Novedades editoriales

Taco Larreta evocado a través de ricos recuerdos familiares

Un libro de Anna Larreta traza una semblanza del notable teatrista, crítico y escritor uruguayo

Antonio Larreta. Fotografía: Fernando Pena
Antonio Larreta, un humanista notable. Foto: Archivo El País

Taco Larreta fue un hombre integral de las humanidades, y su amplia obra abarcó con igual solvencia la novela, la escritura teatral, la crítica de cine y teatro, la dirección escénica y la actuación. Protagonista de una biografía llena de episodios (nació en 1922 en Montevideo, donde murió en 2015), su vida transcurrió en diversas geografías, y estuvo repleta de anécdotas y episodios dignos de novela. A exhumar algo de todo ese rico legado se abocó su sobrina, Anna Larreta, quien en Charlas con Taco (recién publicado por Ediciones de la Plaza), contó numerosos recuerdos de primera mano, de esos que solo los familiares saben y pueden escribir.

“No me sentía autorizada para escribir una biografía de Taco, y es algo para mí demasiado peligroso, emocionalmente. Pero luego de su muerte, y cuando empezamos a vaciar su casa, empecé a hojear sus libros, y encontré su primera obra de teatro, Oficio de tinieblas. Y al leerla, empecé como a dialogar mentalmente con él. Y me puse a escribir estas discusiones mentales, y así nació Charlas”, contó a El País la autora, cuya vida junto a Antonio Larreta atravesó distintas etapas de la vida, de ella, de él, y del Uruguay.

“Con Taco nos encontrábamos en un café de tanto en tanto, a hablar. Tengo recuerdos con él de charlas muy largas, charlas íntimas, raras, poco frecuentes. Y me pareció que este libro podría ser como un homenaje a él, por aquellos mágicos que tuvimos”, confiesa Anna Larreta, también teatrista, radicada en Francia, e hija de Carmen Ávila (1920-2003), gran actriz uruguaya, finísima comediante, recordada por el público ya mayor, por sus trabajos en dupla con Guzmán Martínez Mieres.

“Cuando yo nací, Taco tenía 36 años, y tuve una infancia inolvidable en Ciudad Vieja, que la cuento en el libro. Tengo recuerdos de los camarines del Teatro de la Ciudad de Montevideo, por esas cosas es que el libro se subtitula Entre bambalinas”, agrega la autora, quien se emociona al recordar los distintos momentos que compartió con el gran teatrista uruguayo, entre ellos los años 70, en aquella España que lo acogió en el exilio.

“Vivimos en el corazón de Madrid, en una época llena de sol, que para mí fue muy linda. Aunque para Taco a veces era un poquito más difícil. A partir de un momento se empezó a sentir allí bastante valorado, aunque Taco era un señor que tenía una cierta vanidad. Entonces, nunca era lo suficiente lo valorado que se sentía en España. Y por supuesto que extrañaba Montevideo”, afirmó la teatrista, analizando con tanta familiaridad la vida como la obra de Larreta.

“Mi familia es una familia de muchos secretos. Tenemos la educación del secreto. Y Taco era un hombre muy secretivo. Y mamá también. Veníamos de una familia muy reservada: era una época también, en la que no se ponía sobre el tapete absolutamente todo”, señala en referencia a su tío y a su pasado.

“Yo a Taco lo extraño enormemente, casi diría que más que a mi madre. Y de sus característica, creo que tengo una disciplina que me vino de él, una manera de crear. Mi madre siempre me decía, cuando trabajás con Taco, si no venís a un ensayo es porque estás muerto. Es lo único que te puede impedir venir a un ensayo. En Francia es un poco difícil, porque los actores franceses son un poco perezosos a veces, entonces cuando están resfriados no vienen. Pero también en Francia aprendí a ser un poco más dúctil”, remata Larreta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos