en Red UTS, de 18 a 99 dólares.

“Hay mucho público para el tango: lo que pasa es que lamentablemente van a ver a los conocidos nada más. A veces habría que ir un poco al off, a encontrar a los menos conocidos, porque hay muy buenos”, aconseja la artista, aunque nosotros aconsejamos este show, que reúne a dos grandes del dos por cuatro.

—Contame un poquito lo que venís a hacer a Punta del Este.

—En realidad es un show de Cacho (Castaña), en el que yo tengo participación. Lo hemos hecho hace unos años en el Teatro de Verano de Montevideo, y también en el Grand Rex y en otros espacios grandes. Yo soy invitada de Cacho porque tenemos todo un código artístico: los dos cantamos “Garganta con arena”, él me canta “La Gata Varela”. Tenemos ese vínculo: por un lado, él me escribió ese tango, y yo a su vez “Garganta con arena” la he paseado por todo el mundo. Y él está muy agradecido por eso también. Y yo agradecidísima por el tango que me dedicó a mí.

—“Garganta…”, qué exigencia vocal tiene… Justamente para la garganta.

—Ese tango, que Cacho le dedicó al Polaco Goyeneche, al que le dice “Garganta con arena”, es una especie de metáfora de lo que fue el último Polaco; es un maravilloso artista. Es una canción muy hermosa, pero además, las letras de Cacho no son letras políticamente correctas, son humanas, con todo lo que implica el ser humano.

—¿Qué canción te piden más?

—“Afiches” es un tema que me piden mucho, tanto en el exterior como acá. Supongo que es por la forma en que lo canto: yo me siento con el guitarrista al estilo flamenco, y me meto adentro mío y lo canto a mi forma. Es una canción muy bonita, de Homero Espósito y Atilio Stampone, y de hecho Atilio, cuando me ha llevado a trabajar a algún lado, me pidió “Afiches”. Además de la letra y la música magníficas, tiene eso de verdadero. Y dice cosas muy fuertes: "Yo te di un hogar, siempre fui pobre pero te di un hogar".

—A vos los tangos muy cómicos no te gustan, ¿no?

—No, los cómicos no. Me gustan los simpáticos, pero prefiero los dramáticos, que también tienen ironía. Pero sobre todo me gustan los tangos con contenido, que yo me pueda creer la historia. Y que tenga un mensaje copado.

"Me gustan los tangos con contenido, que yo me pueda creer la historia"

Adriana VarelaCantante

—¿Qué época del tango preferís para integrar a tu repertorio?

—Cada vez me gustan los tangos más antiguos. Yo estoy muy metejoneada con Celedonio Flores, aunque por supuesto, Manzi es el número uno. También amo a Homero Espósito. Pero cuando te vas adentrando al mundo de lo que fue el tango, y te vas bien al pasado, encontrás a Celedonio Flores y con los Contursi, que son absolutamente brillantes. Los Contursi le cantan al pobre, no al rico, ¿entendés? Pascual Contursi escribe “Mi noche triste”, un tango sobre pobres. Son tangos guitarreados, y eso le da a la voz un protagonismo especial. Y son tangos de una calidez tremenda, y un drama tremendo. Son tangos entrañables: como “Vieja viola”, que es de ustedes, es uruguayo.

—¿Sos de citar letras del tango en tu vida cotidiana, de tomar de los tangos lecciones de vida?

—No, la verdad que no. La lección de vida es lo que hice yo con mi vida. Que dejé la fonoaudiología, me separé, agarré mis dos niñitos, me quedé sin un mango. Y fui hacia la búsqueda del tango. Pero ya está.

—Vos estudiaste psicoanálisis. ¿Entre el tango y el psicoanálisis hay como un puente?

—Eso mismo me dice mi terapeuta. Los psicoanalistas se copan mucho con los tangos, es algo que viene de hace rato, que no es de ahora. Para ellos es muy jugoso. Y para mí también: habiendo estudiado lingüística y psicoanálisis, son muy jugosas las letras de los tangos. Y toda esa cosa del lunfardo, que es muy tumbero, carcelario. El tango no termina nunca. Y es vanguardia porque es esencial. Porque la vanguardia está en la esencia, no en la apariencia.

—Vos cantaste en París. ¿Qué es lo que hace que los parisinos se enloquezcan tanto con el tango?

—Creo que es la forma de decir. A los parisinos les gusta mucho la forma de frasear del tango, la manera de decir. Y lo comprenden aunque no comprendan el español. Comprenden esa vibración, y esos silencios. A ellos los remite a Charles Aznavour, Jacques Brel.

—Hablando de los franceses, ¿cómo te ubicas ante toda la polémica de la nacionalidad de Gardel?

—Para mí, Gardel es uruguayo. Para mí es uruguayo, pero no me quiero pelear con los argentinos. Pero además, ¿por qué quererlo nacido tan lejos? Si nació en Francia, su nacionalidad es más lejana que si nació en Tacuarembó.

"Para mí, Gardel es uruguayo"

Adriana VarelaCantante

—Mucha gente contrapone el tango y el rock. Supongo que para vos no están tan contrapuestos.

—Para mí no hay géneros, no la encasillo a la música en géneros. Sin embargo, creo que el rock es más relajado, aunque parezca crispado. En cambio, el tango tiene una actitud de tensión. Tensión muscular, corporal, interpretativa. Se necesita eso para interpretar un tango.

—¿Ves compositores de tango actualmente?

—Es complejo. Superar a los clásicos con esa filosofía que tenían, es muy complejo. Escribir un tango al lado de un shopping es bastante perturbador. Ellos tenían un entorno urbano bastante más inspirador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)