JULIÁN KARTÚN

"Es como que me comí al personaje"

El comediante argentino —cuyo personaje Caro Pardíaco es una sensación de YouTube—, vuelve hoy a La Trastienda. Lo hace con Noche de fresas - Welcome to Caro, un espectáculo que tiene a esa rubia oxigenada y un poco atolondrada como protagonista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El comediante argentino vuelve hoy a La Trastienda. Foto: Difusión

—¿Cómo es Welcome to Caro que presentás hoy en La Trastienda?

—El nuevo trabajo de Noche de fresas. Es una comedia de boludos, del absurdo, con coreografías, stand up y varios personajes, todo en una misma bolsa. En el marco de Welcome to Caro, entre los tres (Julián Lucero y Félix Buenaventura son los otros dos) hacemos muchas boludeces. Cada uno tiene su momento y también hay momentos donde convivimos los tres.

—¿Cómo nace este personaje llamado Caro Pardíaco?

—Yo pensaba que era una cosa reciente, un personaje de la serie Cualca! (donde Malena Pichot y una troupe hacían comedia en el programa Duro de Domar, pero que consiguió el éxito en YouTube), pero me fui dando cuenta por comentarios de la gente que el personaje era más antiguo, porque es una fusión de personas que conocí. Mi viejo me dijo que ya hacía este personaje en el auto para molestar a mi hermana, aunque no era Caro específicamente. Es un estereotipo, muchas veces visto por ahí, pero que ya tiene su propio mundo y personalidad.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—¿Cómo diste el paso de YouTube a presentarte en teatro?

—Julián y Félix laburan desde hace mucho en teatro haciendo distintos tipos de monólogos, y en un momento pintó la presentación de Caro y empezó a estar en fiestas también. La gente la solicitaba.

—¿Cómo planeás la historia de las presentaciones?

—Me ayudo bastante por lo que le tuitean a Caro: ahí me voy dando cuenta de su mundo. Después por las cosas que piensa, temas como la política o el aborto, sus amigos y su vida. En base a eso comenzamos a pensar absurdos y termina siendo eso, un collage medio absurdo que es difícil de catalogar, porque no es stand up sino un híbrido.

—¿Cómo hacés para que no te influencien tus personajes?

—No, creo que ya estoy totalmente influenciado. Es como que me comí el personaje. Pero la gente que me rodea me ayuda a volver a ser yo.

—Para imitar se necesita observar primero. ¿Qué te gusta incluir en tus personajes?

—Las vivencias del día, subirme al transporte público y ver las reacciones de la gente en la calle ante diversas situaciones. También de las personas que uno conoce, de la psicología de ellos, las formas de pensar e interpretar. Supongo que influye la observación y la curiosidad.

—Caro es cheta y habla como una cheta, claro. ¿Quién te sirvió para influenciarte?

Esas influencias tienen que ver con minas y chabones que conocí en la secundaria y en la vida. De amigos y amigas saco las formas de hablar, también con gente que me encuentro en la calle.

—¿El padre de Caro sigue teniendo un montón de empleados ahora con Macri?

—Sí, aún más, creo que se está beneficiando con la llegada de Macri. Pero eso se sabía de antemano.

—¿Le hacen bullying a Caro?

—Puede ser, pero ella no se da cuenta porque está más allá de eso, es muy idiota. Para ella eso es parte de su vida, cree que vive en un videoclip.

—¿Qué quiere ser de grande?

—Quiere tener showrooms y ser como Juliana Awada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)