televisión

Una miniserie se ocupa del oscarizado australiano Peter Allen

"Ningún buen chico" se estrena este miércoles, a las 22 horas, por Film and Arts.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Peter Allen

La producción australiana Peter Allen: Ningún buen chico, que consta de dos partes de 90 minutos, está basada en la extraordinaria carrera del multifacético actor, cantante, bailarín y músico Peter Allen. Desde sus comienzos en Nueva Gales del Sur, Australia, hasta su llegada a Hollywood, donde pasó a formar parte de la realeza del entretenimiento estadounidense.

Dirigido por Judy Garland a los 20 años, casado con Liza Minnelli a sus 23, se convirtió en el primer australiano en ganar un Oscar (Tema de Arthur) y un Grammy (I Honestly Love You). Peter Allen es, sin duda, uno de los más reconocidos animadores de Australia y el hombre detrás de algunas de las canciones más icónicas.

Primera parte (miércoles 6)


Peter Allen nunca fue "el chico de al lado". Creciendo en la bucólica posguerra de Armidale, Peter se destaca desde temprano. Nació con una habilidad musical innata y una sonrisa traviesa, con una madre que lo adora, pero un padre que bebe demasiado y que, cuando mira a Peter, todo lo que ve son las cosas que no cuadran.

Junto con Chris Bell, arma un acto llamado "Los hermanos Allen”. Se visten iguales, con trajes y cuellos de tortuga, y cantan anticuadas canciones de los años 50. Añoran sumarse a la explosión juvenil de los 60 que sucede a su alrededor, pero son populares y hacen giras por Australia y Asia. Hasta que, en Hong Kong, "Los hermanos Allen" son descubiertos por la superestrella Judy Garland, que queda tan impresionada que se convierte en su manager.

Algunas pocas "indiscreciones" de Peter se mantienen bien ocultas y con Judy de celestina, termina casándose con su hija, Liza Minnelli. La pareja se convierte en el brindis de Nueva York, pero algo falta en el alma de Peter.

Segunda parte (miércoles 13)

Es la década de 1970 y Peter se encuentra en una encrucijada. Su acto con Chris Bell está empezando a estancarse. Ellos están reservando un menor número de conciertos y Peter se aburre por su acto. Está desesperado por escribir y realizar su propio material, pero "Los hermanos Allen" no es el camino correcto.

Mientras tanto, Peter y Liza se están alejando cada vez más. Ambos están viendo otras personas, pero pretendiendo estar felizmente casados... y Peter se harta de fingir.

Poco después de la muerte de Judy Garland, toma la decisión más importante de su vida: pone fin a su acto de 10 años con Chris y a sus cuatro años de matrimonio con Liza, para irse solo por su cuenta. Encuentra un apartamento en Greenwich Village y comienza a realizar un show en un pequeño bar llamado The Bitter End.

Otro capítulo de su vida comienza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados