ENTREVISTA CON SERGIO OLGUÍN

"Hoy la novela barrial está más presente"

El reconocido escritor argentino habla de su novela Filo, que acaba de llegar a las librerías

Sergio Olguín
Sergio Olguín. Foto: Sebastián Freire

Escritor, fundador de las revistas V de Vian y El Amante, Sergio Olguín cuenta con una larga carrera periodística que se remonta a los años 80. Sin embargo, como novelista empezó a afirmarse a lo largo del siglo XXI, principalmente a través de un grupo de sus novelas policiales que tienen como protagonista a la periodista Verónica Rosenthal, y que este año alimentó la miniserie La fragilidad de los cuerpos. Ahora a las librerías acaba de llegar Filo, otros de los trabajos que permite conocer a este interesante narrador.

-¿Te sentís parte de una generación literaria?

-No, más bien de una época. La narrativa argentina a partir de fines de los 90 tuvo un cambio fundamental. Empezaron a aparecer escritores que contaron con un público. Hoy la literatura argentina es bastante leída, como no pasaba en los 80 y en los 90. Y si bien no llegamos a los niveles de los años 60. Hoy hay un auge de la literatura nacional, y en eso también jugaron un rol las adaptaciones a la pantalla.

-¿Qué tiene que tener una novela para ser llevada a la pantalla hoy?

-Una historia atractiva. Personajes reconocibles. Y algo que sea propio del lugar. Me parece que las productoras norteamericanas que están trabajando en la región -Netflix, Directv- están buscando esa combinación: textos sólidos en cuanto al argumento, y personajes que puedan ser trasladados a la pantalla. Y que a la vez identifiquen un poco a la cultura del país de origen de esa novela.

-¿Y qué queda en la novela, que el cine no puede atrapar?

-En general hay dos limitaciones bastante fuertes. Por un lado, el pensamiento de los personajes. Las hojas y hojas en que un personaje puede reflejar sus dudas y estrategias, en la pantalla hay que convertirlo en acción, en diálogo. Porque las voces en off terminan arruinando cualquier adaptación. Y por otro lado, los escritores podemos ser más explícitos en las escenas de sexo. En mis novelas hay muchas historias vinculadas a lo sexual, mientras que las películas tienden a contenerse con respecto a esos contenidos.

-Este año se llevó a la pantalla tu novela La fragilidad de los cuerpos, sobre tu personaje de Verónica Rosenthal. ¿Cómo la viste?

-Me gustó mucho, supieron tomar la esencia de la historia y convertirla en un trabajo de ocho capítulos. Es difícil: tuvieron que agregar algunas tramas. Siempre que se pasa un texto escrito a lo audiovisual lleva a desarmar absolutamente el texto para construir lo otro. Pero tengo la sensación que si alguien leyó la novela y otro vio la miniserie, y charlan, pueden estar hablando de lo mismo.

-¿En qué género ubicarías Filo, esta novela que ahora vuelve a las librerías?

-Una comedia romántica con toques de historia policial estilo Tarantino, incluso con humor en las escenas de violencia. Pero sobre todo creo que pesan mucho las historias de amor, tanto la de los jóvenes estudiantes universitarios, como la de los dos viejos ladrones.

-Tu primera novela, Lanús, de 2002, focaliza sobre el conurbano, un tema que demoró en llegar a la cultura porteña...

-Por un lado sí: había como cierta literatura que no veía muy bien lo que sería toda la cuestión conurbana del Gran Buenos Aires. Y que a partir del 2000, con Lanús y con libros de otros escritores, se volvió más natural. Pero en realidad es una literatura que parte de Roberto Arlt y otros autores que se hicieron cargo de lo barrial. Hoy la novela barrial está mucho más presente.

-En el cine argentino pasó un poco también eso.

-Sí, y un poco antes incluso. El cine fue un paso adelante de la narrativa. Luego en la literatura apareció todo ese fenómeno, que ya estaba presente en el cine de Adrián Caetano, Stagnaro, Trapero.

-¿En qué estás trabajando ahora?

-Estoy desarrollando unos guiones, y estoy escribiendo la cuarta novela de la serie de Verónica Rosenthal, que sospecho la voy a tener lista para el año que viene. En la tercera quedaron bastantes líneas sueltas alrededor del mundo del periodismo. Y también me interesa profundizar en lo que fue la infancia y la adolescencia de Verónica Rosenthal. Mi idea es que el personaje vaya envejeciendo con las novelas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)