MÚSICA

El último adiós de una banda que no se olvida

Vinilo vuelve para un último concierto, este miércoles en Bluzz Live.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vinilo. Foto: Darwin Borrelli

En algún momento de la historia, cuando la banda empezó a separarse pero sin que se encarara directamente el tema, los integrantes de Vinilo dejaron de hablarse. No hubo peleas ni reproches, sólo una búsqueda de aire fresco, cada uno por un camino que, por diferentes motivos, nunca se desandó.

Pero más allá de esa situación puntual el cantante Mauricio "Coné" Vecino, el bajista Fafa Barboza, el baterista Federico Breccia y el guitarrista Pablo Coniberti siguieron siendo amigos, de esos que se encuentran en un asado cada vez que pueden, sobre todo cuando los tiempos de Coniberti lo permiten: tras el fin de Vinilo, el Bambino se convirtió en el violero de No Te Va Gustar y tiene mucho trabajo.

Fue así, en una reunión del verano pasado, que a Vecino se le ocurrió "tirar la bomba" (así lo recuerda) de volver a tocar los temas de Vinilo, tan presentes en la memoria de sus fanáticos, tan dejados de lado en la interna. Cruzaron miradas, hubo silencios y Coniberti tiró el baldazo de agua fría cuando mostró su agenda: tenía apenas algunos días disponibles en octubre, y la segunda quincena de diciembre.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Pero los Vinilo, que ahora tienen otros proyectos (además del Bambino, Vecino está con Amigos inflables, Barboza con Japón y Breccia con Subte) pero siguen llevando esa bandera en algún lugar, se dejaron llevar por la idea de tocar otra vez. Ese es el título de este reencuentro: Una vez más se llama el recital que darán el miércoles a las 21.00 en Bluzz Live (Daniel Muñoz y Defensa), y para el que quedan las últimas entradas en Tickantel a 230 pesos.

"El toque en sí va a ser bastante austero. No va a haber pantallas ni invitados ni teloneros, es: un, dos, tres y va. Aparte el ensayo que hicimos fue increíble, estuvimos 10 años juntos, pasaron ocho y las cosas te quedan en algún lugar del cerebro", asegura Vecino.

Un ciclo.

"Para mí, personalmente, este toque es como cerrar algo, porque cuando dejamos se cerró sin cerrar, quedó algo trunco", confiesa Vecino, quien después del final de Vinilo en 2009 se alejó de la música, hasta que volver se le hizo algo inevitable y esencial.

Ahora, sorprendido por los ensayos y por la buena respuesta del público, mira para atrás y todo el tiempo dice que le cuesta visualizar la importancia que tuvo Vinilo, una banda clave de la ola Pilsen Rock que le aportó al rock uruguayo una impronta que no estaba presente, y que no aparecería después. Editaron tres muy buenos discos: Vinilo, Hijos de nadie y Aplastando la calma, los tres disponibles en YouTube. Pero admite, eso sí, que quedó un espacio vacío en ese camino que transitaron.

"De las canciones y de la banda quedó esa sensación de que era divertido, que era un momento de felicidad. Porque era una época jodida, y con la bandas hacías tu descargue", repasa Vecino, que después de haber vivido grandes momentos ("íbamos al interior y nos pagaban como si fuéramos los Stones", dice) y otros muy duros, está listo para conectar con todo aquello, una vez más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)