TELEVISIÓN

Una maravilla visual con un mensaje humano

La segunda temporada de Sense8 ya está disponible.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sense8. Foto: Difusión

La segunda temporada de la serie de ciencia ficción Sense8 creada por las hermanas Lilly y Lana Wachowski ya está disponible en Netflix.

Se trata de una historia que presenta algunos temas que ya habían abordado las Wachowski en sus películas previas. La conexión entre la mente y la tecnología ya estaba presente en la trilogía Matrix y también en Cloud atlas: la red invisible, aunque la serie es más emocional, conmovedora y visualmente mejor lograda que esas películas.

También tiene escenas de peleas muy bien coreografiadas y persecuciones de autos, que a esta altura son otro sello distintivo del cine de las Wachowski.

En su título, Sense8 juega con la palabra "sensate" (traducción: que se percibe por los sentidos) y el número ocho, ya que son ocho los personajes: Will, Riley, Capheus, Sun, Lito, Kala, Wolfgang y Nomi. Ellos tienen una conexión extraordinaria entre sí, a pesar de vivir en distintas partes del mundo; y hasta el final de la primera temporada, nunca se habían encontrado físicamente.

No es sencillo describir una serie como Sense8 sin arruinar las sorpresas. Es una historia donde diferentes personas en el mundo se conectan entre sí, logrando transmitir pensamientos y emociones para intentar sobrevivir a una gran conspiración mundial que los persigue para estudiarlos y destruirlos.

Así, la primera temporada es una introducción de 12 horas a este universo, donde se mostraba someramente esa conexión y cuáles son los "poderes" de los integrantes, que irán descubriendo junto a los espectadores. Así, estos "sensates" pueden percibirse unos a otros, dialogar e incluso utilizar el cuerpo de otro a distancia.

Eso es logrado gracias a una excelente edición y un guión bien planeado, que permite que los diálogos comiencen en Alemania y terminen en India sin inconvenientes. Es que para disfrutar de Sense8 hay que dejar la lógica a un lado y abrazar las emociones.

Entre sus puntos altos —que los tiene y muchos— está que fue filmada en distintos rincones del mundo (Islandia, Inglaterra, Kenia, México, Corea del Sur, Estados Unidos, India, Alemania), lo que es coherente con la característica del elenco, que es muy diverso y que con el paso del tiempo se va convirtiendo en una especie de familia disfuncional.

No se trata de una serie sencilla, porque hay muchas incertidumbres que se plantearon en la primera temporada.

En esta segunda temporada se contestan algunas de las interrogantes generadas en la primera, aunque tampoco se responde todo. Así, cuando comienza a develarse el misterio, uno ya está inmerso en la historia.

El especial de Navidad (que para Netflix fue el primer capítulo de la segunda temporada) dejó gusto a poco, aunque sirvió para mostrar a Lito (Miguel Angel Silvestre, de Velvet), quien interpreta a un actor de acción mexicano que sale, obligado, del closet.

Con Hernando (Alfonso Herrera) y Daniela, (Eréndira Ibarra), Lito tiene una de las relaciones amorosas más ingeniosas de la televisión actual. Esto le da pie a la serie para que la dupla de realizadoras puedan plantear en la narración temas como la homofobia y la aceptación del distinto, algo de lo que ellas saben porque ambas nacieron como hombres y se reasignaron su sexo.

Además de este tipo de planteos (y mucho sexo), la serie también presenta de manera solapada una gran conspiración sobre estas personajes y su especial conexión. Por eso en esta temporada se conocerá más sobre "Whispers" (Terrence Mann), el villano que logró entrar en la mente de Will (Brian J. Smith) y que es un peligro para los "sensates".

En vez de estar a la defensiva, como sucedió a lo largo de la primera temporada, el grupo decide ser proactivo, intentando detener a este poderoso villano, y a la corporación para la que éste trabaja.

Si bien se habló en la temporada pasada de otros "sensates", es en esta nueva vuelta que se conocerán a otros que son como ellos. Pero no todo es armonía entre estos seres especiales, porque los "sensates" también tienen rivalidades y se enfrentarán. Esos conflictos le dan un pretexto a las hermanas Wachowski para mostrar esas elaboradas secuencias de lucha y de disparos que tan bien han realizado en sus películas anteriores, particularmente las de la la trilogía de ciencia ficción, Matrix.

También la banda sonora a cargo de Johnny Klimek y Tom Tykwer (que ya habían colaborado con las Wachowski en la película Cloud Atlas) vuelve a estar plagada de canciones conocidas, y muy bien usadas.

Sense8 es una serie emocionante y atractiva por la belleza de sus imágenes. Si bien esta temporada abarca diez episodios de una hora, éstos se pueden ver de un tirón.

¿Es la tercera y última parte?

El productor de la serie, Roberto Malerba habló con Newsflix sobre el futuro de la serie y una posible tercera temporada.

"En este momento la serie no fue renovada, no oficialmente. Sense8 es un producto muy caro, por culpa de todos los viajes que tiene. Cada episodio tiene un costo de nueve millones de dólares, cerca de dos veces lo que costó hacer la primera temporada. Sin embargo, hay voluntad de ambos, Netflix y Lana para hacer una tercera temporada, y ese es un buen punto de partida. En parte, dependerá del presupuesto disponible en relación al proyecto que la directora presentará para filmar los nuevos episodios".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)