CIEN AÑOS DE SOLEDAD

Lección de escritura y de vida

Hoy cumple 50 años el gran clásico de Gabriel García Marquez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gabriel García Márquez por Arotxa

En estos días, el mundo literario celebra los 50 años de Cien años de soledad, obra nacida en circunstancias apremiantes, que vino a marcar un hito que todavía hace sentir su peso. El libro tuvo éxito desde su primer momento, desde aquel 5 de junio de 1967, fecha desde la que no tardó en vender los primeros ocho mil ejemplares, de la edición de Sudamericana. Hasta hoy se estima que se han vendido más de 30 millones de ejemplares traducidos a 35 idiomas. Ahora en junio, una nueva edición aniversario comenzará a circular en Uruguay.

En el Río de la Plata, Cien años de soledad siempre se editó por Sudamericana, por el vínculo que tenía Gabo con esa editorial, y por las historias míticas de cómo fue la primera contratación de la novela. Efectivamente, en 1967, después de un rechazo inicial de otro editor, García Márquez envió el manuscrito a la Editorial Sudamericana de Buenos Aires, donde su director, Francisco Porrúa, decidió publicarla de inmediato, dado que comprendió de inmediato que se trataba de una obra excepcional.

Y es verdad. La mayor obra de García Márquez tiene méritos suficientes que conservan su frescura. El primero de ellos es quizá el uso del español de un modo tan creativo, con una fecundidad en el manejo de la lengua que es escuela para literatos. El segundo, su capacidad para divertir, para mantener en vilo al lector, a través de un largo relato que sin embargo jamás se hace pesado. La vitalidad de su prosa va en paralelo del carácter expansivo de muchos de sus personajes, aspecto que hace de Cien años de soledad no solamente una magnífica novela, sino un libro con el que la gente se identifica, un libro de cabecera. Entre los detractores, que no han faltado, se ha marcado la escasa profundidad psicológica de los personajes.

Otro elemento que dio mayor magnitud al asunto fue y es la identificación del libro con su autor. La biografía de García Márquez, su imagen pública, sus declaraciones chispeantes, hicieron de él un personaje atrapante, tan seductor como su obra.

La maestría de García Márquez quedó demostrada en textos de las más diversas extensiones, desde el cuento a la novela. Entre sus numerosos cuentos exquisitos, alcanza con tener presente, por ejemplo, La Santa, de su libro Doce cuentos peregrinos, una exquisitez de emoción y síntesis. En relatos de algo más de extensión, Crónica de una muerte anunciada sigue siendo una lección de suspenso, de juego entre los distintos puntos de vida, de sabia administración de la trama. Pero quizá siempre Cien años de soledad sea su obra más próxima a los lectores, por ese empuje vital que la anima, por ser como una invitación a vivir intensamente, a no temer a la excentricidad.

Lo que se viene.

"Es una edición muy ilustrada, con ilustraciones de Luisa Rivera, que son muy coloridas, con toda esa imaginería exuberante de la novela, con mucho color y una cosa medio naif", adelantó a El País Julián Ubiría, gerente editorial del grupo Penguin Random House sobre la edición aniversario que se viene de Cien años de soledad.

"Tiene una tipografía que fue diseñada por Gonzalo García Barcha, el hijo de Gabo, o sea que procede del seno mismo de la familia. Por ser una edición ilustrada, va a salir un poco más", agrega Ubiría, quien está a la espera de un millar de estos flamantes ejemplares, que llegarían hacia fin de mes.

En el catálogo del grupo editorial figura también la edición de bolsillo y la edición clásica de Sudamericana, y algo más adelante se va a editar la edición que la Real Academia Española (RAE) lanzó en 2007, cuando los 40 años del libro, con jugosos prólogos, de Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa, entre otros.

"La edición de la RAE, con sus prólogos y tan anotada, permite, además del disfrute de la lectura, una visión más académica, un análisis literario más profundo. Creo que Cien años de soledad tiene distintos abordajes, uno más afectivo, y otro más desde el estudio literario. En ese sentido, depende mucho de las intenciones del lector qué edición le interese más", señala el gerente editorial. "De aquella edición de la RAE, acá en Uruguay, se vendieron entonces unos nueve mil ejemplares: es un montón. De todos modos, Cien años de soledad, como Rayuela, son esas novelas que todos los años se venden acá entre 1.500 y 2.000 ejemplares. Rayuela un poco menos, pero también vende muy bien"

"Cien años de soledad es un libro perenne, hay siempre un conjunto de gente que la compra. En ese sentido, no creo que el aniversario mueva mucho la aguja de su venta. Aunque sí se puede suponer que la edición aniversario va a tener éxito, porque es un nuevo formato, y hay gente que le gusta tenerlo por un tema más bien estético, de libro objeto. Pero las ediciones de bolsillo siempre se siguen vendiendo muchísimo, para estudiantes, y para los lectores en general".

"Los que optan por la edición de bolsillo, en general es para leer uno, mientras que las ediciones más caras, son ya más para un regalo. Con otros autores, lógicamente, no pasa eso: ahora, por ejemplo, va a salir una edición de textos reunidos de Jorge Luis Borges por la RAE, y ahí creo que sí va a haber un foco en ese autor, que de repente no se vende tan parejo todos los años", afirma el editor.

"Para el lanzamiento de esta nueva edición aniversario estamos planificando una serie de actividades junto con la Embajada de Colombia. Seguramente el lanzamiento va a ser en la Feria Internacional del Libro, en octubre. También la idea es hacer alguna intervención urbana, quizá alguna lectura pública, como se hizo cuando se celebró el 40° aniversario, o ponerle mariposas amarillas al cartel de Montevideo. Pero recién estamos viendo", indica Ubiría.

Todo servirá para celebrar una fecha clave de la literatura mundial.

Una antigüedad apenas de los años 60

"En este momento no tenemos primeras ediciones de Cien años de soledad a la venta, pero hemos tenido varias veces. Ahora hace tiempo que no aparece. No es un libro que se pida mucho, pero cuando la tenés, la ofrecés y se vende", explicó a El País Álvaro Risso, de la histórica librería y editoral Linardi y Risso, especializada en material antiguo.

Risso asegura que en este momento una primera edición del libro vale entre dos mil y tres mil dólares, dependiendo del estado de conservación.

"Es un material vendible, lo que pasa es que se cotiza. Y tampoco es un material que aparezca a cada rato. Donde más está apareciendo es en algún remate en el exterior. Los ejemplares que aparecen en Montevideo salen para el exterior, se van. Acá es cada vez más difícil encontrar uno. Antes se veían más", cuenta el librero.

"Como la primera edición fue hecha en Buenos Aires, y acá vinieron, se veía más. Pero ahora todo el mundo sabe lo que vale y la sacan para el exterior. Sin embargo, fue un libro cuya primera edición ya fue masiva, y eso baja su cotización, porque hay más. Si bien es un texto icónico, no tiene el valor de algunos libros de Borges, de 250 ejemplares de tirada, que pueden pasar los 10 mil dólares".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados