ENTREVISTA

La escritora María Dueñas y el éxito de sus novelas

La española dice que la clave del éxito reside “más en un cóctel de distintas cosas” que en “una fórmula única”

María Dueñas con su última novela que trata de españoles en Nueva York.
María Dueñas, una super ventas que no cree en las fórmulas para llegar al éxito. Foto: Difusión

La escritora María Dueñas considera que la clave del éxito reside “más en un cóctel de distintas cosas” que en “una fórmula única” y que no existe ningún “secreto”, sino mucho tiempo de “trabajo sosegado”.

Después de 20 años en el mundo académico, es doctora en Filología Inglesa, María Dueñas (1964), decidióe en 2009 zambullirse en la literatura con la obra El tiempo entre costuras, que cosechó grandes éxitos de forma inmediata.

A esa novela le siguieron Misión Olvido, La Templanza y Las hijas del capitán. Ahora trabaja en la adaptación televisiva de La Templanza, revisa las ediciones de Las hijas del capitán y prepara la conmemoración del décimo aniversario de la obra con la que saltó a la fama mundial.

Con una nueva novela en camino (prefiere no adelantar nada por estar en fase muy incipiente), la escritora habla del éxito de sus historias.

—¿Qué se siente ser una de las autoras españolas más vendidas?

—Una enorme satisfacción, alegría y un poquito de responsabilidad también, pero sobre todo agradecimiento a los lectores. Una enorme gratitud hacia aquellos que libro tras libro siguen confiando en mí, esperan con ganas a que mis novelas lleguen a las librerías, acuden a los actos literarios, a las ferias, y están siempre al pie del cañón para apoyarme y demostrarme que mi trabajo vale la pena.

—Sus obras han sido traducidas a más de 35 idiomas y se han vendido millones de ejemplares en todo el mundo. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

—Me resulta dificilísimo dar con un secreto, o con una estrategia única. Creo que son distintas cosas que se unen. Se trata de dar con temas que resulten interesantes para los lectores y que les generen curiosidad, de construir unos personajes con los que los lectores puedan desarrollar una cierta empatía, de trasladarles a escenarios que les resulten atractivos y de dotar a mis obras de un estilo narrativo que les pueda ser seductor. Que les envuelva y que les atrape. Es más un cóctel de distintas cosas que una fórmula única. Lo que hay detrás de eso es mucho trabajo, meses, años incluso, de trabajo sosegado.

—Durante dos décadas dedicó su vida al mundo académico. ¿Qué le hizo lanzarse a la producción literaria?

—Tenía ganas de hacer algo que me sacara un poquito de mi actividad cotidiana de la docencia y la investigación, aunque nunca con la intención de abandonar ese mundo de la Universidad. Pero para mi suerte y para mi sorpresa, nada más publicar El tiempo entre costuras la aceptación comenzó a ser tan positiva que se fue corriendo la voz, se fueron multiplicando las ediciones y llegó un momento en que vi que no podía compaginar las dos actividades a la vez si quería dedicarme en serio y hacer bien las dos. En ese momento decidí que ya podía cerrar esa puerta del mundo universitario que me había dado 20 años fabulosos de mi vida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)