Segunda rueda

Concurso: C 1080 y Los Muchachos, los puntos fuertes de la noche

La revista Tabú y la murga Curtidores de Hongos mejoraron lo hecho en la primera rueda

C 1080
C 1080, en una gran actuación. Foto: [email protected]

La revista Tabú abrió una nueva etapa del concurso en el Teatro de Verano, luego de dos jornadas de mal tiempo en las que únicamente pudo actuar un solo grupo. El grupo que dirigen Fernando Olita y Julio del Río subió ampliamente su nota, luego de una primera rueda con intermitencias.

Hubo varios ajustes en la puesta en escena y en la dinámica de las actuaciones, al tiempo que también se eliminaron algunos momentos de sus cuadros hablados, mejoras que le dieron una mayor globalidad al espectáculo Brujas. A nivel escénico presentaron una nueva disposición de la escenografía, así como varios cambios en la iluminación, lo que generó una escena con mayor energía. 

Se lucieron las actrices Luciana Passoti, Vicky Rodríguez y Mariana Escobar, además de un muy ajustado y estilizado cuerpo de baile.

El espectáculo no tiene grandes momentos de humor, pero está bien desarrollado y hace una apuesta interesante a las letras de las canciones, que están a modo de comedia musical, donde la mayoría del elenco realiza múltiples funciones, entre ellas, las más importantes: canto, baile y danza.

Hay una muy buena orquesta y uno de los planteos vocales más logrados de la categoría. También son satisfactorios sus vestuarios y accesorios, redondeando una actuación más que buena, que seguramente los depositará en la liguilla de una categoría pareja, en la que los grupos han presentado un importante ascenso, pero nadie ha sacado ventajas decisivas.

A segunda hora actuó la comparsa C 1080, que también hizo una actuación superior a la rueda pasada. En aquella instancia, el grupo había mostrado una muy buena idea, pero llevada a cabo sin precisión en algunos puntos importantes. No todos los cantantes rinden al mismo nivel, aunque la mayoría cumplió una buena faena.

Otro de los puntos destacados fue la puesta en escena y el manejo de las escenografías móviles, que esta vez se hicieron de modo muy prolijo.
Se trata de una puesta en escena muy exigente, porque emplea varios personajes, situaciones, usa varios planos y recrea distintos momentos históricos, en sintonía con el argumento de la propuesta, que se basa en la biografía de Juan Ángel “Cacique” Silva.

Uno de los cuadros más logrados es el que recrea la llegada del personaje central al Medio Mundo, que da pie al nacimiento de su comparsa, Morenada.

Otro punto fuerte es la escena del diálogo con “Cachila” (su hijo, actual director de C 1080), que alcanzó un buen nivel de emoción.

A nivel coreográfico y de vestuario hubo un rendimiento acorde, sobresaliendo el trabajo interpretativo de Roberto Romero (actor principal), quien desarrolló una caracterización muy convincente. Es otro de los grupos con fuerte chance liguillera.

A tercera hora actuó la murga Curtidores de Hongos, con una actuación más que satisfactoria, donde también pudieron apreciarse varios cambios positivos.  El espectáculo tiene puntos muy altos a nivel sonoro, de la mano de un coro potente y dúctil, a cargo de Mauro Coselino; también son de primerísimo nivel sus solistas y batería.

A nivel de textos, el trabajo tiene algún altibajo en sus momentos iniciales, aunque, en esta instancia, hubo un mayor rendimiento del cuplé de los fachos, que ocupa la parte central del repertorio. No obstante, la idea general —un barrio tóxico— esta clara y usa buenos paralelismos con la realidad.

Los toques humorísticos llegaron de la mano de Diego Bello, dentro de un marco de actuación en la que los bloques se resuelven de modo colectivo, con un buen nivel interpretativo.

También tiene puntos muy recomendables en su presentación, salpicón, canción final y despedida, de modo que se perfila con fuerza para su regreso en la liguilla.

El cierre de la noche fue con los parodistas Los Muchachos, que actuaron en gran nivel, repitiendo el trabajo del debut. Esta vez agregaron humor y buenas mechas a la parodia "300", que funcionó redonda, sobresaliendo las actuaciones de Gastón “Ruso” González, Danilo Mazzo y Pollo Perrone.

Se mejoró el aspecto escénico, el uso de la escenografía y la apertura de telón, que no es impactante, pero que fue presentada con prolijidad.

La segunda parodia está basada en el libro La sociedad de la nieve, de Pablo Vierci. En este caso, apuntaron por una historia breve y muy conocida por los uruguayos, de modo que el trabajo se centró más en la definición de personajes, buscando quiebres de humor puntuales, que fueron muy funcionales a la historia en cuestión.

El relato arranca con una buena batería de situaciones de humor, pero lentamente va girando hacia un lugar más emotivo, que es el empleado para el remate de una parodia satisfactoria.

En síntesis, redondearon una muy buena función, dinámica y con muy buen nivel de comunicación, por lo que también se perfilan para su regreso en la rueda final a buscar para buscar las posiciones de vanguardia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)