ENTREVISTA

Claudia Piñeiro: "El humor me interesa mucho"

La escritora argentina estuvo en Montevideo y charló con El País del género policial y sus proyectos

Claudia Piñeiro. Foto: Alejandra López
Claudia Piñeiro, la best seller argentina charló con El País sobre sus inicios, proyectos futuros y la serie que escribió para Netflix. Foto: Alejandra López

Claudia Piñeiro quería estudiar Sociología, pero la dictadura cerró todas las carreras humanísticas y terminó estudiando Ciencias Económicas. Por eso en sus novelas hay una mirada sociológica del mundo, “porque es cómo me gusta mirarlo, y cuando voy a contar una historia, necesito contar la sociedad en la que transcurre esa historia”, dice a El País.

También cuenta que le hubiese gustado escribir una novela como Desgracia de J. M. Coetzee porque “son esos mundos de violencia cotidiana” lo que le interesa en una novela.

Debido a su postura a favor de la legalización del aborto en Argentina, Piñeiro asegura haber recibido críticas, “pero me parece que las reacciones positivas lo compensaron”. Mucha gente le escribió para decirle que no iba a leerla más, “pero esas agresiones en las redes se vieron compensadas con gente que me empezó a leer, muchos jóvenes sobre todo”. Lo notó en la pasada Feria del Libro de Buenos Aires donde presentó el libro de cuentos Quién no (Alfaguara, 550 pesos) y la composición de los presentes había cambiado mucho, asegura. “Había muchos jóvenes, hombres y mujeres. Eran personas que a lo mejor no sabían que existía antes y comenzaron a leerme a partir de estos debates”. Llegó a Montevideo como una de las invitadas de la Semana Negra, donde realizó una charla con la curadora Alicia Escardó y, aprovechando la visita, también se reunió con un club de lectura, ya que le gusta aprovechar al máximo sus momentos en nuestro país.

Portada del libro Quién no de Claudia Piñeiro
Portada del libro Quién no de Claudia Piñeiro

Si bien Piñeiro dice que siempre escribió, no fue hasta que tenía cerca de 30 años, cuando fue finalista al premio Tusquets en España que comenzó a imaginarse como escritora. “Entonces me dije que si me esfuerzo y trabajo en esto, a lo mejor, algún día puedo llegar a ser escritora”.

—¿Cuándo nace esa pasión por escribir novelas policiales?

—En realidad yo escribo novelas y el policial se mete entre medio sin querer. En casi todas las novelas que escribo hay muertes y con eso aparece el enigma y la búsqueda de la verdad que son líneas que pueden tener algo que ver con el policial. En algunas novelas, esa línea policial está más presente y en otras más secundarias, pero en muchas está. Las viudas de los jueves arranca con una muerte y entonces aparece la línea policial, pero lo que me interesaba contar era cómo vivieron esas personas para terminar así.

—También en Betibú hay una línea marcada con el policial.

—Sí, después de varias novelas donde me pasó que el policial se me metió sin querer, Betibú la escribí como una novela del género.

Claudia Piñeiro. Foto: Alejandra López
Claudia Piñeiro: "Creo que mis libros son políticos de alguna forma". Foto: Alejandra López

—¿Qué le atrae del policial?

—Me atrae la estructura, esa cosa de la búsqueda de la verdad que te lleva a escribir yendo hacia un lugar. Eso es como una zona de confort, porque sabés hacia dónde va la historia, y en otras novelas trato de salirme de ahí para escapar de esa zona de confort y buscar otras cosas.

—La política también tiene un lugar importante en su literatura, ¿eso sí es intencional?

—La política me interesa en general, no pertenezco a ningún partido y no me interesa ningún partido en particular. Me interesan las políticas y creo que mis libros son políticos de alguna forma, aunque no sea el tema de la política el eje central como sucedía en Las maldiciones. Porque en Las viudas de los jueves hay una mirada política, cómo uno se apropia del espacio, quién queda adentro y quién afuera, también tiene una mirada política. En Las maldiciones el tema es la política y apareció porque me interesa

—Además de escribir novelas, tiene una obra de teatro que dirige Laura Novoa.

—Sí, es una modalidad que se llama microteatro que son obras de 15 minutos y en ese formato adapté dramatúrgicamente uno de los cuentos de Quién no, que se llama: Carla y Rubén estilistas y dirige Laura Novoa. Fue una experiencia muy buena. Al adaptar un cuento, la obra tiene la curva dramática para los personajes en 15 minutos y en un espacio muy reducido. Fue casi que un teatro de cámara.

Claudia Piñeiro. Foto: Difusión
Claudia Piñeiro escribió junto a Marcelo Piñeyro una serie para Netflix que comenzará a filmarse el próximo enero en Buenos Aires. Foto: Difusión

—Mucho más grande es la serie para Netflix que está escribiendo con Marcelo Piñeyro.

—Sí, ya escribimos los ocho episodios de la primera temporada que se comienzan a filmar a inicios de enero en Buenos Aires, y quedamos contentísimos con cómo salió todo.

—Me imagino que no es una comedia de enredos.

—(risas) No, es un thriller político. Igual tiene humor porque me interesa mucho. Poner cada tanto un personaje así te puede hacer reír para que te alivies de tanto pesar. Como dice Pirandello sobre el humor: lo importante es el humorismo. Porque si te dicen un chiste te reís y a los cinco minutos te olvidaste, pero el humorismo es algo de lo que te reís pero al rato te decís: cómo me puedo estar riendo de esta barbaridad. Creo que en esta serie pasa eso, uno se ríe porque después te tenés que agarrar la cabeza.

—¿Cómo surge la serie?

—Marcelo y yo muchas veces nos encontramos pensando que podemos hacer algo juntos. Con Las viudas de los jueves, él fue el director pero no trabajamos juntos el guion. Nos juntamos y apareció esta idea muy claramente, la empezamos a desarrollar, a Netflix le interesó, cuando se aprobó hicimos los episodios y ya los entregamos. Ahora le toca a Marcelo la ardua tarea de filmar la serie.

—Cuando escribe, ¿imagina algún rostro para los personajes?

—En la literatura no, puede haber un rostro, alguien que te sirve para componer el personaje, pero a veces no tengo un rostro. En las series muchas veces sí. Nos pasaba con Marcelo de pensar en algún actor o actriz y decir: “te imaginás cuando haga esta escena fulanita” y estar disfrutando lo bien que la va a hacer, porque no es lo mismo una escena hecha por un actor o actriz que por otro. Ahora estamos luchando para que contraten ese elenco.

—Además de las tramas, las formas de morir también varían, ¿cómo es la investigación para escribir una muerte?

—Este año fui a un curso de perfilamiento de distintos tipos de criminales y también de estudios de la escena del crimen, y me estoy por apuntar a otro. Me encantan. Después voy y son todos policías o gente que trabaja en la justicia, fiscales, pero a mí me interesa saber. Porque hay cosas que hay que saber. Ahora estoy trabajando en una novela donde un cuerpo aparece calcinado y descuartizado, y por supuesto que me estudié todo lo que tiene que ver con descuartizamiento y calcinamiento. Lo digo por lo bajo porque la gente ha de pensar que uno es raro. Después no es que usás todos los datos, porque la novela a veces no requiere que expliques todos los procesos. Pero son cosas que tenés que saber para que el relato tenga verosimilitud.

—Son esos detalles los que hacen real a la novela.

—Me parece que si la pifiás en algo de eso y un lector se da cuenta, ya empieza a desconfiar de lo que sigue.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)