Banda oriental publica una semblanza del gran actor de teatro

Julio Calcagno, protagoniza un libro

La biografía de un actor enraizado con la cultura popular montevideana está en las librerías.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Julio Calcagno, un actor que supo dar pelea sobre el escenario

Este año la gente de teatro no solamente protagoniza obras sobre los escenarios, sino que también está marcando una fuerte presencia en las librerías. Gustaf, Pepe Vázquez, Orpi, Emilia Díaz, son algunas de las conocidas figuras de la escena local cuyos libros ya están a la venta. Ahora se incorpora, editado por Banda Oriental, “Calcagno al sur. Un hombre de teatro”, realizado por Roxana Rügnitz. El material cuenta con 179 páginas y su valor aproximado es de $ 420.

“Para tratar de entender a Julio Calcagno, el actor, hay que sumergirse en el Barrio Sur montevideano: las barras de gurises en las esquinas, las vecinas, los boliches, historias y personajes que marcaron a fuego su vida. Julio no tenía formación académica, no venía de la Universidad, ni del mundo de la literatura y tampoco frecuentaba las famosas tertulias de la época con famosos que salían en los diarios. Por el contrario, sus amigos ¡eran los que vendían los diarios!”. Por esas raras vueltas que tiene la vida, Julio se coló en el teatro y sin quererlo logró, dice Héctor Guido en el prólogo del libro, “…que en los 80 todos quisiéramos ser como Calcagno”.

“Queríamos entender cómo se hacía eso en el escenario. Aquellos que no lo conocían, sospechaban que era el discípulo predilecto de Lee Strasberg –egresado del Actor´s Studio–, a quien enviaban a combatir a la dictadura con el realismo soviético. Para colmo, hablaba de Marlon Brando, Al Pacino y Robert De Niro como si los conociera de toda la vida. Calcagno recorrió cada rincón de Montevideo, fue un obrero de los que sufren cuando otro es amputado y nos trasmitió el sentido de la liberación en plena dictadura.”, agrega Guido.

Nacido en Montevideo en 1937, Calcagno es un prestigioso actor y director uruguayo, egresado de la EMAD en 1960. Inicialmente alternó sus trabajos como actor suplementario en la Comedia Nacional con trabajos en el teatro independiente, al que se dedicó casi exclusivamente hasta s u ingreso a la Comedia Nacional en 1994. Ha trabajado también en los teleteatros de Canal 4, 5 y 10, y en el radioteatro del SODRE.

Son pocas las compañías importantes en las que este actor no ha trabajado: lo hizo en Teatro Circular, El Galpón, Teatro Libre y Teatro del Pueblo, entre otros elencos, habiéndose desepeñado bajos las órdenes de prestigiosos directores como Atahualpa del Cioppo, Ruben Yánez, Horacio Buscaglia, Héctor Manuel Vidal, Juver Salcedo, Carlos Aguilera, Mario Morgan, Oomar Grasso, Eduardo Malet, entre muchos otros. También ha subido muchas veces al escenario para animar recitales, junto a músicos del prestigio de Alfredo Zitarrosa, Numa Moraes, Los Olimareños, Mercedes Sosa y Daniel Viglietti, en spectáculos de canto popular, tango y poesía.

No le faltaron episodios duros en su carrera de actor. En 1981, durante la dictadura, le fue negado su pasaporte, que le impidió viajar al Festival de Caracas, donde se lo aguardaba para la representación de “La empresa perdona un momento de locura”, del dramaturgo venezolano Rodolfo Santana, uno de sus trabajos emblemáticos. Más allá de la tablas, ha aportado su talento al cine nacional, en trabajos tan entrañables como El viaje hacia el mar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados