MÚSICA

Abrazar el jazz para sentirse libre

El argentino Mariano Otero viene con su música a Uruguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Soy medio fan de Uruguay", asegura el argentino. Foto: Nora Lezano

Es bajista pero a veces no siente que eso lo defina. La crítica lo elogia como uno de los mejores exponentes del jazz contemporáneo argentino, pero él asegura que sólo tiene suerte de que lo quieran. Y sorprendió, después de años dedicado a la música instrumental, con un último disco de canciones (Umbral de mí) pero afirma que no buscó ponerse en el lugar de cantante.

"No me lo creo tanto", comenta entre risas Mariano Otero, mientras graba dos discos en simultáeno: otro de canciones y uno con la orquesta con la que viene trabajando de 2006, y que va cambiando de forma según la necesidad. Piensa editarlos para el año próximo y dice que el oficio de haber trabajado con tantos músicos (hoy integra la banda de Fito Páez y es parte de varios proyectos musicales argentinos) le permite disociarse para desarrollar estos dos caminos diferentes.

Bajista, cantante y figura del jazz aunque por momentos no se lo tome tan en serio, Otero vendrá a Uruguay para una clínica de bajo (más información en el mail [email protected]), y para tocar el jueves 10 a las 22:00 en Volvé Mi Negra (rambla y Sarmiento), en el marco de una jam donde tocan otros músicos locales.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"No sé si me puse mucho en el lugar de cantante, no me lo creo tanto. Yo simplemente sigo buscando cosas, siguiendo la necesidad que sentía de poder expresarme a través de las letras", dice hablando de su último disco Umbral de mí, que considera bisagra en su carrera y del que seguramente mostrará algo acá. Por lo pronto, está disponible en plataformas digitales.

"Yo siempre, por más raro que parezca, escucho la música que escribo como canciones, y las cosas que no tienen letra, tienen letra para mí. Lo que fue nuevo para mí fue hacer un disco de canciones, porque yo estoy muy identificado con el ambiente del jazz, entonces desde ahí se esperaba que hiciera otro disco de jazz, y en el rock no interesaba mucho porque soy muy jazzero. Pero me parece que lo más honesto para mí fue hacer lo que quería hacer; y creo que es una consecuencia de toda la música instrumental que hice. Está toda condensada ahí, no es un disco opuesto a lo demás", asegura Otero antes de reconocerse fan de Uruguay. "Siempre digo que el mejor asado lo comí allá", cuenta entre risas mientras toma mate con yerba uruguaya.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—En Umbral de mí, aunque sea un disco de canciones, el jazz está. ¿Qué encontraste en el género que te hizo quedarte?

—Siento que el concepto "jazz" es mucho más abarcador que el género musical en sí, y a mí particularmente estar dentro de esa supuesta movida, lo que me dio fue una libertad mental o conceptual para poder encarar música sin tener que pensar que tengo que hacer tango porque soy argentino; es un hilo del que me colgué y me seguiré colgando para sentir que a partir de ahí puedo hacer una canción, poner una letra, que puedo hacer lo que sea. Me parece que la etiqueta jazz bien usada es un camino a la libertad. Ahí tenés el título.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)