Entrevista

“Sin esperanza estamos perdidos”

El País entrevistó en exclusiva con Paulo Coelho a propósito de su nuevo libro, Hippie, que el viernes 24 llega a las librerías en Uruguay

Paulo Coelho
Paulo Coelho, un escritor que recuerda su juventud. Foto: Laurent Cousin

Paulo Coelho tiene nuevo libro y eso —si se tiene en cuenta que el brasileño, según cifras más o menos extraoficiales, ha vendido unos 350 millones ejemplares de su bibliografía en el mundo entero— convierte a Hippie, esa nuevísima novela en todo un acontecimiento. En las librerías uruguayas estará a partir del viernes 24, editado por Grijalbo (o sea distribuido por Penguin Random House) a 550 pesos.

Aunque como él propio Coelho le dijo a El País, todos sus libros son autobiográficos, Hippie es lo más cercano a unas memorias personales que ha escrito.

En esta nueva novela, relata, por ejemplo, como su detención por la dictadura militar brasileña acusado de terrorismo en 1970, su viaje haciendo dedo con una novia por varios países sudamericanos para llegar a Machu Picchu y su ida a Amsterdam, uno de los epicentros mundiales de la contracultura de comienzos de la década de 1970. El mismo día en que desembarcó en Dam, el barrio hippie de la capital holandesa, conoció a Karla que lo imitó a aventurarse hasta Nepal en el llamado “Magic Bus”, Así, Hippie es novela de amor, una crónica de un tiempo muy distinto a este y de una generación muy distintas a estas.

Sobre eso, el autor de El alquimista, contestó en portuñol  vía mensaje de audio de WhatsApp, algunas preguntas de El País.

—¿Ha estado en Uruguay?

—Sí, varias veces. Es vecino de Brasil, así que sí. No lo recorrí todo pero recuerdo bien Montevideo. Me acuerdo que una vez fui en barco y Borges cuenta en un poema, que una vez echó una moneda y que cada momento de su vida corresponde a un momento de esa moneda en el mar. Así que hice la misma cosa.

—¿Por qué un libro así de autobiográfico como Hippie?

—Todos los libros son autobiográficos. No puedes sacar nada de la nada, así que de alguna manera tienes que contar tu propia historia. Puede ser a través de una metáfora como El alquimista que es mi historia y en la que soy el pastor o de una manera más visible como en El peregrino de Compostela, Las orquídeas o ahora Hippie. Todos, todos mis libros son autobiográficos.

—El libro está encabezado por una oración católica y una cita bíblica y un poema Tagore. ¿Están allí para indicar un tipo de lectura? ¿Qué uso hace de esa clase de citas?

—Todos mis libros tienen una cita bíblica y siempre es Lucas. Es una tradición que mantengo. Me encanta Tagore, como me encantan todos los poetas que influyeron a mi generación. Ponerlos allí es una manera de homenajearlos y Tagore sintetiza todo.

—Los recuerdos son una cosa complicada. ¿Cuánto es verdad de lo que está en Hippie?

—Todo lo que está en el libro es verdad, lo que pasa es que tuve que condensar. Por ejemplo, me llevaron preso tres veces y en el libro parece que fue una vez sola. Decidí sintetizarlo así. Todo es verdad aunque es cierto que hay muchas más cosas pero era imposible contar todo, todo, todo. Se trata de saber sintetizar, una parte del arte de escribir.

—¿Cómo procesó su generación, el final de ese sueño hippie?

—No puedo hablar por mi generación pero todos los que vivieron eso, siguen con un poco de hippismo. Por lo tanto, el final del sueño resultó que no era el final del sueño sino una transformación hacia una nueva manera de vivir la historia.

—¿Qué fue lo que provocó su final?

—No sabría decir pero las cosas empiezan y terminan. Así es el ciclo de la vida.

—La actual es una generación que tiene todo para ser optimista y parece desesperanzada.

—No creo que sea una generación desesperanzada la que vivimos, sino que tiene esperanza. La esperanza es la cosa más importante que tenemos y sin ella estamos perdidos. Lo que pasa ahora —y es la razón por lo que escribí Hippie— es que la gente está muy cerrada. Las cosas son blanco o negro y no se discute nada más, ya no se habla y en las comunidades sociales se sigue a gente que piensa como tú. Prácticamente no hay más diálogo. Y ahí está la razón por la que escribí este libro: mostrar que podemos vivir sin rótulos y sin que te digan lo que podemos hacer.

—¿En qué, por ejemplo?

—Por ejemplo, el tema de comer. Hoy día eres forzado a comer de tal manera porque si no eres un criminal y todo eso. En la época de los hippies era natural que buscase la comida mejor, más sana y entonces hoy estás condicionado a lo que la internet dice que es bueno para ti y que, en general, no lo es. Una buena alimentación empieza siempre por el placer.

Ficha
Paulo Coelho
Hippie
AutorPaulo Coelho
EditorialGrijalbo
Precio550 pesos, en librerías desde el viernes 24 de agosto

Hippie es la vigésima novela de Coelho y un acercamiento muy personal a sus años formativos. El carioca este mes cumple 71 años. Ha sido declaro “inmortal” por la Academia Brasileña de las Letras en 2002 y “mensajero de la paz” de las Naciones Unidas en 2007,

—¿Cómo recibió Brasil este nuevo libro?

—Muy bien. Incluso diría que fue la mejor salida de un libro en Brasil. Mis lectores brasileños lo recibieron muy bien.

—Ya tiene 20 novelas, ¿imaginaba aquel Paulo en el Magic Bus, esta vida de novelista?

—¿Tantas? No sabía que tenía tantas. La verdad es que no las cuento pero me alegro de seguir escribiendo. Tuve mis dudas sobre escribir un nuevo libro pero cuando vi el mundo, me dije “tengo que hablar un poco”. Es que la gente está muy fundamentalista y no puede ser así. Así que intenté contar el mundo de 1970 y allí aparecía yo.

—¿Qué hay de aquel Paulo aún en usted y qué se ha perdido para siempre?

—Creo que está todo. Yo busco la sencillez en la manera de escribir y en la manera de vivir. Una sencillez que no tiene nada que ver con tener dinero o no tener dinero. Es la manera de ver las cosas directamente, sin complicar. No sé qué perdí, ya no lo tengo.

—¿Cómo vive un escritor de su popularidad, la necesidad de un éxito?

—No tengo que probar nada. Hace tiempo que pasé eso. No hay ninguna necesidad de éxito en mi. El éxito, en todo caso, es la alegría de saber que me conecté con los lectores. Pero tuve libros que no fueron exitosos como El vencedor está solo o La quinta montaña y no pasó nada ya que los escribí por que tenía ganas de escribir sobre esos temas. Un escritor con mi popularidad está tranquilo y solo tiene que obedecer su alma. Y esa es la cosa más importante que tengo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º