ENTREVISTA

Julia Navarro, sobre su nueva novela: “Me interesa la condición humana”

La escritora española habló con El País sobre su séptima novela Tú no matarás, ya disponible en librerías

Julia Navarro
Julia Navarro, una de las escritoras más vendidas de la lengua española en una charla con El País sobre su novela Tú no matarás. Foto: Juan Manuel Ferández

Es una de las escritoras más vendidas de la lengua española: sus libros se han publicado en más de 30 países, con ventas que superan los seis millones de ejemplares en todo el mundo. “Y en todos los formatos” dice con modestia Julia Navarro, quien llegó a Montevideo para presentar su séptima novela, Tú no matarás.

Nacida en Madrid a fines de julio de 1953, ya tenía 35 años como periodista política antes de dedicarse a la literatura. Este 2019 se cumplen 15 años del lanzamiento de La hermandad de la sábana santa, su primera novela y su primer best seller. Desde entonces no ha parado de escribir, siempre libros repletos de personajes, y donde los lectores viajan junto a esta escritora cuya literatura, de una manera u otra, habla de la condición humana.

Si bien sus libros suelen integrar la lista de los más vendidos, no fue sino hasta publicar su tercera novela, La sangre de los inocentes (2010) que decidió abandonar por completo el periodismo y dedicarse a escribir historias de ficción.

Y Navarro se lo toma con mucho profesionalismo. “Trabajo todos los días ocho horas”, dice, y escribir una novela no es solo sentarse a teclear, “es buscar la información, pensar cómo seguir lo que quiero contar, y es corregir, de manera que estoy siempre corrigiendo”, asegura. Es ese último paso el que más le cuesta, “la corrección final es una pesadilla” dice esta perfeccionista declarada cuya séptima novela ya se encuentra en librerías.

Navarro comenzó a escribir Tú no matarás en 2013 de manera intermitente. Y si bien es un libro grande (son casi 1.000 páginas), Navarro dice que nunca se plantea la extensión, “escribo con libertad. Escribo mis historias en el espacio que necesito y hasta ahora los lectores me han acompañado”.

—“Tú no matarás” es una frase que le dice Lorenzo a su hijo Fernando al inicio de la novela. ¿Tuvo en mente este título desde el inicio?

—Cuando estaba pensando en la novela, en la historia y lo que quería contar y que el hilo conductor iba a ser el peso de la conciencia, tuve rápidamente claro que esa frase iba a ser el título. De igual forma es muy difícil explicar en qué momento has decidido el título, o han aparecido los personajes, porque todo está dentro de la cabeza. Es difícil decir cuándo o en qué circunstancia sucedió.

—Si bien la frase “Tú no matarás” se dice al inicio, a medida que la historia avanza toma nuevos significados.

—Claro, porque este es un libro que contiene muchas historias. Es un libro de personajes y cada uno de ellos tiene su propia historia. No hay un personaje principal, sino que los personajes que van apareciendo, tienen su historia y yo cuento la historia de cada uno de ellos. Por eso mis libros son extensos y complejos.

—Exilio, venganza y el peso de la conciencia son los pilares sobre los que se basa la novela. ¿Cómo fue gestar la historia?

—Me interesa la condición humana, y lo que hago es ahondar en eso. Para mí el último misterio que hay en la Tierra es el hombre. Entonces, intentar entender los porqués del ser humano. Es una tarea inabarcable, interminable y es como sacar agua del mar, pero es a lo que me dedico: intentar desentrañar la naturaleza humana. Para todos quienes tenemos una educación de origen cristiano, la conciencia está muy presente en nuestras vidas. Pero de alguna manera, todos los hijos de la cultura judeo-cristiana, sentimos la presencia de esa conciencia, aunque sea para empujarla, para decirle que no aparezca, pero de vez en cuando aparece y nos hace vernos frente al espejo de nuestra propia realidad.

Booktrailer de Tú no matarás
Booktrailer de la novela "Tú no matarás" de Julia Navarro

—La parte que sucede en Madrid, ¿se basó en el hogar de su familia en esa ciudad?

—La novela está situada en el barrio de los Austrias en Madrid, donde han vivido siempre mis abuelos y yo. Es el barrio de mi infancia, mi microcosmos, y decidí situarlo allí porque en ningún otro lugar me pude haber sentido más cómoda para hacer ese viaje a cómo era ese Madrid, el que ha subsistido.

—El libro comienza al final de la Guerra Civil Española, y una vez más, sus libros tienen mucha información histórica, pese a que ha dicho que no escribe novelas históricas.

—La historia del siglo XX la conozco, no solo lo que se refiere a España, sino a todo el mundo. Por eso digo que no escribo una novela histórica, porque no aspiro a contar la historia, pero sí me interesa diseccionar el efecto que la gran historia tiene en las historias de todos nosotros. Hoy están sucediendo muchas cosas en el mundo, donde no somos protagonistas, pero las decisiones que toman los gobernantes, terminan teniendo un efecto sobre nuestra propia vida. Eso es lo que trato en mis novelas, no sobre los hechos de la historia, sino el efecto de esos hechos en la vida cotidiana de la gente. Para eso, no es que tenga que buscar mucha documentación, sé lo que pasaba en España en los años 40, pero sí busco pequeños detalles para que la novela sea verosímil.

—Cuénteme un ejemplo.

—Hay una escena donde uno de los personajes va a cenar con su madre y pensaba, ¿y qué comía la gente en ese momento?, ¿qué había para comer después de la guerra?, también saber si era fácil o no conseguir alimento. Son esos pequeños detalles sobre los que busco información.

FICHA
Portada del libro Tú no matarás
Tú no matarás
AutorJulia Navarro
EditorialPenguin Random House
Páginas990

—La historia está contada desde el punto de vista de los perdedores de la guerra.

—Es una historia de vencedores y vencidos, pero sobre todo de los vencidos. Y el drama con el que tienen que vivir, porque en aquella época eran años difíciles para quienes perdieron la guerra. Franco no tuvo ni un ápice de piedad, y todos los días había fusilamiento de republicanos. Había una represión brutal, fueron años muy difíciles.

—La historia también habla del exilio de esos personajes.

—Es el largo viaje de estos tres personajes. Empiezo el libro con un poema de Constantino Cavafis que dice que todos los seres humanos buscamos nuestra propia Ítaca, y eso es lo que hacen los personajes, se van al exilio buscando su propia Ítaca. Nunca van a llegar, pero van a luchar por conseguirlo. Es la historia de un viaje, el viaje de la vida.

—¿No lo ve como una reflexión del mundo actual, con la situación de los migrantes de hoy?

—Es que la historia de la humanidad es una historia de migraciones. Es la historia de personas que se tienen que ir de donde nacieron en busca de un mundo mejor, huyendo del hambre, la miseria y otros huyendo de sí mismos. Por eso es tan difícil los que hoy intentan poner puertas a las migraciones, nunca se van a conseguir poner una puerta para que un ser humano que huye de la miseria, del hambre, no la traspase. Muchos quedarán en el camino, pero muchos lograrán atravesarla.

—También el rol de la mujer de esa época es presentado en la novela, un rol nulo para esa sociedad.

—No tenía ningún papel. Si echamos la vista atrás y vemos cómo era en los años cuarenta, no en España, en todo el mundo, la mujer tenía un papel subordinado. No tenía ningún papel social, su vida estaba reducida a las paredes de su casa y las mujeres que tenían la necesidad de salir a trabajar, estaban subordinadas a los maridos y la familia. Me ha sucedido cuando hablo con mujeres jóvenes, que no pueden entender que haya sido posible, imagínate lo que nos falta conseguir, pero también reflexiona sobre todo lo que hemos conseguido. Nadie nos lo ha regalado porque nadie cede gratuitamente su poder, eso nos ha costado, pero gracias a Dios la sociedad del siglo XXI no es la del siglo pasado.

—En Historia de un canalla presentaba un personaje, Thomas Spencer, con el que era bastante difícil de empatizar.

—No quería que empatizaran.

Julia Navarro sobre Tú no matarás: "Es un libro de personajes y cada uno de ellos tiene su propia historia", dice
Julia Navarro sobre Tú no matarás: "Es un libro de personajes y cada uno de ellos tiene su propia historia", dice. Foto: Juan Manuel Ferández.

—Pero sucede también con Catalina y Fernando, que resulta empatizar con ellos.

—En Historia de un canalla, intentaba que nadie empatizara con el personaje y crear una convulsión con el lector; en esta novela, los personajes son autónomos y los lectores también, por eso no hay dos lectores que hagan la misma lectura. Puede que Fernando y Catalina sean dos personajes incomprendidos por su tenacidad y tozudez, pero en el fondo es la historia de dos supervivientes que se niegan a renunciar a lo que han creído, se niegan a renunciar a su Ítaca.

—Fernando y Catalina son testigos privilegiados de ese mundo que comienza a cambiar ante sus ojos. Y siguiendo con su tradición literaria, los personajes son la mirada de la época.

—Sí, son la mirada de la época. Es que intento reflejar fielmente la época, el escenario de la época, porque todos somos hijos de la época que nos toca vivir. Por eso es importante armar bien el escenario para que todo tenga sentido.

—La historia es como en Las mil y una noches, donde una historia da paso a otra, y a otra, como en una muñeca rusa.

—Es verdad. En mis novelas, normalmente pero no en todas, son personajes que dan paso a otros personajes y así. Son vidas que se van cruzando y al final, mis novelas son como una novela de novelas, como una matrioska, donde aparece una y dentro otra, y otra, y parece que no se termina nunca, pero al final siempre guardo una sorpresa al lector.

—Y en este libro se encuentra casi en la última página del libro. Allí es cuando se terminan de entender las motivaciones de los personajes.

—Se terminan de entender los porqués de los personajes. Les voy haciendo trama a los lectores a lo largo del libro, para que al final descubran las motivaciones de los personajes.

—¿Con tantos personajes e historias, cuándo da por terminado un libro?

—Tengo claro cuando me siento a escribir, qué historia quiero escribir, cómo empieza y cómo termina. No improviso en ese sentido.

—¿Es perfeccionista?

—Sí, corregir es para mí un tormento, lo que más odio es corregir. Cuando termino la novela lo que suelo hacer es imprimirla y guardarla en un cajón por 10 días para airearme. Luego la retomo, la corrijo y la vuelvo a guardar otra semana. Hay un momento en que tienes que parar, porque si no, no pararías nunca, porque siempre le encuentras algo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)