ESTADOS UNIDOS

Una guerra que se pelea con munición muy gruesa

Otra cruenta batalla entre Hollywood y el presidente Trump.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kathy Griffin sujetando la cabeza falsa de Donadl Trump. Foto: Glenn Francis

Buen momento para los buenos consejos. El productor y rapero Wycleaf Jean pidió a las celebridades que dejan saber su contrariedad con el nuevo inquilino de la Casa Blanca que tengan "cuidado" y que sean "inteligentes" antes de dejarse llevar por el sentimiento anti-Donald Trump.

"Si sos una celebridad de las que está hablando basada en sus emociones, no sabés de qué política estás hablando, van a sacar solo un fragmento y van a hacer toda una película sobre eso", dijo Jean en un podcast del sitio web Politico. "Tengan mucho cuidado. ¡Hay algo con esta administración y Hollywood, que es como el ying y el yang!".

La advertencia de Jean fue en el contexto del escándalo que provocó esta semana una foto de la comediante estadounidense Kathy Griffin en la que aparece sujetando una cabeza falsa del presidente Donald Trump, simulando una decapitación. Griffin, una comediante muy popular y siempre crítica de Trump, pidió disculpas por todo el asunto y aseguró estar arrepentida.

Es la batalla más cruenta de una guerra entre el mundo del espectáculo y la presidencia de Trump y que ha tenido protagonistas como Meryl Streep, Alec Baldwin y el rapero Snoop Dogg, además de declarado y generalizado ambiente hostil contra el presidente desde Hollywood.

"Kathy Griffin debería estar avergonzada de sí misma. Mis hijos, especialmente mi hijo de 11 años, Barron, lo está pasando mal con esto. ¡Enfermo!", tuiteó Trump. Su esposa, Melania, emitió un comunicado en el que afirma que, "como madre, esposa y ser humano", la foto de Griffin le ha resultado "muy perturbadora".

"Cuando se tienen en cuenta algunas de las atrocidades que ocurren hoy en el mundo", una fotografía de este tipo "es simplemente errónea y lleva a preguntarse por la salud mental de la persona que lo hizo", dijo Melania Trump.

"Un presidente de Estados Unidos en ejercicio, sus hijos grandes y la primera dama están personalmente tratando de arruinar mi vida para siempre", expresó Griffin ayer en una rueda de prensa. "Ustedes lo conocen, no va a parar".

La comediante, que fue despedida como presentadora del programa de año nuevo de CNN y a la que han cancelado varios shows y contratos publicitarios, dijo que teme que la polémica foto pueda representar el fin de su carrera.

"No creo que tenga una carrera después de esto. Voy a ser honesta, me dejó en la quiebra", dijo llorando. Griffin igual aseguró no tenerle miedo a Donald Trump. "Es un bravucón y he lidiado con tipos blancos y viejos que me quisieron tirar para abajo toda mi vida, toda mi carrera". La actriz aseguró que ha sido amenazada de muerte y que el Servicio Secreto ha iniciado una investigación por la foto.

En el polémico retrato, Griffin, de 56 años, posa con semblante serio mientras sujeta por el pelo una cabeza falsa, con el rostro ensangrentado, que simula ser la de Trump. La imagen que fue publicada el martes por el sitio de chimentos TMZ, es parte del nuevo proyecto del fotógrafo Tyler Shields, quien en sus trabajos toma instantáneas de celebridades en poses provocativas. Su libro de 2013, The Dirty Side of Glamour incluía retratos de Lindsay Lohan, Emma Roberts, Demi Lovato, entre otras.

Las críticas a Griffin —ganadora de dos premios Emmy y un Grammy— en las redes sociales han sido muchas y variadas, incluyendo al ex candidato presidencial republicano Mitt Romney y a Chelsea Clinton, hija de la rival de Trump en las elecciones, Hillary Clinton.

Tras la indignación generada por la foto, Griffin había publicado un video de disculpas en Twitter: "Lo siento. Fui demasiado lejos", decía. "La imagen es demasiado perturbadora. Entiendo cómo afecta a las personas. No fue divertido, lo entiendo. Suplico su perdón", dijo.

Va a ser difícil. Desde que se conoció la foto, pocos (apenas Jim Carrey, Larry King) se han solidarizado con Griffin, una comediante que siempre jugó al extremo y que esta vez está en el centro de una tormenta incontrolable. Y contra un enemigo de los que no suelen tener clemencia.

¿Quién es?

Aunque poco conocida en el resto del mundo, Kathy Griffin es una estrella en Estados Unidos. Su carrera empezó en los 80 en un tono de comedia muy parecido al de Joan Rivers: directo y provocador. Tuvo su propio reality show y ganó dos premios Emmy y un Grammy. Desde 2007 conducía el especial de fin de año de CNN.

Meryl Streep.

La actriz lo criticó en su discurso en los Globos de Oro, y Trump retrucó diciendo que ella es "una de las actrices más sobrevaloradas en Hollywood". Meryl Streep tuvo su revancha en los Oscar, donde volvió a hablar fuerte y claro consiguiendo una ovación.

Alec Baldwin.

El actor hizo reiteradas parodias al presidente estadounidense en el programa Saturday Night Live, dignas de al menos un tuit de Trump, que dijo: "Es hora de retirar ese show aburrido y sin gracia. El retrato de Alec Baldwin apesta".

Snoop Dogg

El rapero lanzó un video en el que apunta con un arma a un Trump payaso. "¿Pueden imaginar cuál sería el clamor si Snoop Dogg, con su fracasada carrera y todo, hubiese apuntado y disparado al presidente Obama? ¡Cárcel!", se quejó el presidente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados