una obra del artista puede valer hasta 80 mil dólares

Iturria, un uruguayo muy cotizado

El galerista Pablo Marks reflexiona sobre Ignacio Iturria y el mercado de arte uruguayo

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pablo Marks opina sobre la cotización de la obra de Iturria

El galerista Pablo Marks conoce el mercado de arte como la palma de su mano, y ha comercializado la obra de Ignacio Iturria desde los años 80. Ahora que una retrospectiva del pintor uruguayo se abrió en el Museo Nacional de Artes Visuales, El País consultó al galerista sobre precios y perfiles de compradores. “Desde hace años, desde el 80, Ignacio Iturria es el pintor vivo que más se cotiza en Uruguay, y también el pintor uruguayo vivo que más se cotiza en el Exterior, porque si comparás con los fallecidos, Torres García vale mucho más que él, obviamente. Y es porque Iturria tiene un nivel internacional: vas a China y saben quién es. Además, es el pintor que los inversionistas lo buscan mucho, porque él trabaja con mucha seriedad, y reinvierte, haciendo por ejemplo, la institución que tiene, donde dan clases, hacen exposiciones de otros artistas. Es un artista que ha consagrado su vida al arte, y que tiene un talento maravilloso, premiado en la Bienal de Venecia”.

Un cuadro de Iturria, según el conocido galerista, vale a partir de seis mil dólares en adelante, los certificados. “Cuadros de él se han vendido en 80 mil dólares, variando según el tamaño, y también las épocas. Hay una época, que es Rosario Oriental, de 1986, que no hay más, que están hechos con una técnica que Iturria después repitió pero con otros temas. Estos son más amables, más simpáticos, más colgables”, afirma Marks sobre esos cuadros, que tienen por temas el mobiliario de una chacra del Interior.

“A Iturria lo difundimos desde que comenzó Galería Latina, por el 80, y llegó un punto en que le dije, ‘yo no puedo tener tu obra, porque no tengo clientes sensibles en el Uruguay’. Porque el uruguayo es muy machete y muy mediocre para comprar obra: no es como el argentino, o el brasileño de Río o de San Pablo. Ellos son sensibles y cultos: acá son apenas instruidos. Cuando yo más vendía obra de Iturria la compraban extranjeros, nunca uruguayos, porque les parecía caro: les decías el precio y se tiraban de los pelos. Sobre todo lo compraban argentinos, que aman a Iturria. Galería Praxis, de Argentina, fue la que le dio un gran impulso. Eso es porque los argentinos tienen más cultura que nosotros, aunque nos duela. Ellos son cultos, y a nosotros nos duele, pero si somos pueblerinos, no es culpa de ellos”, remata el galerista categóricamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados