CUARTETO DE NOS

"Acá llega el máximo experimento"

La banda uruguaya tiene nuevo disco, y de eso conversó con El País.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cuarteto de Nos. Foto: Difusión

El viernes, El Cuarteto de Nos lanzó un disco con el que, una vez más, busca reinventarse y aportar novedades a su repertorio. Apocalipsis zombi construye un bestiario a través de personajes ficticios que canalizan sensaciones y pensamientos reales, y lo presenta con una paleta rítmica que cambia el sonido de la banda.

Hay guitarras distorsionadas que contribuyen a generar un clima rockero denso, entreverándose con intenciones netamente pop y sonidos folclóricos del mundo. Y es raro, pero está bueno. Todo este cambio viene de la mano de una intención compositiva de Roberto Musso y del aporte del productor argentino Cachorro López (ha trabajado con Bersuit Vergarabat, Julieta Venegas, Enrique Iglesias, Andrés Calamaro y tantos más), quien vino a ocupar el lugar vacante que dejó Juan Campodónico, que venía con una agenda demasiado cargada. Y viene también de la mano de Sony, nuevo sello discográfico que recibe a la banda para respaldar su conquista continental.

El miércoles pasado, El Cuarteto adelantó Apocalipsis zombi con un showcase para prensa y allegados en Buenos Aires. Horas antes de esa instancia, el cantante y compositor Roberto Musso y el tecladista Santiago Marrero, hablaron con El País de esta nueva etapa.

—¿Qué fue lo primero que nació de este nuevo disco, Apocalipsis zombi?

Roberto Musso: Yo estoy un año y pico componiendo, haciendo entonces un balance de Habla tu espejo y cómo las canciones calzaron en el repertorio, me parecía que ya había llegado a un límite de canción emotiva y el yo interior. Entonces me propuse un camino diferente y empezaron a aparecer canciones. Creo que "La bestia" fue la primera de ese estilo, y me metí en ese camino de personaje ficticio que esconde al personaje real. Y musicalmente quise buscar una parte más rítmica.

—¿Cuál fue la primera reacción de la banda ante esos demos?

Santiago Marrero: Lo primero que me pasó fue sentir que eran canciones que se podían disfrutar si no entendías la letra, como te pasa con las canciones en inglés que tienen encanto y no sabés lo que dice. Y estuvo bueno venir del proceso de Habla tu espejo, un disco muy cargado emocionalmente, y entrar en una cosa que sentíamos que en un punto era más liviana, pero al mismo tiempo no. Se generan personajes para decir cosas fuertes.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—¿Hay una intención de exorcizar demonios personales con estas letras y este bestiario?

R. M.: Cuando me metí con lo del bestiario empecé a investigar el zombi, la parte psicológica y por qué tanta demanda del producto, y entendí. La explicación de que guste tanto el zombi es eso que decís: la exorcización del miedo a que te sigan comiendo la cabeza. A que los medios te sigan masificando, a ser una comunidad de gente separada, a la no comunicación.

—Es, a primera escucha, diferente a lo que venían haciendo.

R. M.: Es un poco el desafío. A nosotros nos pasa que tocamos tanto, y sabemos que siempre hay gente que es la primera vez que nos ve en la vida, entonces siempre tratamos de presentar el mejor show posible. Y cuando me pongo a componer pienso realmente cómo queda la canción en el concepto del show, si es necesaria.

S. M.: Del disco se desprende una cosa conceptual, pero nosotros transferimos ese lenguaje siempre al vivo, entonces está buenísimo lo que hemos sentido ensayando estos temas.

R. M.: Acá llega el máximo experimento, el experimento en su máxima expresión.

—¿Les parece que es un disco que se integra bien con el resto del repertorio?

R. M.: Con Habla tu espejo nos pasó que decíamos: ¿dónde metemos "21 de setiembre"? Y encontramos una buena fórmula que fue hacer ese show de montaña rusa, y vimos que no decaía nunca la energía y la emoción, ese aura que queda flotando entre el público y la banda. Estas canciones se van a meter mucho más fácil.

—Me dio la impresión de que, sin Juan Campodónico, Apocalipsis zombi, es el disco más Campo del Cuarteto hasta ahora.

R. M.: Mirá. Nosotros no conocíamos personalmente a Cachorro López, y cuando vimos que por todo el laburo que tenía Juan no íbamos a poder, supimos que tenía que ser Cachorro, si se interesaba. Y en cuanto supo se recolgó, y nos dijo que se veía colaborando desde otro ángulo, no con el sello Campo (se ríe). El proceso fue muy distinto; fue un laburo concentrado en un mes y medio en su estudio.

S. M.: Pero me parece que la influencia de Campo en el Cuarteto excede a lo consciente, porque está metido en la matriz de la banda. Haber hecho tantos discos con Campo cambió algo en nosotros, para bien.

R. M.: Es que Juan nos decía: "Ustedes ya están para producir un disco solos".

—¿Y no les interesa?

R. M.: Nos gusta tener un ojo experto de afuera que dirija el proyecto y lo organice.

S. M.: Artísticamente y psicológicamente nos ayuda mucho tener un productor.

R. M.: ¿Y vos dónde viste eso que decís de Campo?

—En el abordaje rítmico, sobre todo en canciones como "Hola karma" que fusiona dancehall con música hindú, o en "Calma Vladimir" y cómo se da la mezcla entre el folclore y el rap.

R. M.: Claro, está bien. Pero sabés que eso es algo más compositivo, porque a los demos Cachorro los respetó muchísimo. Capaz ahí está la influencia de Juan, en mi manera de componer. Está buena esa visión.

S. M.: Pero yo me acuerdo de los demos tuyos... Hay que sacar los lados B de cómo armás los demos y cómo fueron evolucionando. Roberto hace unos demos que son los discos que editan muchas bandas.

—"Calma Vladimir" fue la primera canción que me llamó la atención, esta chacarera rapeada con toques electrónicos.

R. M.: Yo tenía ese principio folclórico, el fraseo más hiphopero y la letra sobre ese misterio de qué le pasa a tal, que ya está en las canciones del Cuarteto. Y me pareció interesante que empezara con la tranquilidad que tiene y que terminara como termina. Yo creo que en vivo va a estar interesantísimo.

S. M.: Y nos costó grabarla; fue tomando el efecto de la canción: arrancabas re copado y te ibas volviendo loco. Cuando grabamos el bajo, que es el único que grabé del disco, lo hicimos porque estábamos viendo la estructura de la canción. Y cuando terminé Cachorro me dijo: "Este es el bajo del disco, no paso más por acá".

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—"El innombrable" es una canción oscura.

R. M.: Cuando me tiré a hacer una letra sobre el mufa, yo dudaba si era una cuestión de músicos o futbolistas o si estaba en el imaginario colectivo. Tanteé un poco y basado en innombrables reales y hechos que nos han pasado, salió la canción. Pero me animé a hacerla cuando vi que la podía objetivizar por el lado de la culpa, cuando tenemos la necesidad de echarle la culpa a alguien.

—Estaba leyendo la biografía de La Trampa y ahí se habla de que Alvin Pintos es como un personaje de la suerte.

R. M.: Bueno, Alvin es el antimufa uruguayo. Te juro.

S. M.: Le pasan cosas mágicas que no le pasan a ninguno.

R. M.: Estábamos en México, en un festival, y tocaban Los Tipitos y estaba lloviendo, y los pibes súper nerviosos. Entonces les digo: "Pará que te traigo a Alvin". Viene Alvin, se presenta, mira el cielo y dice: "Cuando toquen ustedes no va a llover". Tocaron 45 minutos después y se abrió el cielo, entonces cuando bajaron le pidieron si se podían sacar una foto con él. Y ahora la tienen puesta en su estudio.

—En Apocalipsis zombi cambia también tu manera de cantar, que es menos aguda.

R. M.: Sí, hay tipo falsetes. Eso, por un lado es para sacarme de mi lugar de confort, y yo estoy tomando clases de canto hace algunos años (se ríe). Muchos de los ejercicios de canto terminaron siendo estribillos de estas canciones, y me pareció interesante explorar ese aspecto, tener un poquito más de versatilidad. El trabajo de la voz me gustó muchísimo en este disco.

S. M.: Me acuerdo que cuando estábamos grabando nos llamó pila la atención eso, Robertos que no habían aparecido.

—Desde que entraste a la banda, Santiago, has ganado un montón de terreno y en este disco, el trabajo de teclados está más potenciado aún.

S. M.: Ha pasado, pero tiene que ver con el proceso de composición. La banda viene haciendo muchos discos de rock y la posibilidad de contar con otros recursos, ha sido un refresh para Roberto en la parte compositiva. También en este disco tuvimos una preproducción con Cachorro, volviendo a agarrar los demos de Roberto y replanteándolos, en la que yo estuve muy presente. Pero me parece que se ha dado sin mayor intencionalidad.

—¿Qué viene ahora para Apocalipsis zombi?

R. M.: Tenemos ganas de hacer presentaciones en el interior. En agosto ya arrancamos por toda Argentina, en septiembre nos vamos para Colombia, Ecuador y México; presentaremos por ahí el disco en Montevideo y después hacemos Chile, Ecuador otra vez, Perú y otra gira por Colombia y México.

—¿Ahí, en el vivo, es cuando la banda se termina de integrar? Porque con un proceso compositivo tan largo y detallista, a veces parece que se vuelve un poco "la banda de Roberto".

R. M.: El proceso compositivo sí, pero cuando entramos al estudio la banda ya se adueña de las canciones y cada uno hace su arreglo. Pero sí, cuando pasamos al show en vivo es que realmente pasa todo. Y ahora estamos re entusiasmados.

Apocalipsis Zombi - Sony, 2017

"Apocalipsis zombi" es el tema que abre el disco del Cuarteto y el que le da nombre. A partir de ahí, estas 10 canciones van armando un universo de bestias ficticias pero reales: personajes del imaginario colectivo como el yeta o el invisible, más otros demonios internos como la bestia que cada uno carga o los miedos con los que tiene que convivir. Las letras mantienen la impronta del Cuarteto de los últimos años pero el sonido busca nuevos caminos —incluso desde lo vocal, dejando de lado el rap y haciéndole más lugar a los coros—, basándose más que nada en lo rítmico. Es un buen disco y destacan canciones como "El innombrable", "Calma Vladimir" o "Nombres", que es de esas joyitas de Roberto Musso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)