Obituario

Un novelista que exhibió las dudas de una clase y un tiempo

Falleció a los 85 años Philip Roth, uno de los grandes escritores estadounidenses

Philip Roth. Foto: Reuters
Philip Roth. Foto: Reuters

Hoy que todo nos parece cosa de todos los días, se puede hacer difícil valorar con justicia el escándalo que provocó la publicación El lamento de Portnoy. Era 1969 y aún era irritante una novela —más procaz que muchas, es cierto— sobre las tribulaciones sexuales de un judío de Nueva York, un tema que siempre rondaría la percepción general sobre su autor, Philip Roth, el escritor estadounidense que falleció ayer a los 85 años.

La noticia de su muerte llega, además, una semana después de los obituarios que despidieron a Tom Wolfe, otro de los grandes cronistas del Estados Unidos de la última mitad del siglo pasado. A diferencia de aquel, Roth era exclusivamente un novelista y cuentista.

Roth había nacido el 19 de marzo de 1933, en Newark, Nueva Jersey. Desde su primera colección de relatos, publicada en 1959, dejó claro su interés por la clase media alta judía estadounidense y su adaptación a su nuevo estatus y sus cuestionamientos sobre mantenerse atado a sus tradiciones o uniformizarse en el nuevo entorno. Esa mirada le mereció el National Book Award y el calificativo de “judío que se odia a sí mismo”.

Diez años después insistiría con El lamento de Portnoy, una novela picaresca contada como un monólogo interior de Alexander Portnoy, un judío moderno que busca la realización sexual, luchando contra el freno de su tradición familiar. La novela —mucho más sexual que la mayoría de literatura seria hasta entonces— lo consiguió el premio doble: fue uno de los grandes best-sellers de su tiempo y escandalizó a las personas adecuadas.

Aunque se puede confundir a Portnoy como el alter ego (un término al que no era afecto) de Roth, ese honor le correspondió a Nathan Zuckerman. Después de todo comparte con el autor año de nacimiento, formación y algunos antecedentes. Roth lo utilizaría como la vía para retratar el devenir individual y social de 30 años de vida estadounidense e incluso para debatir sobre la vinculación real entre Roth y su personaje. La primera aparición de Zuckerman fue en Mi vida como hombre y su presencia se extendería a nueve novelas entre 1979 y 2007. En Uruguay se consiguen siete capítulos de esa saga compiladas en Zuckerman encadenado  y en Trilogía americana, ambas editadas por Galaxia Gutenberg.

Casado en 1990, con la estrella de Hollywood Claire Bloom, escribió una novela en la que bautizó a su personaje Philip Roth, revelando una autoconciencia y una sinceridad confesional que terminó con su matrimonio. Cada vez más oscuro en los últimos tiempos había ido oscureciendo su literatura incluso en la más lúdica, La conjura contra América, donde jugaba con la historia imaginando el triunfo del nazismo en la Estados Unidos de la década de 1930. Había anunciado su retiro en 2010, una promesa que cumplió tras la publicación de su última novela, Nemesis en 2012.

Se retiró como uno de los escritores más premiados de sus coetáneos (una promoción que incluye a John Updike o Thomas Pynchon) recibiendo, entre otros el Pulitzer, el Princesa de Asturias y una aparición honorífica en la lista corta de aspirantes al Nobel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º