LITERATURA

Leer, una experiencia a prueba de pandemia: entre el delivery de libros y las redes sociales

Editoriales y librerías uruguayas apuestan a la entrega de libros a domicilio y a las ventas de e-Books para sostener el negocio en medio del COVID.-19

Se está dando una batalla en los hábitos de lectura en todo el mundo: en Uruguay todavía no.
Foto: Shutterstock

Leer para imaginar, para descubrir, para inventarse mundos, para encontrarse, para recordar a otro, para aprender y emocionarse. Leer, vamos, como una de las mejores y más maravillosas formas de pasar el tiempo; como una experiencia universal, transgeneracional e intensa. Hoy todo parece reducido al streaming, a las pantallas, al smartphone, pero la lectura es ideal para acompañar los días en casa y para abstraerse un poco de esta realidad casi distópica.

Como para que a nadie se le olvide, las últimas semanas han visto el desarrollo de varias iniciativas que buscan acercar la literatura y el hábito literario al mayor público posible, a la vez que intentan mantener este negocio en movimiento.

Este lunes y martes se realizó la primera edición local de Poesía en tu sofá, un festival español que aquí podría tener más entregas. Se desarrolló por Instagram, red social que mañana acogerá una idea similar.

festivales

Entre lunes y martes se realizó la primera edición local de Poesía en tu sofá, un festival poético que surgió en España, se replicó en Argentina y llegó aquí con la misma idea: la de llevar la palabra de casa en casa, para combatir la cuarentena “a ritmo de verso”, dice el comunicado. Lucía Trentini, Fermín Solana, Soledad Gago, Moré, Jaime Clara y más estuvieron entre los actores, actrices, cantantes y escritores que se sumaron y leyeron durante 10 minutos

Similar es el concepto de Maratón de poesías, que impulsa el actor Damián Lomba y que se realizará mañana desde 19.30 en Instagram. Leerán Jorge Nasser, Jenny Galván, Emilia Díaz y varios artistas más, que desde sus hogares compartirán un momento.

También mediante las redes, varias editoriales recomiendan lecturas, comparten textos o concretan presentaciones de libros que no pueden tener lugar en las condiciones hasta ahora habituales. La editorial Estuario, por ejemplo, tiene la campaña “Autores en cuarentena”, en la que escritores de su catálogo cuentan, en breves videos, por qué hay que aprovechar este momento para leer. “Ya que vas a estar encerrado por un tiempo, ponete a leer libros. ¿Por qué? Porque te hacen más inteligente los libros, más interesante. Podés salir de la cuarentena más gordo, más loco, pero no más interesante”, dice Daniel Mella (El hermano menor), uno de muchos que hablan de las bondades de leer o sugieren títulos.

Desde la librería Escaramuza se impulsó la campaña #EmpezáUnLibro, junto con La Lupa Libros y la editorial Criatura, para fomentar el hábito literario a través de una consigna interactiva: cualquiera puede grabarse leyendo y subirlo a sus redes.

Penguin Random House planteó tres propuestas virtuales. La más llamativa es la de “Crónicas de un mundo en pausa”, una selección de textos de sus autores y vinculados a la cuarentena, que se pueden leer en el sitio de Me Gusta Leer Uruguay. Después están las recomendaciones literarias (del equipo de la editorial y personalidades varias); y por último, las presentaciones de libro a través de Instagram. Planeta, en tanto, programó un ciclo de charlas vía streaming que incluye a nombres como Gabriel Rolón, y que permiten la interacción de la audiencia mediante preguntas.

El formato de los festivales, las presentaciones y las charlas en vivo es el mismo, íntimo y a ajeno: el que habla está solo frente a la cámara, el que lo ve del otro lado parece estar mano a mano, pero también está solo. Nadie puede negarle lo poético a toda esta situación.

El negocio y la pandemia

Las otras acciones

Al margen de las campañas que sirven para mantener la interacción y para generar comunidad, hay un modelo de negocio en plena mutación y un rubro, como tantos, afectado. Hay editoriales con personal en seguro de paro, librerías cerradas e incertidumbre, y a la vez, hay búsquedas para mantener el negocio activo.

Hasta ahora, la herramienta más clara para hacerle frente a la situación es la venta a domicilio o “delivery” de libros. Estuario la implementó rápidamente porque “lo que está a nuestro alcance es eso: no te muevas de tu casa, yo te lo llevo”, explica su editor Martín Fernández; y porque al contar desde antes con un Club de Lectores, ese sistema de entrega estaba aceitado. “Para nosotros es normal, pero para muchos no”, dice y extiende su preocupación por la situación de librerías pequeñas y editoriales nacionales independientes. Para Fernández, además, la solución no está en regalar o rebajar libros, entre otras cosas por el impacto ambiental.

La librería Escaramuza también tenía sistematizada la venta online y el envío a domicilio, porque en estos años ha desarrollado un sitio web que ya es una plataforma cultural y una referencia par sus clientes. En los últimos días, el nivel de ventas a domicilio es equiparable al 80 % de sus ventas habituales, y solo ayer las entregas a domicilio (entre libros y productos de cafetería) rondaban las 200, asegura su director Alejandro Lagazeta. Sin embargo, entiende que la actual es una situación muy cambiante como para ser exitista o muy optimista a futuro, y que esta reconfiguración de su producto se está dando en un escenario de crisis, con todo lo que eso implica.

Planeta y Penguin Random House sí han apostado a las promociones para atravesar este momento. Ambas editoriales disponen de 2x1 o 1+1 para la venta online de libros físicos, y Penguin además tiene promociones específicas con las que pretende impulsar la venta de e-Books o libros digitales. Todo su catálogo internacional está a 1,99 dólares en formato electrónico; y el 15 de abril se lanzará una nueva campaña, de e-Books nacionales a 99 pesos.

“Lo digital no está tan divulgado. Más allá de que todos nuestros libros tienen su formato en e-Book, lo cierto es que las ventas son pocas, así que esto es una buena oportunidad para acercar a los lectores a este formato”, explica el director editorial de Penguin, Julián Ubiría. Para potenciar esto, en las redes comparten instructivos sobre cómo comprar e-Books, y el lanzamiento del nuevo libro de Salvador Banchero, El pez que sabía escalar, se hizo en exclusiva en este formato. “Y el feeling es que hay mucho más acercamiento al e-Book”, resume Ubiría.

Desde Planeta, la versión es similar. “Nos fue muy bien con las iniciativas que optamos. Fuimos probando con nuevas iniciativas para e-commerce y la gente poco a poco va aceptando nuevos formatos, tanto de lectura como de compra”, dice Jimena Maresca. “Y las promociones siempre ayudan”.

En plena adaptación y con miradas y situaciones diferentes, el factor común es uno: este es un proceso de aprendizaje, y tendrá su impacto a futuro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados