Cantautora brasileña presentará en abril su nuevo espectáculo

Adriana Calcanhotto trae "Olhos de onda"

Una a de las voces más respetadas de Brasil, Adriana Calcanhotto, actuará el próximo 15 de abril en el Auditorio Nacional del Sodre para presentar su nuevo espectáculo Olhos de onda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La artista se recuperó de la lesión en su mano derecha. Foto: Archivo El País

Calcanhotto se define a sí misma como una trovadora cuya vocación surgió del sueño de llevar la mejor poesía a las clases más populares a través de la música.

Está embarcada en una gira que incluye España y América Latina con la excusa de presentar el recopilatorio que grabó durante una actuación en febrero de 2014 en Rio de Janeiro. En él mezcla temas nuevos con versiones de otros artistas y varias de sus canciones más conocidas.

"También están los títulos que la gente quiere oír, los obligatorios, los de siempre. Yo no encaro eso como una molestia, al contrario, hago el ejercicio de cantarlas como si fuera la primera vez", reveló Calcanhotto, siempre preocupada por no perder la espontaneidad ni la pasión por tocar.

En esta etapa se presenta sola en el escenario con la única compañía de su guitarra, instrumento que dejó de tocar un tiempo debido a una lesión en la mano derecha.

"Lo que importa es la vuelta y estar reencontrándonos. Como siempre digo, en mi oficio quien comanda son las canciones y no lucho con eso. Por eso nunca tengo la menor pretensión de estar en consonancia con un set list programado y adelanto que ando tocando aquellas canciones a las que extrañaba mucho, algunas de las cuales incluso había hasta olvidado", agregó a través de un comunicado que envió su compañía productora.

Calcanhotto, de 48 años, es considerada la representante de una nueva generación de artistas brasileños que gustan abordar diversos estilos, a pesar de estar influenciada especialmente por la bossa nova, género al que su padre dedicó la vida, pero también por el punk e incluso el rap.

"Mis padres se separaron y yo tenía que lavar los platos. Lo hacía oyendo la radio, con el volumen bien bajo, y ahí escuché letras maravillosas de Caetano Veloso a Martia Bethania recitando a Pessoa, a Fagner cantando Ferreira Gullar. En ese punto hice click y dije que daría mi vida por lograr que la alta poesía sonase en la radio popular", explicó, sobre el momento en que decidió dedicarse a la música.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados