EL LEGADO DE UN CREADOR

Juan Goytisolo, una voz crítica y libre con repercusión mundial

El escritor, que falleció a los 86 años, fue interlocutor con la cultura islámica.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juan Goytisolo. Foto: AFP

El escritor e intelectual Juan Goytisolo, fallecido ayer en Marrakech, a los 86 años, es uno de los nombres que han dibujado la cumbre de la literatura española, un autor cervantino con una voz crítica y heterodoxa, además de practicante de la incorrección política, desde que se exilió en París en 1956.

Juan Goytisolo Gay, nacido en Barcelona en 1931, está considerado también un "interlocutor entre la cultura europea y la islámica"; no en vano, vivió en Marrakech desde los años ochenta.

Una vida nómada y universal que también se refleja en su literatura: Carlos Fuentes lo consideraba como "uno de los mejores escritores del mundo", y él mismo se clasificó como alguien "anómalo como todo creador" y de "nacionalidad cervantina".

"Murió por causas naturales y en su propia casa", dijeron a Efe fuentes del Consulado español en Casablanca (del que depende la demarcación de Marrakech), que descartaron que el cadáver sea repatriado a Barcelona, pues será enterrado en Marruecos.

El destino de los restos del escritor será el Cementerio Civil de Larache (norte), donde está enterrado un escritor que Goytisolo admiraba, el francés Jean Genet.

Goytisolo, premio Cervantes 2014 y Nacional de las Letras 2008, nació el 6 de enero de 1931 en Barcelona, en una familia de origen vasco-cubano. Estudió Derecho en la Universidad de Barcelona y tras la publicación de sus dos primeras novelas, vivió exiliado en París, entre 1956 y 1969.

En la capital francesa fue asesor literario de la prestigiosa editorial Gallimard y conoció a la que después sería su esposa, Monique Lange, novelista y guionista francesa, con la que se casaría en 1978 y tras su muerte, en 1996, fijó su residencia en Marrakech.

Tras su exilio parisino, Goytisolo vivió en Estados Unidos, donde fue, entre 1969 y 1975, profesor de Literatura en las universidades de California, Boston y Nueva York.

Su obra abarca diferentes géneros, la narrativa, el reportaje, el ensayo, la literatura de viajes, el cuento y hasta las memorias. Además, colaboró durante décadas en el diario español El País, para el que fue corresponsal de guerra en Chechenia y Bosnia.

Sus dos primeras novelas, "Juegos de manos" y "Duelo en el paraíso" se enmarcan dentro de las tendencias del realismo social que caracterizó los años cincuenta. El mismo espíritu crítico domina el ensayo "Problemas de la novela" (1959), auténtico manifiesto por una literatura basada en los principios del realismo socialista que plasma en la trilogía "El pasado efímero", compuesta por "El circo" (1957), "Fiestas" (1958) y "La resaca" (1958).

Como complemento aparecieron los reportajes "Campos de Níjar" (1960) y relato de un viaje que el autor emprendió por Almería (sur de España), en el que dio cuenta de las malas condiciones de vida en el campo.

Su siguiente etapa arranca con "Señas de identidad" (1966) que no publicó en España hasta diez años después, en donde sin abandonar su compromiso social, Goytisolo fue acercándose más a la nueva narrativa iberoamericana.

"Juan sin Tierra" (1975) termina con un texto en árabe, con lo que culmina el proceso de "desenraizamiento" ideológico y vanguardista que se manifiesta en ensayos como "El furgón de cola" (1967) o "Disidencias" (1977),

Su inclinación por el problema árabe aparece también en "El problema del Sahara" (1979), "Crónicas sarracinas" (1981), "Estambul otomano" (1989) así como en la novela "Makbarak" (1979).

En 1995 escribió "El sitio de los sitios" (1995), crónica sobre Sarajevo tras su visita a Bosnia y en 1997 aparecieron, entre otros, "Paisajes de guerra con Chechenia al fondo" y "De la ceca a la Meca, Aproximaciones al mundo islámico" (1997), una crónica de viajes por el magreb,

Goytisolo publicó una autobiografía en dos partes: "Coto cerrado" (1985) y En los reinos de Taifa (1986) y en 1991 aparece "La Cuarentena", una novela inspirada en la Divina Comedia y en el misticismo sufí. Entre sus ensayos destacan además, "El bosque de las letras" (1995).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados