Reconocimiento

Matías Bergara, el uruguayo que juega en las grandes ligas del comic internacional

La revista Entertainment Weekly lo eligió como el artista del año por su historieta" Coda

Matías Bergara
Matías Bergara,. Foto: Archivo El País

"Este 2019 fue un gran año para las historias de fantasías en los comics (...) pero merece ser destacado el impresionante trabajo de Matías Bergara en Coda (cocreada con el escritor Simon Spurrer)”, escribió la revista Entertainment Weekly en su balance de 2019 al destacar al uruguayo Bergara como “el mejor artista del año” en la categoría comic.

Para la revista Coda pone las Tierras Medias (el universo de El señor de los anillos a través del filtro de Mad Max, en un balance arriesgado que Bergara hace que funcione, dice. “La amplitud de su imaginación, y la humanidad de sus fantásticos personajes, asombran página tras página.

Bergara que nació en Montevideo en 1984 comenzó a formarse junto a Tunda Prada y Ombú. “Con ellos dos, y también con mis compañeros de taller aprendí un montón de cosas sobre el oficio y la técnica de dibujar”, le contó a El País. Desde 2013, es historiestista para el mercado internacional: dibujó historietas como Sons Of Anarchy, Sons of The Devil y American Vampire SC para DC. Su trabajo ha sido reconocido con varios premios y Coda fue editador por la editorial Boom.

Poco después de conocida la noticia del reconocimiento de Entertainment Weekly, Bergara charló con El País.

—¿Qué significa esta distinción de Entertainment Weekly?

—Viene de un medio referente, líder de la industria del entretenimiento y le dan bola a la historieta como hecho partícipe de esa misma industria. En un año muy fuerte en términos de “competencia” cada uno de estos reconocimientos es muy importante. En mayo estuve nominado por Coda como mejor dibujante del año al premio Eisner, que es el más grande que se puede ganar a nivel internacional como historietista en Occidente junto con el francés Grand Prix de Angouleme.

—-Coda, has contado, lo pudiste hace con total libertad, ¿Eso es común en una industria como la del cómic?

—En la industria “mainstream” existen códigos que siempre limitan, en los extremos, lo que uno puede hacer. También están los límites formales dados por el formato mismo de las revistas que salen todos los meses. En el caso de Coda tuve luz verde total para hacer lo que quisiera, que es algo que exigí desde el vamos, porque tenía una idea muy clara de lo que quería hacer y no quería pasarlo por etapas de evaluación u otras manos. Valoro el feedback de los editores y colegas enormemente, pero cuando sabés que tenes que hacer una cosa de un cierto modo, tenes que hacerlo.

—De dónde surge la inspiración para esa historieta?

Arte de "Coda" por Matías Bergara. Foto: Boom! Studios.
Arte de "Coda" por Matías Bergara. Foto: Boom! Studios.

-El concepto original es de Simon (Spurrer), que escribió el tratamiento y luego fue escribiendo mes a mes los guiones cuando ya estábamos trabajando. Construí todo el plano visual en torno a esos guiones. Es una historia de fantasía, o anti-fantasía que se alimenta de un montón de fuentes clásicas del género, en novelas, cine, otras historietas y más.

-¿Cómo trabajaste?

-Dibujé todas las páginas con un diseño diferente y cada criatura, lugar, especie, persona, lo que fuera, lo fui improvisando casi directamente en las páginas mismas. Tengo un repertorio mental de formas, caras, cosas, texturas y referencias bastante extenso, y saco de ahí lo que preciso.

-¿Cuánto tiempo te llevó terminarla?

-Un mes cada número, de un total de 12. Cuando largamos el número 1 a la venta solo el 2 estaba terminado y estábamos haciendo el 3. No hubo margen de error en los tiempos, y eso por lo general pone un peso fuerte sobre el dibujante, y más en mi caso que estaba haciendo todo, incluyendo el color, que es un trabajo que suele hacerlo otro. Contraté un asistente para poderlo hacer todo yo de principio a fin.

-Muchos comics están pasando a ser series y películas, ¿ya te llamaron?

-Hay conversaciones a muy alto nivel, pero demoran mucho, y una parte esencial de ello es conservar cierto secretismo respecto a los detalles, así que hasta que no hayan acuerdos no puedo largar ningún dato.

-¿Cómo llegaste a trabajar para editoriales interncionales?

—A través de internet, como todo el mundo hoy. Usando tus cuentas de redes sociales -como Instagram- como señuelo para mostrar tu trabajo y que lo vea todo el mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados