TALENTOSO Y MISTERIOSO

Milan Kundera: festejó sus 90 años desde el aislamiento de su piso en París

Sin ser actualmente un best seller, su obra sigue teniendo bastante demanda en las librerías montevideanas

Milan Kundera
Milan Kundera, un escritor talentoso alejado de su país. Foto: Difusión

Milan Kundera cumplió 90 años el pasado 1° de abril, y este aniversario lo encuentra en una situación especial. El enigmático escritor, pese a ser el novelista checo más popular desde Franz Kafka, ha vivido una existencia de espaldas a la opinión pública, dado que en los últimos 25 años es un autor casi invisible, con una vida a puertas cerradas en su céntrico piso de París, desde donde rehúye tanto a la prensa como a cualquier tipo de declaración pública. Allí escribe, pero no recibe a la prensa.

Esa paradoja de fama y silencio también se refleja de algún modo en las librerías montevideanas, donde su obra sigue siendo solicitada por los lectores, aunque sin los picos de venta que gozó en otros tiempos, cuando La insoportable levedad del ser era uno de los libros más vendidos del momento, sitial que ostentó por muchos años.

“Kundera es uno de los clásicos, un autor que nunca ha perdido interés por parte de los lectores, y por lo tanto un caballito de batalla que tenemos. Él tuvo un pico de ventas muchos años atrás, sobre todo con La insoportable levedad del ser, pero después ha mantenido su relevancia. Incluso con alguna obra publicada más recientemente, que lógicamente no llegaron a aquellos picos de venta de sus obras más clásicas”, comentó a El País Carlos Cáceres, directivo de Feria del Libro, donde los libros del gran escritor checo se pueden encontrar tanto nuevas como usadas.

Milan Kundera
Milan Kundera, literatura y política. Foto: Difusión

Editado generalmente por Tusquets, los libros de este autor valen arriba de 600 pesos, y usados se los puede encontrar a la mitad de ese precio. Según explicó Danilo Rocha, de Librería Papacito, lógicamente Kundera no tiene hoy la demanda de otros autores, como los de Paula Hawkins o Dan Brown, pero La insoportable levedad del ser se sigue agotando cada vez que llega a la librería. “Kundera no está en la ola, ni tampoco en el olvido”, sintetiza Rocha.

Según cuenta Cáceres, cuando él era empleado de Feria del Libro, hace dos décadas, Kundera era un autor que se vendía a diario. “Fue como un best seller. Hoy se vende más como libro usado, y sus libros más clásicos son más buscados que los más nuevos”, agrega el librero.

Marcelo Marchese, de Librería Babilonia, aporta otra perspectiva: dentro de lo que se podría llamar literatura universal, Kundera es superado en ventas por autores como Haruki Murakami y Paul Auster, aunque sigue siendo un autor que el público pide. “Es un autor que llevan mucho los jóvenes. Porque hay jóvenes que compran libros, a diferencia de lo que se dice por ahí. A la hora de comprar literatura, vienen jóvenes y vienen viejos. Las edades intermedias son las que vienen faltando”, reflexiona Marchese.

Milan Kundera
Milan Kundera, un escritor notable. Foto: Difusión

A todo eso, Kundera se convirtió en nonagenario, desde un silencio parisino que no deja de ser también una proclama muda. De hecho, es por demás conocida la difícil relación del escritor con su país natal, hasta el punto de escribir en francés y negarse a revisar las traducciones que al checo se hacen de sus obras.

Esa tensión tiene hondas raíces. Durante el proceso aperturista de la Primavera de Praga, Kundera fue uno de los representantes de la oposición al régimen prosoviético, lo que pagó más tarde con su expulsión del Partido Comunista y la prohibición de publicar. La sátira del comunismo estalinista que retrató en La broma le valió el reconocimiento en su país, pero con el fin del aperturismo y la reinstauración de un Gobierno fiel a la URSS, se le vetó como escritor.

Luego se exilió en Francia en 1975, y el régimen comunista le retiró la nacionalidad en 1979, obteniendo la francesa en 1981. Sin embargo, pese a su voluntad de alejarse de su país (donde no regresa desde hace 22 años), su pasado checo le ha perseguido, como si él fuera el personaje de alguna de sus novelas. El escritor ya declinó varias invitaciones a República Checa, incluida la entrega del Premio Nacional de Literatura en 2007, lo que algunos consideraron un desplante. A finales del año pasado, el primer ministro checo, Andrej Babis, ofreció devolverle la ciudadanía como una acto de reparación. Kundera, muy a su estilo, simplemente no respondió.

eL QUIJOTE Y EL NOBEL

Más ligado a Cervantes que a Dios

En su ensayo El arte de la novela, Milan Kundera se declara admirador de Miguel de Cervantes, a quien considera no sólo el creador de la novela con su Quijote sino de la propia Edad Moderna. “Para mí el creador de la Edad Moderna no es solamente Descartes, sino también Cervantes", escribió sobre quien influyó con su humor y su arte narrativo de forma decisiva en su narrativa. “¿A quién o a qué me siento ligado?: ¿a Dios? ¿a la patria? ¿al pueblo? ¿al individuo? Mi respuesta es tan ridícula como sincera: no me siento ligado a nada salvo a la desprestigiada herencia de Cervantes", aseguró en ese ensayo.

Desde esas actitudes, el escritor muchas veces es motivo de comentarios, más por lo que se chismea que por otra cosa. Eterno candidato al Nobel de Literatura, Kundera ha dejado entrever que poco le importa el mayor premio literario del mundo. Según comentó Fernando Arrabal, escritor español afincando en Francia desde el franquismo, el novelista checo llegó a comentarle: “Pero realmente, ¿alguien puede imaginar que vaya a ir a ese salón para recibir ese premio y pronunciar un discurso de agradecimiento ante la televisión y los fotógrafos?”, palabras que dan cuenta de la distancia que el artista mantiene con las grandes instituciones de la literatura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)