LIBROS

La consagración real de la poeta: Ida Vitale recibió el Premio Cervantes

Ayer, la autora uruguaya fue galardonada con el Premio Cervantes, el máximo reconocimiento de la literatura hispanoamericana

ida Vitale recibe el Premio Cervantes de manos del Rey Felipe IV. Foto: EFE.
ida Vitale recibe el Premio Cervantes de manos del Rey Felipe VI. Foto: EFE.

"Muchísimas gracias. Estoy muy emocionada”, fueron las primeras palabras que Ida Vitale dijo a los reyes de España cuando se encontraron en la entrada al paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares. Con vestido negro y bufanda blanca, la poeta llegó acompañada de su hija, Amparo Rama Vitale, y sus dos nietas, Emilia y Nuria.

Tras tomarse una foto con varias de las autoridades, Vitale ingresó al paraninfo para recibir el Premio Cervantes, el máximo galardón de la literatura en español, un reconocimiento que desde noviembre del año pasado sorprendió a la autora y al ambiente cultural uruguayo. Vitale ya había recibido varios premios internacionales en el pasado (Octavio Paz, Reina Sofía, Federico García Lorca, Max Jacob), pero el Cervantes tiene un significado simbólico mucho más profundo, ya que es considerado el Nobel de Literatura en español.

De esta manera, Vitale se unió a la lista de los 44 autores hispanoamericanos que, desde 1976 (año de creación del premio), fueron galardonados. El paraninfo de la Universidad de Alcalá tiene un estilo de arquitectura gótica que se mantiene desde principios del siglo XVI, cuando fue construida, y que se mantiene hasta la fecha. Si uno ve el discurso de Juan Carlos Onetti —el otro escritor uruguayo en ganar el Premio— en 1981, el recinto está igual.

En esta planta rectangular, donde resaltaban varios estandartes con símbolos patrios de España y una guardia que mantenía las vestimentas del siglo XVI, se podía percibir que se estaba frente a un acto con tradición de la monarquía y que en 2019 parece tan extraña a los ojos uruguayos.

Tras una interpretación del himno español, Vitale se acomodó en una silla forrada con terciopelo rojo y comenzó a escuchar una serie de homenajes que provenían de un estrado rojo que lucía el escudo español. El primero en pasar fue el ministro de Cultura y Deporte de España, José Guirao, quien aseguró que “su lenguaje uno de los más destacados y reconocidos de la poesía actual en español, que es al mismo tiempo intelectual y popular, universal y personal, transparente y hondo”.

Mientras Guirao apelaba a las raíces poéticas de Vitale con “Cima”, de Gabriela Mistral, la uruguaya de 95 años escuchaba con atención y asentía a las palabras del jerarca mientras se toma las manos. Cuando el ministro empezó a recitar “Exilios” (uno de sus poemas más celebrados), Vitale se emocionó e inmediatamente uno se podía imaginar el nudo en la garganta que se apoderaba de la poeta. 

Cuando Guirao habló del exilio de la poeta junto a Enrique Fierro en 1974, mencionó a Augusto Monterroso, Alejandro Rossi, Elena Jordana y Tomás Segovia -algunos de los escritores de que la acompañaron durante su vida en México- y emocionó a Vitale. “Diez años de destierro”, dijo el jerarca sobre el final de su discurso e inmediatamente se pude ver cómo la autora trataba de reprimir las lágrimas.

“En pocos años podremos celebrar con ella su siglo. Mientras tanto, el más alto homenaje necesario: el Premio Miguel de Cervantes, con el cual reconocemos su obra para los siglos venideros”, concluyó Guirao. Entre los aplausos del público, resaltaba la imagen de Vitale con las manos entrelazadas y con una expresión de agradecimiento en su rostro.

Luego de que Vitale recibiera el galardón y ofreciera su discurso de agradecimiento en la Cátedra del paraninfo (ver recuadro), el rey de España, Felipe VI, cerró la ceremonia con un nuevo homenaje a la autora uruguaya. El monarca dijo que “una obra desplegada a lo largo de siete décadas es lo que ha laureado el veredicto del jurado”. Luego agregó que, la de Ida Vitale, es “una obra convertida, desde hace mucho tiempo, en un referente fundamental para los poetas de todas las generaciones y en todos los rincones del español”.

Ida Vitale durante su discurso de agradecimiento. Foto: EFE.
Ida Vitale durante su discurso de agradecimiento. Foto: EFE.
discurso de ida vitale

"Aquí estoy, emocionada y agradecida", dijo Vitale

Tras los primeros homenajes, Ida Vitale se levantó de su asiento y se acercó, a la mesa donde estaban los reyes de España. Mientras se mordía el labio inferior y parecía temblar de la emoción, el rey Felipe VI le concedió la medalla del Premio Cervantes. “Ahora sí me pongo nerviosa; parece que soy la dueña de la casa”, había dicho la autora, minutos antes, Vitale antes de entrar al paraninfo.

Apenas subió a la Cátedra del recinto, dijo: “En realidad en este momento, leer algo no me nace; me nacería abrazar y decir cosas que serían absurdas y desacomodadas, pero que me saldrían del alma”.

“Lo inconcebible llegó en un momento en el que la opacidad del descenso imprime en mi vida una geometría ilógica e imprevistos recaudos”, dijo la poeta antes de empezar su discurso, enfocado en el nacimiento de su vínculo con la literatura. Haciendo referencia a una biblioteca “forrada y presuntuosamente numerada”, la escritora de 95 años relató que empezó leyendo libros para niños hasta que conoció a la tragedia griega Homero, que leyó en una edición bilingüe greco-latina.

Según explicó, el libro que más influencia tuvo en su vida fue El Quijote -escrito por el autor que da nombre al prestigioso premio-, con el que generó una relación de “devoción total”. Para terminar su discurso, mostró su humildad al decir: “Quería hacerme perdonar la audacia de venir aquí y a este lugar meterme a hablar del Cervantes”.

celebración

El premio "da lugar a una gran celebración"

El presidente de la Academia Nacional de Letras (ANL), Wilfredo Penco, dijo a Efe que el premio a la obra de Ida Vitale “da lugar a una gran celebración” porque signfica el reconocimiento “más importante” que puede obtener una escritora de habla hispana.

“Estamos muy felices por un galardón tan merecido y por el cual la Academia ha trabajado en más de una oportunidad”, dijo Penco, que además de liderar la ANL también es un ensayista y crítico literario especializado en literatura uruguaya y latinoamericana. “En 2017 la Academia propuso al premio Cervantes la candidatura de Ida Vitale y volvió a hacerlo en 2018 con el feliz resultado”, agregó.

Penco aseguró que antes de fin de año, la autora recibirá un nuevo reconocimiento “ya con el premio en las manos”. Para el jerarca, este premio es “la coronación de toda una vida al servicio de la literatura”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)