ZAC EFRON

El galán juvenil que además te hace reír con sus películas

Se estrena Mike y Dave, los busca novias, otra comedia del ex High School Musical.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Zac Efron. Foto: Difusión

Siguiendo la tónica de comedias sobre casamientos como Los rompebodas (David Dobkin, 2005), mañana se estrena Mike y Dave, los busca novias, una comedia protagonizada por cuatro jóvenes actores con probados dotes en la comedia: Zac Efron, Adam DeVine, Aubrey Plaza y Anna Kendrick.Los busca novias se centra en una historia verídica, aunque no lo parezca, sobre dos hermanos, Mike y Dave (DeVine y Efron), quienes gracias a comportamientos alocados en el pasado, podrán concurrir a la boda de su hermana en Hawai solo si consiguen una pareja decente. Las "decentes" son Alice y Tatiana (Kendrick y Plaza), quienes logran demostrar ser más alocadas y peores ejemplos que los hermanos.

Si bien Devine es un comediante conocido, cuyos títulos incluyen la serie Modern Family y la comedia Más notas perfectas (donde también trabaja Kendrick), la carrera de Efron no parecía tomar ese camino cuando comenzaba su carrera en High School Musical. Pero el rompecorazones se volvió gracioso.

Como muchos actores, la carrera de Efron, que recién tiene 28 años, comenzó con participaciones en series de televisión, como ER, sala de urgencias y CSI: Miami, pero fue cuando Disney lo fichó para que interpretara el papel de Troy Bolton en High School Musical que su carrera empezó a carretear. Su cara se convirtió en la fantasía de cuanta adolescente creció a mediados de la década pasada. Tiene esa clase de belleza tirando a perfecta que aún portan actores como Rob Lowe.

Gracias a ese papel, que repetiría dos veces más, participó en la nueva versión de la comedia musical Hairspray (Adam Shankman, 2007) e intentó distanciarse del rol de cantante y bailarín con dramas como Más allá del cielo (Burt Steers, 2010) y Cuando te encuentre (Scott Hicks, 2012), películas que aunque presentaban una faceta distinta, sí aprovechaban su porte como galán de dramas románticos para adolescentes. También trabajó en proyectos más serios y con directores de renombre, como Me and Orson Welles de Richard Linklater (2008), y The Paperboy (2012, de Lee Daniels).

Pero no fue en el drama sino en la comedia donde Efron encontró un nicho intersante. Por lo visto tiene buen ojo para elegirlas —sabe rodearse de gente graciosa— y él mismo se convierte en un tipo con una buena capacidad para entender el ritmo de la comedia. Y si bien 17 otra vez (de Burr Steers, 2009), su primera incursión en la comedia, donde además compartía elenco con Matthew Perry, no fue su mejor película, allí había un camino.

Desde entonces ha estado en Las novias de mis amigos (de Tom Gormican) con Miles Teller y Michael B. Jordan; las dos películas de la "saga" de Buenos vecinos (de Nicholas Stoller, 2014 y 2016) —que no estaban nada mal—, y la fallida Mi abuelo es un peligro (dirigida por Dan Mazer y con Robert De Niro).

"Este último año estuvo muy divertido", le dijo Efron a un diario australiano. "Estaba buscando hacer dramas, pero de repente, después de Buenos vecinos, apareció gente que me llamaba para hacer comedias. Todo pasó rapidísimo. Y es, para ser completamente honesto, lo que menos esperaba para mi carrera. No imaginé ni en un millón de años que estaría trabajando con Seth Rogen, Adam DeVine o Anna Kendrick. Todo ha sido un poco surrealista".

No es que con tanta comedia el mundo se haya olvidado de lo bonito que es Efron. La revista Vulture hizo un test para demostrar que Efron se saca la camisa y queda con el tórax al aire en casi todas sus películas. En Mike y Dave, los busca novias lo vuelve a hacer sin ningún motivo aparente, más allá de mostrar o burlarse un poco de esa exigencia.

Una carrera tan expuesta incidió además en la vida personal de Efron, quien en 2014 entró a rehabilitación para dejar su adicción a la cocaína y al alcohol. Desde hace años se lo ve simpático, soltero, y confesó esta semana que está muy complicado para conseguir novia, incluso a través de Tinder. Se le han adjudicado relaciones con Vanessa Hudgens y Michelle Williams.

"Es imposible llevar una vida honesta y satisfactoria como hombre y no cometer errores. Soy un ser humano y he cometido muchos, pero he aprendido de cada uno de ellos", le dijo a la CNN, citado por El País de España. "Simplemente comencé a ir a rehabilitación y creo que ha cambiado mi vida. Me siento mucho más cómodo siendo yo mismo. Ahora las cosas son más fáciles".

Es un tipo muy ocupado. Entre sus proyectos está la traslación cinematográfica de Baywatch (donde podrá mostrar sin excusas sus abdominales), el musical The Greatest Showman on Earth, sobre el mundo circense de PT Barnum y The Masterpiece dirigida por James Franco.

"En este preciso momento, probalmente estoy fisícamente en mi mejor momento. No en términos de cuántos abdominales puedo hacer o cuantas sentadillas, sino en lo rápido que podría salir de esta habitación y romper todo en mi camino", le diio este año a la revista Mens Fitness. "Si el apocalipsis zombi ocurriera ahora mismo, definitivamente estoy en condiciones de defenderme".

Efron ha recorrido un camino interesante, pero debe sortear riesgos para hacer la transición de ser un ídolo juvenil a un actor serio, sea de comedia o de drama. A veces la belleza es una maldición de la que Efron sigue buscando el hechizo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)