Fenómeno

"Lupin", a 115 años de su creación es un éxito en Uruguay en una serie y en un libro

El elegante ladrón y detective Arsene Lupin apareció en 1905 y hoy es de las series más exitosas de Netflix y sus libros con sus aventuras son de los más leídos en Uruguay

Lupin
Lupin con Omar Sy

Pocas franquicias pueden alardear de mantenerse en la vuelta por más de 100 años. Y menos mostrarse fortalecidas, renovadas y atractivas para los nuevos públicos.

Una de esas pocas es la de Arsene Lupin, elegante ladrón, maestro del disfraz y detective creado por el francés Maurice Leblanc. Su primera aventura, “El arresto de Arsène Lupin”, se publicó como folletín en episodios el 15 de julio de 1905 en la revista Je sais tout.

Leblanc desarrollaría el personaje en una veintena de novelas y un montón de cuentos. Desde entonces y ya instalado en el imaginario cultural francés, Lupin apareció en libros firmados por otros escritores, adaptaciones cinematográficas (la primera es de 1908), televisivas, teatrales y en historietas.

Y como fenómeno multimediático se ha revitalizado en pleno siglo XXI.

Para empezar globalmente, la francesa Lupin, es la serie no hablada en inglés más vista de Netflix, una condecoración que antes era de La casa de papel. Es la primera producción francesa en colarse entre las 10 más vistas de la plataforma en Estados Unidos. El mismo fenómeno se repitió en todo el mundo, incluyendo Uruguay.

Oma Sy (el actor de Amigos intocables) interpreta a Assane Diop, ladrón profesional, hijo de un inmigrante senegalés que se suicida después de ser acusado por un crimen que no cometió. Assane, que se inspira en Lupin, intenta vengarse de los responsables de esa muerte.

La serie transcurre en una París moderna y cosmopolita. Son cinco capítulos de 40 minutos.

En un plano más doméstico, y apoyado ya desde la portada por el éxito de la serie, Lupin es hoy un best seller en Uruguay.

De acuerdo a datos proporcionados por la Cámara Uruguaya del Libro,  Arsène Lupin caballero ladrón, fue el quinto libro más vendido en Uruguay en marzo. Es un libro con material de la primera década de 1900.

Ahora también se publicó Arsène Lupin contra Herlock Sholmès, el encuentro entre Lupin y Sherlock Holmes que fue uno de los eventos literarios de su época y un recurso de Leblanc para potenciar aún más su tremendo éxito de ventas.

Aunque ambos tienen inteligencia, carisma y un exhibicionismo egocéntrico, son bastante diferentes. Y a comienzos del siglo pasado, eran tremendamente populares (de hecho Arthur Conan Doyle debió resucitar a Holmes por demanda de sus lectores). Ahí se cruza con Lupin.

Es que aprovechando esta situación Leblanc publicó en junio de 1906, “La vie extraordinaire d’Arsène Lupin”: “Sherlock Holmes arrive trop tard” (“La extraordinaria vida de Arsène Lupin: Sherlock Holmes llega demasiado tarde”). Allí, las dos figuras investigan el mismo misterio pero el francés termina venciendo a puro ingenio a su colega francés.

Quizás sensibilizado por la derrota de su personaje, Conan Doyle prohibió la utilización de su nombre y por lo tanto Leblanc se vio obligado a cambiarlo para futuras ediciones. Así lo rebautizó, sin demasiadas sutilezas, Herlock Sholmès, que en inglés se tradujo como Holmlock Shears. A Watson, el fiel escudero de Holmes, lo renombró Wilson. Sholmès apareció en otras cuatro aventuras de Lupin.

El volumen editado por Roca (distribuido en Uruguay por Penguin Random House) incluye dos de esas historias: “La dama rubia” y “La lámpara judía” (ver recuadro).

El encuentro entre estas dos superpotencias es tan eficaz que George Kay, el creador de Lupin, dio a entender que esa cumbre podría replicarse en la serie.

“Honestamente, han habido discusiones sobre el tema”, dijo Kay. “Hay algunas ideas en la vuelta que verdaderamente estoy interesado en explorar”.

Pero mientras tanto, está la vieja plataforma de Lupin, los libros. La experiencia es distinta pero permitirá ver la segunda temporada de Lupin, anunciada para este invierno, desde otro punto de vista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados