ENTREVISTA

Hernán Casciari habló con El País: "Me siento muy cómodo en la adversidad"

Hoy a las 22.00, Hernán Casciari presentará "Streaming con Delivery"; antes, habló con El País y envió un video donde recomienda una serie, un disco y un disco para acompañar esta cuarentena 

Hernán Casciari. Foto: Emanuel Zerbos.
Hernán Casciari. Foto: Emanuel Zerbos.

El de esta noche será un espectáculo que definirá el futuro laboral (al menos hasta que se termine la cuarentena obligatoria en Argentina) de Hernán Casciari. A través de un show titulado Streaming con Delivery, el escritor hará una transmisión en YouTube donde se dedicará a leer varios de sus cuentos durante más de una hora y completará la experiencia con un cupón de un servicio de entregas a domicilio. “Estoy proponiendo un sistema de trabajo para esta época”, dice Casciari a El País, haciendo referencia a la suspensión de los espectáculos hasta nuevo aviso.

Según explica, este nuevo espectáculo ya lleva vendidas las suficientes entradas como para llenar siete teatros (“Es un negocio redondo, pero que no sabíamos que existía”, dice, entre risas), y es una modalidad que planea repetir durante las siguientes semanas. En sus planes se incluye repetir la propuesta de transmisión con cena incluida, enviar una copia firmada de uno de sus libros a cada persona que compre entradas (disponibles en la web de Eventbrite) y presentarse junto a invitados.

En medio de la cuarentena causada por el avance del coronavirus, Casciari habló con El País sobre las posibilidades que le da esta especie de retiro obligatorio y adelantó que, gracias al tiempo libre, está planeando escribir aquella novela que desde hace años se propone pero que siempre pospone.

Además, el argentino también habló sobre la venta de los derechos cinematográficos de El mejor infarto de mi vida, el libro inspirado en el infarto que sufrió en Montevideo en junio de 2015. Según adelantó, la película comenzará a filmarse en 2021 y será una coproducción entre Disney, Gloriamundi (de España) y Wip (de Argentina).

—Esta noche vas a presentar Streaming con Delivery, un show que se va a ver a través de YouTube y que viene con cena incluida. ¿Cómo surgió la idea?

—Mi productor, Gabo, vive del 15% de mis espectáculos. Entonces, cuando cancelé mis espectáculos -incluso antes de que el gobierno decretara la cuarentena-, se deprimió porque se quedaba sin plata. Estaba deprimido en serio, y una madrugada, a eso de las cuatro de la mañana, la esposa le dijo: “¿Por qué no hacés un streaming con delivery?”. Él abrió los dos ojos y a las cuatro y veinte me manda un WhatsApp, porque no se podía dormir el hijo de puta y todavía me despertó (se ríe), donde me dice: “¿Esta idea es una pelotudez o es genial?”. A las ocho de la mañana escribí un tweet diciendo que si el gerente de alguna empresa de envíos a domicilio estaba disponible, que me llamara que tenía una idea. Gabo empezó a negociar y todos querían hacerlo. Al final lo hacemos con una: cuando comprás la entrada, recibís un código para pedir comida y otro para ver el espectáculo por YouTube.

—Lo interesante de la propuesta, además del delivery, es que la transmisión va a llegarle a personas que no pueden ir a tus espectáculos. ¿Lo notaste?

—Sí, me doy cuenta con la venta de entradas. Además esto es algo que jamás se me hubiera ocurrido sin este contexto adverso. Pero, una vez que ocurre, te das cuenta de lo que decís vos: hay gente en Nicaragua, en Colombia y en el interior de Argentina y de Uruguay que jamás podría ir a un espectáculo mío porque no suelo ir a esos lugares; entonces están agradecidísimos de poder ver el espectáculo. Además, no hay límites de butacas; podés vender ilimitadamente para esa noche. Ya se vendieron siete teatros, o sea que es un negocio redondo pero que no sabíamos que existía (se ríe).

—¿Cómo va a ser el espectáculo?

—Yo no quiero hacer esa clase de streaming donde el que está frente a la pantalla se pasa mirando mensajitos y saludando. Quiero hacer un espectáculo serio, de verdad. Yo hago mi primer cuento y, mientras leo el primero, voy a tener a un grupo de gente que me va a estar filtrando los pedidos y luego me los va a pasar por WhatsApp. Voy a leer los más pedidos, pero no voy a interactuar, a no ser que me hagan una pregunta muy divertida. Acá me pongo las pilas: va a haber dos o tres cámaras y una escenógrafa que viene a poner las luces. Hay todo un trabajo atrás porque para cobrar tenés que hacer algo un poco mejor que la forma amateur. Estoy proponiendo un sistema de trabajo para esta época y que otros artistas lo puedan hacer. Lo último que voy a hacer hoy es decir: “La semana que viene hay otro con un repertorio completamente distinto”. Me siento cómodo en la adversidad y pensando formatos; me divierte mucho.

La última vez que te entrevisté, estabas esperando un vuelo para volar al norte de Argentina y hacer un espectáculo. Ahora que la cuarentena por el coronavirus te obligó a parar, ¿te replanteaste las actividades para este año?

—Hace muy poquito que pegamos este volantazo de suspender y de empezar a hacer esto del streaming. Pero, por lo que vengo viendo y por cómo está funcionando mi vida, veo que tengo la cabeza más liberada. Antes de suspender, yo tenía 22 funciones en el próximo mes y medio. Eso me consume una energía que ahora sí tengo... Soy una lechuga ahora, boludo (se ríe). Es muy probable que me ponga a hacer una novela, que es una cosa que hace cinco años me vengo posponiendo y no lo puedo hacer por falta de tiempo. Así que, muy probablemente vuelva a ese viejo amor, que es la escritura y estar tranquilo en casa, sin otra actividad más que pensar y escribir. Esa es la cosa que más me gusta en la vida, lo que pasa es que la parte frenética también me gusta. Está bueno que te pongan en el cajón y te digan: “Bueno, listo. Estás en 1995. Escribí, que es lo que más te gustaba en el mundo”. Con la diferencia de que ahora tengo muchísimos lectores que van a recibir esto con mucho cariño. Claro que lo que está pasando es me parece aberrante pero, en lo personal, fue muy oportuno.

Hernán Casciari. Foto: Difusión.
Hernán Casciari. Foto: Difusión.

—¿Ya tenés idea de por dónde va a ir la novela?

—No. Estoy pensando en voz alta mientras hablo con vos. Es más, ni le conté esta idea a mi mujer todavía. Me estoy dando cuenta en estos últimos días de que tengo un montón de energía porque no estoy trabajando, solo estoy con lo del streaming. Voy a tener tiempo para jugar con mi hija, charlar con mi mujer para ver si de verdad somos compatibles y si no nos tenemos que separar (se ríe). Estos días me traen desafíos maravillosos.

—¿Es difícil adaptarse a la cuarentena?

—Sí, aunque hay cosas que van a tardar en acostumbrarse. Cada caso es un mundo. La cantidad de divorcios que va a haber a causa de esto va ser tremendo. La gente no se soporta mucho (se ríe). Bueno, dicen que cuando más divorcios hay es al regreso de unas vacaciones... Imaginate que esto que ni siquiera son vacaciones... va a ser un quilombo tremendo. Va a florecer el psicoanalsita online, yo me imagino. Se van a llenar de plata haciendo terapia por Skype.

—A finales de febrero firmaste el contrato cinematográfico de tu libro El mejor infarto de mi vida. ¿Qué novedades hay?

—Bueno, esa es una noticia muy uruguaya, y el protagonista es Javier Artigas y su esposa; yo soy un actor secundario dentro de la historia. Fue muy parecido con lo que te contaba del streaming: se terminaron peleando tres productoras internacionales por la historia. Hace seis meses invité a Javier a mi columna del programa Perros de la Calle, donde él contó el lado B de la historia. Se viralizó de una forma extrañísima y llegó a ser compartida 30 millones de veces. Después la subí a mi canal de Youtube y al otro día me llamaron tres productoras porque entendieron que la historia era muy cinematográfica. Nos hicimos socios con Javier y terminó siendo una compra entre una productora, española, uns norteamericana y una argentina. Todavía no sabemos nada más porque lo único que hicimos fue elegir el director, los actores, firmar el contrato y cobrar el dinero. Aún no se sabe si va a ser en castellano o inglés, pero sí que se va a filmar en 2021 en España, Argentina y Montevideo. Igualmente, habrá que esperar para ver qué pasa con el coronavirus.

—¿Vas a participar del proceso de la película?

—Trato de no participar porque me pone muy nervioso saber que un proyecto no está dirigido por mí. No soy bueno trabajando en equipo: me pongo muy nervioso cuando algo no me gusta. Ya sé que no tengo que participar en cosas que no dirijo, así que no voy a estar en el proceso.

—¿Que le recomendás a la gente que va a ver Streaming con Delivery?

—Puse en Twitter que esta va a ser la primera vez que un escritor esté leyéndole cuentos a gente de muchos países en sus casas y dándoles de comer. Les decía, un poco chicaneando, que si se lo pierden y no están ese día, cuando dentro de muchos años sus nietos les pregunten si estaban ese día, no van a saber qué decir. Así que es mejor que estén (se ríe).

hernán casciari

Recomendaciones para los días de cuarentena

Además de la charla sobre Streaming con Delivery, Casciari se tomó un momento para dejarle una serie de recomendaciones para pasar la cuarentena. De un disco de Caetano Veloso a la serie Six Feet Under, estas son las recomendaciones de Casciari. 

Recomendaciones de Hernán Casciari. Foto: Captura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados