ENTREVISTA

El infierno a muy poco de distancia

Comienza Outcast, la nueva serie de Robert Kirkman.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Patrick Fugit interpreta a Kyle Barnes, un hombre atormentado. Foto: Difusión

Robert Kirkman, el hombre detrás de The Walking Dead —la serie más vista en Estados Unidos entre la audiencia de 18- a 49 años— y su exitoso spinoff, Fear the Walking Dead tiene una nueva adaptación de un comic de terror, Outcast, que en Uruguay se estrena hoy en el servicio premium de Fox.

¿Y en qué va a ser diferente de los otros?

"Walking Dead básicamente una serie de supervivencia", dice Kirkman. "Outcast es una serie de exorcismo".

Bastante simple. Pero hay más.

"Hay otro tipo de pelea ocurriendo bajo la superficie", dice de la serie que se centra en Kyle Barnes, un joven problemático con una historia de posesión diabólica, y su cauteloso aliado, un evangelista conocido como el Reverendo Anderson. "Es una lucha que algunos pueden ver y otros no. Eso la hace más terrorífica".

Los fans lo juzgarán, probablemente con la misma crueldad de los sobrevivientes del apocalipsis zombie de The Walking Dead.

El subgénero de los exorcismos y sus trampas —sacerdotes vociferándole a víctimas que levitan, voces satánicas alucinadas, vómitos de sustancias malignas — no ha cambiado demasiado desde El exorcista, la película dirigida por William Friedkin en 1973.

Pero la popularidad de The Walking Dead que durante años fue una historieta antes de ser una serie, le dio a Outcast una ruta muy diferente a la televisión.

Kirkman concibió al comic de Outcast en colaboración con el dibujante Paul Azaceta, durante la primera temporada de The Walking Dead y se lo comentó a un ejecutivo a cargo de la distribución internacional de la serie. "Empezaron a hacerse llamadas, hubo gente que se interesó y terminamos vendiendo una serie de televisión por accidente". Outcast, entonces, fue desarrollado tanto para la historieta como para la televisión en simultáneo.

Kirkman dice que Kyle será un personaje que cambiará mucho a medida que avance la serie (ya hay una segunda temporada confirmada) y que Fugit fue elegido para el papel con esos cambios en mente: "Kyle Barnes es alguien que arranca no muy convencido, muy distante, dice Kirkman. "Se esconde del mundo porque siente que esto de la posesión demoníaca, un fenómeno recurrente en su vida, es culpa de él. Necesitábamos un actor que pudiera interpretar a un personaje así, ensimismado. Pero que también fuera capaz de salir de esa caparazón con el correr del tiempo y transformarse en el Kyle Barnes que será finalmente".

The Walking Dead, con su codiciada audiencia que se cuenta por millones, echa una sombra formidable. Pero Kirkman se tiene fe. La nueva serie tendrá su propio impacto. "Outcast tiene eso de que la mirás y ves a la gente viviendo sus vidas de una manera bastante tranquila. Y de repente esa gente pasa a través de una puerta y se encuentra con que el Infierno está ahí nomás. Y uno nunca se lo hubiese imaginado si no entraba a esa habitación".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)