La propia discoteca

Adam Schlesinger, un amigo muy famoso y talentoso que murió por el coronavirus

Con Fountains of Wayne regaló grandes momentos pero además era uno de los grandes compositores de la música estadounidense

Adam Schlesinger
Adam Schlesinger

Adam Schlesinger fue de esos tipos que nos alegraron la vida y ni siquiera supimos bien quién era. De esos que son una parte importante de nuestra formación cultural, sin que nunca nos hicieran notar su presencia.

Para mi, me disculpo por eso, fue exclusivamente una parte importante de una de mis bandas favoritas, Fountains of Wayne. Allí mostró su enciclopédico conocimiento de un pop que combinaba la fiereza controlada de los primeros Beatles con la acidez de los Kinks. Con eso había bastado para buenos discos llenos de grandes canciones.

Pero los obituarios que sigueron a la noticia de la muerte de Schlesinger a causa del Covid-19, avisaron además de un prestigio como compositor que le valió nominaciones a todos los premios importantes de la industria del entretenimiento, que ganó un Emmy y que su nominación al Oscar fue por “That Thing You Do”, aquella pegadiza canción de una película de Tom Hanks. Era verdaderamente un genio.

Por eso, pareció el mejor aunque el más triste momento para volver a Fountains of Wayne. A mi me encanta el Sky Full of Holes, su último album, donde están “Summer Place” o “Action Hero”, himnos melancólicos sobre eso de crecer y agarrar responsabilidades.


Pero está claro que su gran disco es Welcome Interstate Managers, de 2003, en el que dejan clarísima su fórmula sintetizada en su mayor hit, “Stacy’s Mom”, un power pop alegre de esos que se precisan ahora. Todo el disco está lleno de esos momentos de felicidad.

Y sirve para despedir a Schlesinger, ese talentoso viejo amigo del que, por lo visto, sabíamos poco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados