Entrevista

Helene Flood, la nueva reina de la novela policial, habla de "La psicóloga"

Con su primera novela se convirtió en un éxito mundial que ahora va camino al cine. El País charló con la escritora noruega que se convirtió en una estrella literaria

Helene Flood. Foto: Julie Pike
Helene Flood. Foto: Julie Pike

Con su primera novela, la psicóloga y escritora noruega Helene Flood (1982), alcanzó el éxito en el mundo, una nominación al premio Norweigan Bookseller en 2019 y derechos para vender su novela en 28 países. Todo gracias La Psicóloga (Editorial Planeta, 640 pesos), un thriller que se centra en una mujer cuyo marido desaparece sin dejar rastro.

La historia además se centra en dos pilares, por un lado la seguridad del hogar y por otro la fiabilidad de la memoria. Con los derechos vendidos para una versión cinematográfica, Flood dice estar “encantada de ver cómo se hará esta versión aunque también tengo que decir que es un tanto extraño, porque estás entregando algo muy personal en lo que he estado trabajando sola”, dice la autora durante desde Barcelona donde se encuentra hachando una gira de prensa. La autora dice que tiene en mente a tres actrices para que interpreten a Sara, protagonista de la novela en la pantalla grande: Amy Adams, Kate Mara o Brie Larson, “pero ya se verá”, dice muy simpática.

Además de escribir una exitosa novela policial, Flood trabaja como investigadora de violencia y estrés traumático en el Norwegian Center for Violence and Traumatic Stress Studies. Su doctorado, realizado en 2016 se centró en violencia doméstica, victimización, vergüenza y culpa; también ha realizado conferencias y escrito artículos científicos sobre este tema, aunque afirma que no usó ese material para escribir su exitosa novela.

Con un nuevo libro ya en proceso que “más o menos va a seguir la línea de este género aunque va a haber personajes nuevos”, Flood charló con El País sobre La Psicóloga, este atrapante thriller que ya se encuentra en las librerías uruguayas.

—¿Se imaginó que iba a tener este éxito su primera novela?

—No, en lo absoluto. Mi marido sabía que estaba escribiendo algo, pero no lo había leído nadie, solo yo conocía el libro, y es difícil que uno mismo juzgue su propio trabajo. Fue cuando ya decidí mandarlo a una editorial, lo releí una vez más y me pareció que era aceptable como para enviarlo. Recién cuando ellos me contactaron y vi claramente que creían en mí y veían el potencial, quedé encantada de la vida. Aun así nunca me hubiese imaginado este último año que ha sido una locura.

—Leyendo La Psicóloga, hay referencias a temas tratados en La chica de la ventana, La chica del tren o Perdida. ¿Esos libros fueron de inspiración?

—Sí, los títulos que mencionas han sido las influencias, sobre todo Perdida de Gillian Flynn que es un thriller muy bien estructurado. El libro aborda el tema de la pareja, que es algo que me interesa, y siendo un thriller quería saber cómo esa pareja acaba en esa situación. Eso me abrió las puertas a este género para poder desgranar la investigación sobre el crimen y a la vez investigar otros temas.

—Ha trabajado sobre el tema de violencia doméstica en su carrera profesional, ¿qué utilizó de su trabajo para escribir La Psicóloga?

—No usé los informes ni la investigación directamente para escribir esta novela, pero sí ha influido en varias cosas, por ejemplo en la noción de hogar. Cuando un hogar no es seguro porque pienso que es algo que aterra, es lo que más miedo te puede dar en este mundo, y eso lo ves claramente en casos de violencia doméstica porque el hogar es donde se supone que uno está a salvo, se puede relajar y ser uno mismo, y no debe de estar constantemente alerta buscando peligros. Porque si el llegar a casa no es llegar a un lugar seguro, ¿qué te queda?

—Otro tema importante en la novela es el abordaje sobre la memoria y cómo los recuerdos pueden cambiar o alterarse.

—Sí, la memoria es un tema muy atractivo que me interesa mucho como psicóloga. Porque la memoria reconstruye, eso es lo que hace, y a todos nos interesa recordar una historia, una narrativa, un hilo conductor y si nos faltan eslabones, si tenemos huecos, la memoria nos lo rellena y eso forma parte de ese recuerdo. Así podemos recordar cosas que nunca pasaron, o recordamos cosas que creemos que pasaron y Sara como psicóloga se fía al 100 por ciento de su propia memoria, esa es su destreza y habilidad principal. Y al empezar a cuestionarse si recuerda bien o no, acaba dudando de quién es ella, y eso asusta, porque ya no sabe de qué herramientas echar mano para enfrentarse a ese miedo tan aterrador.

—Eso queda en evidencia cuando la policía comienza a preguntarle a Sara por el mensaje que le dejó Sigurd, el cual puede ser entendido de distintas maneras.

—Sí, porque el mensaje es bastante ambiguo y como Sara se fía de su memoria cree recordarlo exactamente palabra por palabra, pero la policía no tiene la misma sensación. Y ese es el motivo del conflicto que tienen.

—¿Por qué centrar la novela en un personaje tan poco fiable?

—Es por el potencial dramático que tiene, porque quería un personaje principal que fuera una persona común y corriente, un ciudadano de a pie que acaba en un drama terrible. No quería tener un superhéroe ni un policía o detective, tenía que ser una persona como tú o yo que de repente se ve en una situación trágica. Entonces entra en shock, sumado a todo lo demás, hace que dude de sus experiencias, de cómo ha ido su vida y termina en una especie de situación claustrofóbica que también vive el lector. Así ya el lector no se fía de lo que Sara ve, piensa o recuerda.

—Usted es psicóloga de profesión, ¿cuándo empezó a pensar en escribir esta novela?

—La idea se me ocurrió cuando estaba de licencia por maternidad cuando nació mi primer hijo, porque en Noruega tenemos la suerte de disfrutar de mucho tiempo en casa cuando una es mamá. Entonces imagina, teniendo un bebé que no duerme y solo lo hacía cuando me tumbaba a su lado a oscuras y sin teléfono, horas para pensar me sobraban. Se me ocurrió el tema de la memoria y los recuerdos en los que confías y no; y una vez con esa idea en mente, dediqué horas de insomnio para ir elaborándolas en mi cabeza.

—¿Cuál cree que es el atractivo de la novela negra que sigue atrayendo a los lectores?

—Es una buena pregunta, porque es algo que también me cuestiono, el atractivo de este género. Creo que se debe a que trata temas universales como pueden ser el miedo, el miedo de perder a un ser querido, a perder la vida, a perder la cordura, es algo que está muy presente y que solemos compartir con las demás personas. Ese es un miedo existencial, porque todos acabaremos pasando por ello en un momento u otro. La novela negra nos da una manera de poder verlo o analizarlo desde un lugar seguro, desde la barrera y luego está la otra parte, que es el policial y saber quién es el asesino y montar el puzzle mental, y esa combinación de cosas es lo que creo le atrae al público.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados