TELEVISIÓN

Al final los robots sí sueñan con ovejas eléctricas

Se estrenó Almas de metal, la nueva apuesta de HBO.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marsden y Rachel Wood son dos androides enamorados en el lejano oesea. Foto: Difusión

Cuando se anunció que la serie Almas de metal (Westworld) iba a ser la nueva gran apuesta de HBO para llenar el vacío que deja en los espectadores cada final de temporada de Game of thrones, parecía un comentario exagerado. Tras ver el primer episodio se nota que los comentarios iban en serio.

La serie comienza cuando la joven Dolores (una magnífica Evan Rachel Wood) despierta en su casa en los tiempos del viejo oeste. Dolores es feliz en ese lugar donde los bandidos se baten a duelo a cada rato y la violencia está a la vuelta de cada esquina. Claro, ella es un robot en un parque de atracciones creado para satisfacer los placeres de los acaudalados visitantes que llegan hasta allí y ella no lo sabe. Ella solo sabe que su vida es feliz cada día que despierta, cuando el ciclo vuelve a comenzar.

Muy sutilmente las cosas cambian para esos androides a partir de una actualización que realiza el doctor Robert Ford (así, como el asesino de Jesse Jame) interpretado por Anthony Hopkins, el creador de ese parque que se encuentra en un futuro distópico. Esa nueva versión les brinda la posibilidad de ensoñar. De este modo se modifica la personalidad de los metálicos pobladores del parque que comienzan a actuar de manera distinta a como estaba escrito en su programación.

El padre de Dolores, Peter, encuentra una foto de una visitante y se atrofia al no poder encontrar la respuesta a la interrogante sobre la procedencia de esa imagen. Mientras el pistolero (Ed Harris) comienza a salir de la historia a la que pertenece, destruyendo el cráneo de un androide, para aprender.

Esta serie se basa en la película de 1973 escrita y dirigida por Michael Crichton Vacaciones mortales (la película original también se llamaba Westworld). Una historia contada y parodiada en varias oportunidades que tiene elementos de obras de Crichton como Parque Jurásico. También a películas como Ex machina e Inteligencia artificial, con el cuestionario Turing incluido.

La serie compuesta por 10 episodios de una hora fue creada por el matrimonio Jonathan Nolan y Lisa Joy Nolan (y producida con J.J. Abrams) que utilizaron la película de Crichton como base para explorar sus propias interrogantes sobre las posibilidades de la inteligencia artificial. Si bien la película contaba las trágicas aventuras de los visitantes de un parque de aventuras de diferentes épocas (Imperio romano, Edad Media y el lejano oeste), la serie se centra en el Far West.

Además de los espectaculares créditos iniciales, una de las mejores secuencias de este primer episodio es un violento enfrentamiento entre varios robots, mostrando la acción desde diferentes puntos de vista y musicalizada con Paint it black desde una pianola.

Una serie que deja en claro aquella interrogante que creaba Philip K. Dick hace varias décadas. En Almas de metal, los androides sí sueñan con ovejas eléctricas y sus sueños implican un futuro atemorizante para los humanos.

Almas de metal con repeticion.

Si este domingo se perdió el estreno de la nueva serie Almas de metal no se preocupe ya que HBO tiene planeado repetirla en varias oportunidades.

El estreno de cada capítulo se realiza los días domingo a las 23.00 y las repeticiones son los lunes a las 23.45 y los jueves a las 22.00. Por lo que no hay excusas para perderse esta serie cuya producción costó más de 100 millones de dólares, de los cuales 25 se gastaron solo en el capítulo piloto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados