TELEVISIÓN

Mujer graciosa que espera un show a su altura

Chelsea Handler vuelve a la conducción, por Netflix.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Chelsea Handler

El nuevo programa de la comediante Chelsea Handler titulado Chelsea, quedó sin productor tras nueve capítulos. Esta es la última novedad del programa que comenzó a sonar a medidados de marzo y se estrenó en mayo. Un show que se emite días los miércoles, jueves y viernes por Netflix, y se anunció como el show que cambiaría el formato al presentarse a la misma hora en distintos territorios y sin comerciales, terminó siendo más de lo mismo.

Es que Chelsea, es un show del montón. Sin acercarse al nivel de otros presentadores, como James Corden, quien en base a un carisma particular, y sacándole el jugo a sus invitados logró, con tres cámaras y un auto, hacer uno de los mejores sketchs de la televisión actual, parte fuerte de The Late, late night show with James Corden. Pero esto no fue lo que sucedió con Chelsea, el programa que prometía ser un cambio a los conocidos formatos de los late night shows y talk shows que siguen un orden aristotélico de tres pasos: monólogo inicial, entrevista a invitados con algún chiste en el medio y la banda musical, quedó empantanado en este mismo formato, aunque aquí sin banda siquiera. No pudo, además, despegarse de otras conductoras como Ellen Degeneres. Por lo que esas intenciones reformistas quedaron justamente como intenciones, y si bien la comediante insiste en las ventajas de Netflix: programas sin cortes y con la posibilidad de crear y "hacer arte", esto no se aprovecha. Por lo que el "arte" queda reducido a decir algún insulto ante cámaras y que se pasee el perro de la conductora. Ya que ni contenido ni formato de entrevista varía de otros programas de televisión, siguiendo el mismo orden: se presenta al invitado, hacen chistes, entra el otro invitado, más chistes. En cuanto a ver el programa a la misma hora en todo el mundo, poco importa, ya que lo que destaca a Netflix es la posibilidad de ver lo que se quiera cuando se quiera.

Pero no todo es culpa de la anfitriona. Los momentos vacíos del programa, donde antes estaban las pausas publicitarias y permiten pasar de una zona a otra del estudio, no se utilizan. Se mantiene la cámara encendida sin nada que mostrar, salvo ver pararse a los invitados.

Así, Chelsea Handler, quien ya demostró que puede ser divertida y llevar un programa similar, no estuvo a la altura de las circunstancias con un programa de tres días a la semana. Pero tampoco esa libertad de hacer lo que quiera con esa media hora se aprovecha. Porque lo que se presenta no es distinto, novedoso ni gracioso. Ya que más días para pensar chistes deberían de brindar más oportunidades para explorar el humor incisivo y mordaz de esta comediante, aunque eso queda en el debe.

Antes de que comenzaran las emisiones, Chelsea sonaba una mezcla de Inside Amy Schumer con un talk show, pero esto no sucedió.

Sí hay algún momento divertido y algún chiste gracioso, pero la mayor parte del tiempo no es más que Chelsea Lately, el programa nocturno de la señal estadounidense E!.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)