Regreso

Un maestro del suspenso que escribe ahora a cuatro manos

Stephen y Owen King publican una novela atrapante, distópica y feminista

Owen y Stephen King
Owen y Stephen King. Padre e hijo publican una novela que plantea un mundo en el que las mujeres no despiertan de un extraño sueño. Foto: Difusión

No es usual que un autor tan prolífico como Stephen King trabaje en colaboración, y esta primera incursión, donde comparte créditos con su hijo Owen (quien queda oculto por la solapa en la que está presentado el libro), es una historia bien de King, donde hechos sobrenaturales conviven con la mayor naturalidad en un pequeño pueblo de Estados Unidos. Es que King, tal vez uno de los escritores más conocidos, aunque no siempre valorado, publica nuevos trabajos, a una velocidad asombrosa para sus 70 años.

Según dijeron los autores, la historia nació cuando Owen le planteó la idea a su padre, de una novela en las que las mujeres no despierten de su sueño. “Cuando Owen me planteó la idea me dije, enseguida surgió la intención de hacer una colaboración”, dijo Stephen King, quien asegura que el proceso de escribir junto a su hijo fue buena. “Fuimos para atrás y adelante, él hizo una sección, yo otra y nos corregimos mutuamente. La gente piensa que tuvimos muchas discrepancias, pero no fue así”, agrega Owen King, para quien es su segunda publicación tras el libro We’re All in This Together de 2005, compuesta por tres relatos cortos y una novela corta.

Esta flamante y larga novela, Bellas durmientes, se centra en el virus Aurora, una pandemia que azota repentinamente al mundo, como aquel hechizo que hacía dormir a la princesa Aurora (de allí el nombre de la enfermedad) del clásico animado de Disney La bella durmiente. Este virus hace que las mujeres, las únicas afectadas, queden dentro de un capullo fibroso que comienza a salirle de sus rostros. Esto genera disturbios, guerras y una suerte de apocalipsis cuando los hombres son los únicos despiertos. Claramente el patriarcado no es la mejor solución.

Ficha
Portada de Bellas Durmientes
Bellas durmientes
AutoresStephen King y Owen King
EditorialPlaza & Janes
Páginas765

Bellas durmientes es en parte una fábula y también una advertencia: ¿qué pasaría si las mujeres del mundo se quedaran dormidas y no despertaran?
La respuesta que brinda este libro es un planeta cada vez más masculino, lo que no es ni bueno ni bonito para nadie.

La ciudad de Dooling, en Virginia, es el lugar donde los King utilizan para centrar la historia que tiene a Clinton Norcross, el psiquiatra de la prisión y esposo de la sheriff del lugar, y Evie Black, una joven que aparece abruptamente como una justiciera feminista y es encarcelada después de asesinar brutalmente a dos cocineros de metanfetaminas, como los protagonistas de esta novela. La chica, además, es la única mujer que parece no estar afectada por el virus Aurora. Así, ella se convierte en un objetivo para un grupo de hombres en la ciudad, mientras Clint se convierte en el hombre responsable a cargo de su seguridad.

Aunque Dooling ya se encontraba con problemas antes de la enfermedad conocida como Aurora. Abuso de drogas, crimen y sexismo eran moneda corriente dentro de la comunidad; la enfermedad no hace más que exacerbar esos temas latentes. Así, y con los hombres a cargo, las cosas solo empeoran cuando la enfermedad, que comienza en Australia y rápidamente se extiende por todo el mundo, llega hasta allí.

Bellas durmientes
Booktrailer de la novela "Bellas durmientes" de Stephen y Owen King

Tanto las reclusas como las mujeres de la ciudad comienzan a quedarse dormidas, envueltas en un capullo compuesto de una sustancia orgánica pegajosa de origen desconocido. Y es bajo esa consigna donde el talento de King para explorar lo más oscuro de la naturaleza humana, comienza a tomar forma, aunque como en toda novela de King, hay que darle tiempo al autor para que vaya contando el terreno sobre el cual edificará su historia.

Como sucedió con su novela La cúpula (que tuvo su serie televisiva, Under the Dome), King reduce el universo a un pequeño pueblo, para hablar de cómo una comunidad aislada puede sobrecalentarse y volverse fea en muy poco tiempo. Este nuevo trabajo, es una novela intensa y despótica, repleta de personajes (son más de 70 y están presentados al inicio), entre presas, ciudadanos y hasta un zorro que habla “de entre cuatro y seis años de edad”, quien cuenta cómo se ven los capullos por primera vez.

Claro que despertar a las mujeres no es sencillo, ya que interrumpir su letargo, las convierte en zombies o ángeles vengadores que comienzan a asesinar a los hombres (familiares e hijos incluidos) que estén cerca. Más vale andar con cuidado con esas mujeres durmientes. Y Evie considera esta respuesta como una venganza cósmica, mientras recita Shakespeare y juega con el celular.

Así, padre e hijo presentan una historia actual y aterradora, donde hablan de temas como la masculinidad tóxica, la brutalidad policial y las noticias falsas de Trump. Todo esto crea división en la sociedad donde una guerra de los sexos se está librando, y son los temas de los que se nutren los King para contar la historia. Como dice Evie en un momento: “Él dijo, ella dijo” es “la historia más antigua del universo”.

Sobre la mitad del libro, comienza a plasmarse la incógnita sobre estas mujeres, ¿qué hacen mientras duermen? y ¿hay forma de despertarlas? Esas dos cuestiones llevan a una resolución que los fanáticos de la serie Stranger Things encontrarán similar, aunque más vale no adelantar, para que se disfrute.

Bellas durmientes, es un regreso al mejor King que en los últimos años, había cambiado las historias sobrenaturales por las historias de detectives que no estaban nada mal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)