MÚSICA

Quién es Jeremy Lloyd, el cerebro detrás del show histórico de Roger Waters en Uruguay

El espectáculo que impresionó a 40.000 personas en el Estadio Centenario tiene la firma de un diseñador de producción británico, que materializa en el escenario las ideas del artista.

La magia de Roger Waters en el Estadio Centenario. Foto: Mariana Malek
La magia de Roger Waters en el Estadio Centenario. Foto: Mariana Malek

Con experiencia en la puesta en escena de giras de los Rolling Stones, AC/DC, U2 y Robbie Williams, el diseño del británico Jeremy Lloyd impresionó a las 40.000 personas que presenciaron el show que brindó Roger Waters anoche en Montevideo.

Lloyd, el cerebro detrás del escenario, se dedica específicamente al diseño de producción. En una conversación con Clarín, comparó su labor con el de un arquitecto y resaltó el aspecto creativo inherente al diseño de una puesta en escena. "Aunque este trabajo es tradicionalmente más bien creativo, también me ocupo de los aspectos técnicos y de cómo hacer que las ideas funcionen", dijo.

Lloyd trabaja con Waters desde la gira The Wall Live, en la que diseñó un muro que fue destruido en cada ciudad donde se levantó.

Sin embargo, conocía al músico desde los tiempos de Pink Floyd. Colaboró con el influyente arquitecto y diseñador de producción Mark Fisher, quien materializó las ideas de la banda en los escenarios de las giras Animals (1977) y The Wall (1980 - 1981).

Para montar el espectáculo en Montevideo de la gira Us+Them, Lloyd estudió el Centenario en una visita que realizó en marzo con parte del equipo de producción. “Al ser un gran estadio abierto ayuda a que la pantalla pueda ponerse completa. En otros estadios no se puede por el ancho del campo o porque lo impide un techo, pero aquí están dadas las condiciones para que sea la pantalla más grande del tour" dijo en una entrevista realizada por Búsqueda.

Las medidas del escenario fueron de 66 metros de ancho por 25 de profundidad, y la pantalla led tenía 64.5 metros de ancho por 12 de alto.

El diseñador calculó que, para un show de estas magnitudes, se necesitan entre 50 y 60 personas, y que en cada parada de la gira se suman otras 50 o 60 más. Bajo su supervisión hay iluminadores, ingenieros y sonidistas.

"Además, la capacidad del estadio (Centenario) hará que la atmósfera para la audiencia sea excelente”, comentó en aquella ocasión al semanario local. No se equivocó: la pantalla, las columnas humeantes, la pirámide de luces y el clásico cerdo volador pudieron disfrutarse desde todos los puntos del estadio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)